5.9 C
Bariloche
InicioSaludAvanzan las vacunas contra tres tipos de cáncer y hay optimismo de...

Avanzan las vacunas contra tres tipos de cáncer y hay optimismo de los investigadores

Son los de páncreas, colon y mama. El objetivo sería aplicarlas a las personas con mayores chances de desarrollar estos tumores.

Parece un sueño casi imposible: una vacuna contra el cáncer que proteja a las personas sanas con alto riesgo de padecerlo. Cualquier célula maligna incipiente sería eliminada por el sistema inmunitario. No sería diferente del modo en que las vacunas protegen contra las enfermedades infecciosas.

Sin embargo, a diferencia de las vacunas contra las enfermedades infecciosas, la promesa de las vacunas contra el cáncer sólo ha quedado para los investigadores, a pesar de sus arduos esfuerzos. Ahora, sin embargo, muchos esperan que se acerque algún éxito en la búsqueda de la inmunización contra el cáncer.

La primera vacuna se aplica a personas con una probabilidad sumamente alta de desarrollar cáncer de páncreas, uno de los cánceres más difíciles de tratar una vez que está en marcha. Otros estudios de vacunas involucran a personas con alto riesgo de cáncer de colon y de mama.

Por supuesto, estas investigaciones están en sus inicios y los esfuerzos de la vacuna podrían fracasar. Pero los datos en animales son alentadores, al igual que algunos estudios preliminares en pacientes humanos, y los investigadores rebosan de un nuevo optimismo.

“No hay razón para que las vacunas contra el cáncer no funcionen si se administran en la fase más temprana”, dijo Sachet Shukla, que dirige un programa de vacunas contra el cáncer en el Centro Oncológico MD Anderson de Texas. “Las vacunas contra el cáncer -añadió- son una idea a la que le ha llegado su hora”. (Shukla posee acciones en empresas que desarrollan vacunas contra el cáncer).

Pruebas en ratones de una vacuna contra el cáncer de páncreas.Pruebas en ratones de una vacuna contra el cáncer de páncreas.

Este punto de vista está muy lejos de la situación en la que se encontraba el campo de investigación hace una década, cuando los investigadores prácticamente se habían rendido. Estudios que habrían parecido una quimera, ahora están en marcha.

“La gente habría dicho que esto es una locura”, afirma la Susan Domchek, investigadora principal de un estudio sobre una vacuna contra el cáncer de mama en la Universidad de Pensilvania.

Ahora, ella y otros prevén un momento en el que cualquier persona con una afección precancerosa o una predisposición genética al cáncer pueda ser vacunada y protegida.

“Es una gran aspiración, pero hay que pensar a lo grande”, dice Domchek.

Un pronóstico menos sombrío

Marilynn Duker sabía que su árbol genealógico estaba salpicado de parientes con cáncer. Por eso, cuando un asesor genético le ofreció someterse a una prueba para ver si tenía alguna de las 30 mutaciones genéticas causantes del cáncer, aceptó de inmediato.

La prueba detectó una mutación en el gen CDKN2A, que predispone a las personas que lo portan a padecer cáncer de páncreas.

“Me llamaron y me dijeron: ‘Tienes esta mutación. No hay nada que pueda hacer'”, recuerda Duker, que vive en Pikesville (Maryland) y es directora general de una empresa de viviendas para mayores.

Extracción de un pólipo del colon con un circuito de alambre eléctrico durante una colonoscopia. Foto: Shutterstock.Extracción de un pólipo del colon con un circuito de alambre eléctrico durante una colonoscopia. Foto: Shutterstock.

Empezó a hacerse exploraciones y endoscopias periódicas para examinar su páncreas. Los resultados revelaron la existencia de un quiste. No ha cambiado en los últimos años. Pero si se convierte en cáncer, es probable que el tratamiento fracase.

Los pacientes como Duker no tienen muchas opciones, dijo la doctora Elizabeth Jaffee, subdirectora del Centro Oncológico Integral Sidney Kimmel de la Universidad Johns Hopkins.

Una persona con quistes más avanzados podría evitar el cáncer si se le extirpa el páncreas, pero eso la sumiría inmediatamente en un reino de diabetes grave y problemas digestivos. La drástica intervención quirúrgica podría merecer la pena si les salvara la vida, pero muchas lesiones precancerosas no llegan a convertirse en cáncer si se las deja tranquilas. Sin embargo, si las lesiones se convierten en cáncer -incluso si el cáncer se detecta en una fase temprana- el pronóstico es sombrío.

Pero también ofrece la oportunidad de fabricar y probar una vacuna, añadió.

En el cáncer de páncreas, explicó Jaffee, el primer cambio en las células normales en el camino hacia la malignidad es casi siempre una mutación en un conocido gen del cáncer, el KRAS. Le siguen otras mutaciones, siendo seis las que impulsan el crecimiento del cáncer de páncreas en la mayoría de los pacientes. Esta idea permitió a los investigadores del Hopkins idear una vacuna que entrenara a los linfocitos T (glóbulos blancos del sistema inmunitario) para que reconocieran las células con esas mutaciones y las mataran.

Una micrografía electrónica de barrido en color de células de cáncer de mama. Foto: Science SourceUna micrografía electrónica de barrido en color de células de cáncer de mama. Foto: Science Source

Su primer ensayo, un estudio de seguridad, se realizó en 12 pacientes con cáncer de páncreas en fase inicial que ya habían sido tratados con cirugía. Aunque el cáncer se detectó poco después de su aparición y a pesar de haber sido tratados, los pacientes con cáncer de páncreas suelen tener entre un 70% y un 80% de posibilidades de sufrir una recidiva en los años siguientes. Cuando el cáncer de páncreas reaparece, es metastásico y mortal.

Dos años después, esos pacientes aún no han tenido una recidiva.

Ahora, Duker y otro paciente se han vacunado para intentar evitar que se inicie el tumor.

“Estoy muy entusiasmada con esta oportunidad”, dijo.

La vacuna parece segura y ha provocado una respuesta inmunitaria contra las mutaciones habituales de este cáncer.

“Hasta ahora, todo va bien”, dijo Jaffee.

Pero sólo el tiempo dirá si previene el cáncer.

cancer-mama-subtipos

Tenemos que mirar a diferentes pacientes

En cierto sentido, la búsqueda de vacunas contra el cáncer comenzó con Olivera Finn, profesora de los departamentos de inmunología y cirugía de la Facultad de Medicina de la Universidad de Pittsburgh.

Comenzó en 1993 con una vacuna dirigida al núcleo de una molécula, la muc1. En las células normales, la molécula es invisible para el sistema inmunitario porque está cubierta por una cantidad de moléculas de azúcar. Pero en los cánceres de colon, mama y páncreas, puede hacerse visible para el sistema inmunitario. Eso hizo que pareciera una diana perfecta para la vacuna, ya que podría permitir que el sistema inmunitario atacara únicamente a las células cancerosas.

“Teníamos este ensayo, 63 pacientes, cáncer en fase 4. Habían fracasado todas las terapias”, explicó Finn.

La primera paciente había tenido cáncer de mama y fue tratada con una doble mastectomía. Pero el cáncer volvió a aparecer.

“El tumor estaba en su pecho, grueso y rojo”, dijo. “Tenía dos bombas, una que vaciaba el líquido de los pulmones y otra el del abdomen”.

En sus estudios iniciales, Finn y sus colegas tuvieron claro que los cánceres estaban demasiado avanzados para que las inmunizaciones funcionaran. Después de todo, señala, con la excepción de la rabia, nadie vacuna contra una enfermedad infecciosa en personas que ya están infectadas.

“Dije: ‘No quiero volver a hacerlo'”, dijo Finn. “No son las vacunas. Tenemos que mirar a otros pacientes”.

Ahora, ella y su colega de Pittsburgh, Robert Schoen, gastroenterólogo, están tratando de prevenir los pólipos precancerosos del colon con una vacuna. Pero interceptar el cáncer puede ser complicado.

Se centraron en personas cuyas colonoscopias habían detectado pólipos avanzados, bultos que pueden crecer en el colon, pero de los que sólo una minoría se convierte en cáncer. El objetivo, según Schoen, era que la vacuna estimulara el sistema inmunitario para prevenir nuevos pólipos.

Funcionó en ratones.

“Dije: ‘Bien, esto es genial'”, recuerda Schoen.

Pero un estudio terminado recientemente, de 102 personas en seis centros médicos, asignadas al azar para recibir la vacuna preventiva o un placebo tuvo un resultado diferente. Todos tenían pólipos de colon avanzados, lo que les daba un riesgo tres veces mayor de desarrollar cáncer en los 15 años siguientes en comparación con las personas sin pólipos.

Sólo una cuarta parte de los que se vacunaron desarrollaron una respuesta inmunitaria, y no hubo una reducción significativa de la tasa de reaparición de pólipos en el grupo vacunado.

“Tenemos que trabajar para conseguir una vacuna mejor”, dijo Schoen.

Prevenir un precáncer

Mary Disis, directora del Instituto de Vacunas contra el Cáncer de la Universidad de Washington, quiere prevenir el cáncer de mama en mujeres con variantes genéticas que las ponen en alto riesgo. Sus esperanzas iniciales, sin embargo, son más modestas.

Uno de sus objetivos es ayudar a las mujeres que tienen un carcinoma ductal in situ, lo que los médicos llaman un precáncer. La cirugía es el tratamiento estándar, pero algunas mujeres también se someten a quimioterapia y radiación para protegerse del desarrollo de un cáncer de mama invasivo. “Lo ideal sería que una vacuna sustituyera esos tratamientos”, afirma.

Empezó por estudiar las células madre del cáncer de mama. Estas células, que se encuentran en los primeros cánceres, son resistentes a la quimioterapia y la radiación, y pueden hacer metástasis. Son el motor de las recidivas de los cánceres de mama, explica Disis, que ha recibido subvenciones de empresas farmacéuticas y es fundadora de EpiThany, una empresa que desarrolla vacunas.

Disis y sus colegas descubrieron una serie de proteínas en estas células madre que eran normales pero que se producían a un nivel mucho mayor en las células cancerosas que en las no cancerosas. Eso ofreció la oportunidad de probar una vacuna que produjera algunas de esas proteínas.

La vacuna se probó en mujeres con cánceres avanzados que estaban bien establecidos. No curó los cánceres, pero demostró que la vacuna podía proporcionar el tipo de respuesta inmunitaria que podría ayudar en las primeras fases de la enfermedad.

Disis tiene previsto intentar vacunar a pacientes con carcinoma ductal in situ o con otra enfermedad precancerosa, la hiperplasia ductal atípica. Su grupo tiene una vacuna desarrollada para atacar tres proteínas que se producen en cantidades anormalmente altas en estas lesiones.

La esperanza, dijo, es hacer que las lesiones se reduzcan o desaparezcan antes de que las mujeres se sometan a una cirugía para extirparlas.

“Esto sería una prueba de que la vacuna tiene un efecto limpiador”, dijo. Si la vacuna tiene éxito, las mujeres podrían sentirse cómodas renunciando a la quimioterapia o a la cirugía.

Pintar un gran futuro “Realmente creo que veremos unas cuantas vacunas aprobadas para la clínica en los próximos cinco años“, dijo Disis. Las primeras vacunas, predice, se utilizarán para prevenir las recidivas en pacientes cuyo cáncer haya sido tratado con éxito.

“Después, creo que pasaremos muy rápidamente a la prevención primaria”, administrando vacunas a personas sanas con alto riesgo, dijo.

Otros son igualmente optimistas.

“Al menos conocemos la hoja de ruta”, dijo Shizuko Sei, responsable médica del grupo de investigación de desarrollo de agentes quimiopreventivos del Instituto Nacional del Cáncer.

“La gente puede estar en desacuerdo, pero la respuesta en este momento es que sí, es posible” fabricar vacunas para interceptar el cáncer, dijo.

Domchek dijo que puede imaginarse un futuro en el que la gente tendrá análisis de sangre para encontrar células cancerosas tan tempranas que no aparezcan en las exploraciones o pruebas estándar.

“Para pintar un futuro grandioso”, dijo, “si supiéramos que las pruebas predicen el cáncer, podríamos decir: ‘Aquí está tu vacuna'”.

NOTICIAS RELACIONADAS