5.9 C
Bariloche
InicioPolicialesCaso Facundo Astudillo Castro: a un año de la aparición del cuerpo,...

Caso Facundo Astudillo Castro: a un año de la aparición del cuerpo, siguen las dudas

Los fiscales volvieron al lugar del hallazgo y no descartan que el cadáver haya sido plantado. Para la jueza del caso, el joven tuvo un accidente.

A un año de la aparición sin vida de Facundo Astudillo Castro (22), el sitio donde fue encontrado, un cangrejal cercano a Bahía Blanca, sigue enfrentando a las partes. Mientras para la jueza del caso la principal hipótesis es que el chico sufrió un accidente y se ahogó ahí mismo, los fiscales insisten con que esa es, apenas, una posibilidad y no descartan que el cuerpo haya sido plantado. Es lo que también cree la madre del joven, que este sábado se reunió con la ministra de Seguridad, Sabina Frederic.

“Los elementos que hay en el expediente no aseguran categóricamente que la muerte haya sido allí”, dijo a Clarín una fuente cercana a la investigación sobre Cola de Ballena, un recodo de la costa bahiense, cercano a Villarino Viejo. “Sabemos que aspiró agua en algún lugar del estuario, pero puede que no sea ese”, agregó, sobre la base del análisis de los sedimentos hallados en el cadáver.

Esa línea quedó fortalecida tras los dos recorridos que Horacio Azzolin, Andrés Heim e Iara Silvestre realizaron por el sitio en el último mes. En uno de ellos, estuvieron acompañados por los pescadores que divisaron el cuerpo esqueletizado de Facundo, la tarde del 15 de agosto de 2020.

Uno de ellos, testigo de identidad reservada, les confirmó a los tres investigadores lo que ya sabían por un estudio de mareas que habían encargado y que Clarín reveló. Que ese día, al igual que el 30 de abril, cuando desapareció Facundo, la marea estaba muy retirada del lugar donde apareció el cadáver. “No hubo un crecimiento desmedido del agua”, aseguró la fuente judicial.

“Sin una sudestada muy fuerte, es imposible que el agua llegue hasta ahí y eso pasa no más de una vez al año”, declaró el baqueano que concurre al sitio del estuario bahiense a pescar desde hace tres décadas. “Caminando, aún de noche, el agua se ve. Y no hay forma de empantanarse, para después no poder salir. Es ilógico”, agregó.

Cristina Castro le pidió a Frederic que abra un sumario contra cuatro policías de la Federal. Foto Archivo

Cristina Castro le pidió a Frederic que abra un sumario contra cuatro policías de la Federal. Foto Archivo

Tras el informe de autopsia que coordinó el Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF), el primer fiscal federal del caso, Santiago Ulpiano Martínez y la jueza María Gabriela Marrón, avanzaron hacia una conclusión que la familia del chico y sus abogados resisten. Sostiene que después de caminar por una vía, Facundo se cayó o ingresó a una trampa en el cangrejal de la que no pudo salir.

“La conclusión del EAAF no es categórica ni descarta que haya habido una muerte violenta previa al ahogamiento”, agregó el vocero de los investigadores, que confía en el testimonio reciente de los baqueanos. “Fueron muy concluyentes y ponen en una zona muy gris a la hipótesis oficial”, remarcó. Lo ligan además con otros puntos oscuros del caso.

Por ejemplo, el hallazgo, casi un mes después de que apareciera el cuerpo y en un sector cercano, de la mochila de Facundo. Estaba en “muy buen estado de conservación”, a diferencia de los elementos que había dentro, por caso, sus dos celulares, una gorrita desgarrada y una muda de ropa.

Entre esta última, se encontraba el pantalón de jogging que vestía el chico el 30 de abril y con el que aparece en la última foto que le tomó la policía de Villarino en el acceso a Mayor Buratovich, cuando fue demorado por violar la cuarentena. En la imagen, captada por la agente Jana Curuhinca, Facundo aparece, de espaldas, junto al oficial Mario Gabriel Sosa y un patrullero.

“Una testigo de identidad reservada declaró, de manera creíble, que escuchó una conversación en la que una autoridad política de Villarino le decía a policías que había que descartar las cosas del chico”, supuestamente, en referencia a Facundo, dijo la fuente. Además de la mochila, en los fondos del destacamento policial de Villarino, se halló un amuleto que el chico siempre llevaba consigo.

Villarino Viejo, la zona donde hallaron el cuerpo de Facundo Astudillo Castro (22), vista desde un dron.

Villarino Viejo, la zona donde hallaron el cuerpo de Facundo Astudillo Castro (22), vista desde un dron.

La reciente declaración de uno de los pescadores que halló el cuerpo echó luz además sobre otro de los enigmas del caso, la zapatilla, casi intacta, que apareció a unos 20 metros del cadáver. Cuando concurrió al lugar, al otro día del hallazgo de los restos de su hijo, Cristina Castro declaró que fue ella quien la observó y avisó a los efectivos federales que custodiaban el sitio.

“No la habíamos visto”, dijo que le respondieron. Sin embargo, el baqueano aseguró que él ya había divisado ese calzado el día anterior y dado cuenta a la Policía. “Me llamó la atención que estuviera casi intacta”, remarcó. Dijo que le sacó una foto, al igual que las huellas de vehículos que había en torno al cuerpo y se las mostró al subjefe de la Policía Federal que participó del operativo.

“Cuando oí a la madre decir que ella la había encontrado, supe que no le habían dicho nada de la zapatilla”, comentó el pescador. “Estaba fuera del perímetro que habían armado. Para mí fue a propósito, porque no podían explicar cómo el cuerpo de mi hijo estaba tan deteriorado y la zapatilla intacta”, declaró el viernes Castro, en una conferencia de prensa organizada por Amnistía Internacional en Argentina.

“Le dijeron al testigo que no mencionara lo de la zapatilla porque iba a ser para quilombo”, aseguró el abogado Leandro Aparicio, que asiste a la mamá de Facundo. Por ese episodio y otros, este sábado, ambos, junto a Luciano Peretto, también abogado de Castro y la letrada Margarita Jarque, de la Comisión Provincial por la Memoria, se reunieron con la ministra de Seguridad de la Nación.

La zapatilla hallada a 30 metros del cuerpo de Facundo Astudillo Castro.

La zapatilla hallada a 30 metros del cuerpo de Facundo Astudillo Castro.

Le pidieron a Sabina Frederic que abra un sumario contra cuatro integrantes de la Policía Federal, que intervinieron en el caso y a los que ligan con un rol en el supuesto encubrimiento de la desaparición forzada. Además del incidente con la zapatilla, los señalan por amedrentar a testigos y seguir pistas falsas.

“A los tres testigos que vieron a Facundo en la banquina, cuando lo subían a un patrullero, estos policías federales se le plantaron con un móvil, en plena noche, en un pueblo como Pedro Luro y los querían hacer ir a declarar a una dependencia municipal. Los hostigaron”, dijo Aparicio. “Queremos ver qué hace el Estado con esto”, señaló el abogado a Clarín, tras el encuentro con Frederic.

El viernes, habían sido recibidos por el Procurador General de la Nación, Eduardo Casal, a quien le presentaron más elementos contra la actuación del fiscal Martínez. “Se ha comprometido personalmente en atender estas ampliaciones de denuncias formuladas para culminar con desenmascarar los incumplimientos múltiples de deberes que ha cometido Santiago Ulpiano Martínez en esta causa”, señaló Peretto sobre la respuesta de Casal.

En la última recorrida, la semana anterior, los fiscales transitaron día y noche la vía que atraviesa Villarino Viejo y bordea la costa. Llegaron hasta Cabeza de Buey, un lugar de pesca, ubicado del otro lado del estuario, más cerca de la ruta 3 que transitaba Facundo el 30 de abril del año pasado.

“Hay que profundizar la búsqueda desde ahí, queda mucho trabajo por hacer”, agregó la fuente judicial. En la fiscalía aspiran a lograr en Casación lo que no pudieron en la Cámara Federal de Bahía Blanca. Que los jueces desechen un informe, firmado por el director del Instituto Argentino de Oceanografía (IADO) y que fue incluido en la causa por Marrón.

La jueza federal María Gabriela Marrón, a cargo de la causa. Foto Centro de Información Judicial (CIJ).

La jueza federal María Gabriela Marrón, a cargo de la causa. Foto Centro de Información Judicial (CIJ).

El reporte va en línea con la hipótesis del accidente, al que habrían contribuido la geografía y morfología del lugar. Para los investigadores, es nulo y carece de rigor científico. “Su incorporación, sin control de las partes, ni información surgida de la causa, fue un golpe bajo”, analizan.

El trío de fiscales lo entiende, además, como un causal de recusación de la jueza Marrón por falta de imparcialidad e intromisión en la labor de los investigadores. Los camaristas bahienses no avalaron esa postura y ahora la palabra definitiva la tiene la sala 1 de la Casación.

“No nos garantiza la objetividad porque parece ser abogada defensora de la fuerza bonaerense y no asegurar la instrucción de manera objetiva”, dijo Peretto sobre la jueza. Más directa en su cuestionamiento fue Cristina Castro.

“Quien traba todo tiene un solo nombre y es María Gabriela Marrón. Es el gran obstáculo que tenemos y claramente está en la vereda de enfrente. Es una abogada de cuatro atorrantes que se llevaron la vida de un inocente. Quiero un poco de justicia“, dijo la mujer.

NOTICIAS RELACIONADAS