6.9 C
Bariloche
InicioPolíticaAgravan la condena contra el periodista militante K Ezequiel Guazzora por violencia...

Agravan la condena contra el periodista militante K Ezequiel Guazzora por violencia de género

La Cámara de Casación dejó a Guazzora al borde de la cárcel efectiva por amenazas contra su expareja, que es funcionaria del gobierno tucumano. El periodista K sostuvo que es otro caso de lawfare.

La Cámara de Casación Penal revocó un fallo contra el periodista militante Ezequiel Guazzora, por violencia de género contra su expareja la exdiputada kirchnerista Stella Maris Córdoba, que ahora es funcionaria del gobierno tucumano. Y ordenó que se dicte “en forma urgente” una nueva condena que agrave los tres años de prisión en suspenso que le había impuesto en marzo pasado el Tribunal Oral en lo Criminal Federal N°3 (TOF3).

Los jueces Liliana Catucci, Juan Carlos Gemignani y Eduardo Riggi sostuvieron en el nuevo fallo que la condena anterior “descartó la figura agravada” del delito, “cuya aplicación resultaba indiscutible e impuso una irrisoria sanción de cumplimiento condicional que lejos se condice con la gravedad del caso”.

La violencia de género realizada por Guazzora en cuatro oportunidades tuvo como propósito “obtener alguna medida o concesión por parte de un miembro de los poderes públicos”, según el fallo de la Cámara de Casación, que difundió la agencia Noticias Argentinas.

Cuando se conoció la noticia este martes, Guazzora respondió retuiteando un mensaje del abogado penalista Adrián Albor, quien sostuvo que “hay que ponerle un freno al Lawfare, Presidente. Indulto para Ezequiel. #Basta de Lawfare”.

“Los jueces del Lawfare: Catucci, Gemignani y Riggi se han cobrado una nueva víctima. Parece que con un celular y un micrófono le hiciste mucho daño a la oligarquía que digita todo en las sombras. Espero que Alberto Fernández cambie de posición respecto del indulto”, sostuvo Albor, en su mensaje que difundió el periodista K.

“En un escandaloso fallo, Casación condena a prisión efectiva a Ezequiel Guazzora”, insistió Albor. Y agregó: “También es violencia de género que tu jefa te despida cuando cortás una relación sentimental con ella. Reclamar que te devuelva el trabajo no es delito”.

Es que el periodista militante amenazaba a la exdiputada tucumana “con contar todo lo sucedido al Grupo Clarín, llegando incluso a enviar, con inusitado despecho, correos electrónicos a funcionarios del más alto rango para perjudicar la carrera política de su expareja”, afirmaron los jueces de Casación.

El fallo sostuvo que Guazzora logró su objetivo, “pues la nombrada jamás volvió a ser incluida en una lista de candidatos”. Y agregó: “Están probados los hechos. No fue una reacción de enojo sino una reacción deliberada, reiterada en cuatro oportunidades, mediando violencia de género”.

En el juicio se supo que Guazzora había conocido a la exdiputada cuando era mozo en un restaurante, que empezaron a salir y el vínculo se extendió al plano laboral. Así fue que el hoy periodista accedió a puestos en el Ministerio de Justicia, la Auditoría General de la Nación y el Consejo de la Magistratura, donde asesoró a la diputada.

La ex diputada kirchnerista lo denunció ante la Justicia, luego de que terminó la relación afectiva y al poco tiempo lo echó como asesor suyo en el Consejo de la Magistratura. Según la denuncia presentada por la actual interventora del Instituto Provincial de Vivienda y Desarrollo Urbano de la provincia de Tucumán, Guazzora la amenazó con contar lo que sabía en los medios de comunicación, para afectar su carrera política y le habría dicho que tenía un arma y que no tendría miedo en usarla contra ella.

La denuncia de la ex diputada kirchnerista tomó notoriedad en el marco de una investigación en su contra, por supuesta retención de partes del sueldo a sus asesores que terminó en los tribunales de Comodoro Py.

Por aquella causa sobre la retención de sueldos de empleados, el fallecido juez Claudio Bonadio allanó la casa de Guazzora. Allí se encontró un sobre con un sello de “urgente” y el remitente de Héctor Farías Brito, exsecretario privado de la entonces presidenta Cristina Kirchner, en el que se sugería beneficiar a una candidata a jueza, para una terna que debía definirse en el Consejo de la Magistratura, que integraba Córdoba.

En el juicio por violencia de género contra Guazzora, el TOF3 lo había condenado a tres años de prisión en suspenso, por hallarlo culpable de cuatro hechos de agresión e intimidación. Lo obligaban al periodista militante a “abstenerse de mantener todo tipo de contacto con Stella Maris Córdoba” y a “realizar un curso sobre perspectiva de género”, como condiciones para no hacer efectiva la pena e ir a la cárcel.

Pero el fallo de Casación revocó esa sentencia y la agravó, poniéndolo casi al borde de la cárcel, en un nuevo fallo que deberá dictar el TOF3.

El escrachador de periodistas

Guazzora se hizo famoso como escrachador de periodistas críticos de la gestión oficial, con actos de hostigamiento físico contra Luis Majul, Alfredo Leuco, Eduardo Feinmann y Baby Etchecopar, entre otros. A su vez, cada vez que Guazzora fue a cubrir protestas contra el gobierno hubo grupos violentos que querían pegarle y tenía que ser escoltado por policías para que no lo lastimaran.

Es que fue varias veces a hostigar a Majul, Leuco, Feinmann y Etchecopar, increpándolos por la calle y acusándolos de haber apoyado al gobierno de Mauricio Macri. Esos escraches fueron transmitidos en el portal Comunicación Popular, que le pertenece, y también fueron destacados en otros portales ultrakirchneristas, que celebraron cada uno de los escraches de este periodista militante.

El periodista ultra K tiene tres denuncias de Etchecopar y una de Majul, quien consiguió que le pongan una perimetral para evitar su acercamiento, porque fue seis veces a hostigarlo cuando salía de trabajar en su programa de radio.

En una de esas ocasiones, en junio del año pasado, Guazzora fue a hostigar a Etchecopar a la puerta de Radio Rivadavia, cuando salía de trabajar en su programa. Apenas salió de la emisora, el periodista ultra K se le abalanzó, sin respetar el distanciamiento social y comenzó a increparlo, por un comentario que había hecho contra Cristina Kirchner, esperando una reacción violenta de Etchecopar.

“Mala gente sos, Baby. ¿Por qué sos tan pobre tipo para hablar del cáncer así, Baby? ¡Sos un pobre tipo, un pobre tipo!”, lo increpó Guazzora en esa ocasión, mientras lo seguía y le gritaba esa misma frase, hasta que Etchecopar se metió en su auto y se fue, sin responderle.

Además también fue denunciado por instigar a romper silobolsas de productores agropecuarios. En uno de sus videos Guazzora convocó a romper silobolsas y quemar la producción de “estos agrogarcas. ¡Qué lindo sería que alguien vaya con una navajita y se los abra, para que no especulen más”, pedía en marzo del año pasado, cuando hubo un paro agropecuario.

Uno de sus últimos trabajos se lo concedió Gustavo Menéndez, intendente de Merlo y por entonces presidente del PJ bonaerense. Lo contrató en plena cuarentena del año pasado para dar un taller de periodismo barrial”, auspiciado por el municipio. Además planteó que no le preocupaban los actos de hostigamiento que Guazzora hizo contra Luis Majul, Alfredo Leuco, Eduardo Feinmann y Baby Etchecopar.

Por entonces, el jefe del PJ bonaerense aseguraba: “Yo contrato a Ezequiel Guazzora para hacer un trabajo, que lo hace, forma chicos y tiene vocación para hacerlo. Después en su carrera periodística, si él se excede, comete errores, estarán ustedes para juzgarlo y estará la justicia. Pero el trabajo que hace Ezequiel acá en Merlo, respecto al trabajo de formar chicos en los barrios para que se animen a consultar a sus vecinos, hacer reportajes, eso está funcionando bien”, dijo Menéndez, en declaraciones a Radio CNN.

Luego Guazzora fue condenado por violencia de género. Y ahora podría ir a la cárcel, si el TOF3 cumple con el nuevo fallo de la Cámara de Casación Penal.

NOTICIAS RELACIONADAS