5.9 C
Bariloche
InicioCienciaAlgunas crías de murciélago balbucean igual que los bebés humanos

Algunas crías de murciélago balbucean igual que los bebés humanos

Muestran una notable similitud con la forma en que se comunicaría un bebé.

Los murciélagos de alas grandes son el sueño de los biólogos de campo.

Cazan insectos al amanecer y al atardecer, permanecen despiertos gran parte del día y descansan por la noche.

“Les gustan los lugares bien iluminados”, afirma Mirjam Knörnschild, ecóloga del comportamiento del Museo de Historia Natural de Berlín que estudia a los murciélagos, que se posan en los árboles o en los laterales de los edificios en lugar de hacerlo en sombrías cuevas llenas de guano.

Una cría de alas de saco mayor, en la parte inferior con pelaje más oscuro, pegada al vientre de su madre. . Foto Michael Stifter vía The New York Times).

Una cría de alas de saco mayor, en la parte inferior con pelaje más oscuro, pegada al vientre de su madre. . Foto Michael Stifter vía The New York Times).

Y los murciélagos, de unos cinco centímetros de largo, mantienen la suficiente distancia entre ellos como para distinguir unos de otros.

“Los marcamos con anillos de plástico de colores en sus antebrazos”, explica Knörnschild.

“También podemos utilizar un micrófono direccional y grabar las vocalizaciones de cada murciélago”.

Esto es importante porque estos murciélagos son los únicos mamíferos, aparte de los humanos, de los que se sabe que balbucean como los bebés humanos.

 El balbuceo de las crías de murciélago incluye sílabas adultas y sonidos que sólo hacen las crías, y la naturaleza del balbuceo cambia con el tiempo a medida que los murciélagos aprenden canciones territoriales y de cortejo.

Además, sus cantos no tienen las altas frecuencias que los murciélagos utilizan para la ecolocalización.

“Te recuerda inmediatamente a los bebés”, afirma Ahana Fernández, también del museo, que ha realizado un análisis reciente del balbuceo con Knörnschild y otros colegas.

Fernández dijo que el comportamiento de balbuceo es bien conocido, pero no se había estudiado con rigor.

Los investigadores querían “analizar en detalle el comportamiento de balbuceo de los cachorros y compararlo con el balbuceo de los bebés humanos”.

Ahana Fernández, ecóloga del Museo de Historia Natural de Berlín, grabando el balbuceo de los murciélagos en Costa Rica. Foto Michael Stifter vía The New York Times.

Ahana Fernández, ecóloga del Museo de Historia Natural de Berlín, grabando el balbuceo de los murciélagos en Costa Rica. Foto Michael Stifter vía The New York Times.

Analizaron las grabaciones de 216 “balbuceos” de 20 crías de murciélago de dos colonias de Costa Rica y Panamá, que duraron una media de siete minutos, pero hasta 43 minutos.

Los investigadores descubrieron que los sonidos que emiten las crías son similares a los de los bebés humanos en cuanto a la repetición de sílabas, la naturaleza rítmica del balbuceo y la universalidad del comportamiento de balbuceo.

Al igual que los bebés humanos, todas las crías balbuceaban.

Otras similitudes con el balbuceo de los bebés humanos eran el inicio temprano del balbuceo, las largas secuencias de sonidos y el hecho de que las crías no necesitaban ningún estímulo de otros murciélagos.

Al igual que los bebés, simplemente parloteaban, adquiriendo gradualmente más sonidos.

Los investigadores publicaron sus resultados el jueves en la revista Science.

D. Kimbrough Oller, de la Universidad de Memphis, que lleva décadas estudiando el desarrollo vocal de los bebés humanos, dijo que “hay algunos paralelismos notables” con el balbuceo humano y también con el canto de los pájaros en las extensas observaciones y análisis de las crías de murciélago, uno de los cuales fue simplemente “la cantidad de balbuceos que se producen”.

Al igual que los bebés humanos, hacían ruido todo el tiempo.

“Siempre que están despiertos, lo hacen”, dijo Oller, que no formó parte de esta investigación pero colabora con algunos de los autores en futuros trabajos.

Dijo que los murciélagos balbucean haya o no estimulación, como hacen los bebés humanos.

Los bebés humanos parecen explorar los sonidos que emiten, dijo, jugando con ellos como si fueran objetos auditivos, similares a los objetos físicos que manipulan y prueban y con los que juegan.

“Creo que el murciélago de alas grandes hace probablemente lo mismo. Creo que probablemente están explorando esos sonidos”, dijo Oller.

No se conoce ningún otro mamífero que haga este tipo de balbuceo, aunque es común en los pájaros cantores.

Entre los murciélagos, tanto los machos como las hembras balbucean, pero las hembras dejan de encadenar las sílabas que han aprendido cuando se destetan. Knörnschild afirma que las hembras adultas “no cantan.

No producen cantos territoriales ni de cortejo, y los machos sí”.

¿Por qué balbucear, entonces?

Fernández dijo que puede ser que cuando las hembras aprenden lo que contiene una canción de cortejo, las hace mejores jueces de la canción masculina.

Esto es sólo una hipótesis, pero las hembras ciertamente juzgan las canciones masculinas.

Los machos compiten intensamente con su canto de murciélago para atraer a un harén de hembras.

Las hembras eligen qué macho prefieren, y los machos las cortejan constantemente, en una especie de concurso de talentos continuo.

“La elección de las hembras parece desempeñar un papel extraordinariamente importante” en el comportamiento de apareamiento, afirma Knörnschild.

“Los machos son algo más pequeños que las hembras, y no pueden obligarlas físicamente a hacer nada”.

Y es posible que las hembras no busquen sólo a los cantantes más inteligentes o más enérgicos, según Richard Prum, ornitólogo de Yale.

En su libro “La evolución de la belleza“, argumenta que, ya sea el plumaje, el comportamiento de baile o el canto, las hembras de los pájaros y las de algunos otros animales hacen elecciones basadas en criterios esencialmente estéticos, en lo que les agrada.

Dijo que en el caso de los murciélagos, la elección estética podría estar impulsando el desarrollo del canto.

Knörnschild dijo que la elección estética era ciertamente una posibilidad, aunque dijo que también había cualidades acústicas en el canto de los murciélagos que indicaban la aptitud de los machos.

También sospecha que hay más especies que balbucean.

Hasta ahora, la ciencia del aprendizaje vocal se ha concentrado en las aves, pero entre los mamíferos, dijo, las ratas topo, las nutrias gigantes, los delfines y otros cetáceos son buenos objetivos de investigación.

“Sería muy interesante disponer de más descripciones de balbuceos de diferentes especies para poder determinar las presiones evolutivas que hacen que el balbuceo aparezca en una especie y no en otra”, dijo.

NOTICIAS RELACIONADAS