14.9 C
Bariloche
InicioEspectaculoChris O'Donnell, el actor que por ser Robin lo bajaron de Titanic...

Chris O’Donnell, el actor que por ser Robin lo bajaron de Titanic y hoy vende pizza

Pudo ser Spider-Man. Le sacó el papel a Leo DiCaprio en “Perfume de mujer”, pero tras “Batman & Robin” su vida no fue la misma.

Hay quien dice que unos nacen con estrella, y otros estrellados. Chris O’Donnell, que fue el Robin del Batman de George Clooney, y le dijo que no a Steven Spielberg a su ofrecimiento de ser uno de los Hombres de negro, se quedó sin protagonizar Titanic por el fracaso de aquella película.

¿Habrá sido por su traje de superhéroe con pezones?

El propio Clooney suele gastarse a sí mismo, recordando que aceptar ser Batman fue la peor decisión artística (?) que tomó en su vida. Y O’Donnell, años después del estreno, reconoció que Batman & Robin, la película de 1997 en la que el Capitán Frío de Schwarzenegger nos dejaba helados, fue pensada “para vender muñequitos”.

Pero Chris, que este sábado 26 de junio cumple años, 51 para ser exactos, cuando sople las velitas junto a su esposa y sus cinco hijos no lamentará nada de todo eso.

¿Qué fue de la vida del Joven Maravilla?

Christopher Eugene O’Donnell se llama así por Cristo. Séptimo hijo de un matrimonio católico -cuatro mujeres y tres varones; Chris aún hoy en día va a misa todos los domingos con su esposa e hijos-, a los 13 años ya aprendió lo que era estar frente a una cámara.

Con Al Pacino en "Perfume de mujer".  Su rol era para Leo DiCaprio, pero se lo quedó Chris. Foto Archivo Clarín

Con Al Pacino en “Perfume de mujer”. Su rol era para Leo DiCaprio, pero se lo quedó Chris. Foto Archivo Clarín

Participó de varios anuncios publicitarios, que lo entusiasmaron al extremo de hacerle pensar y decir que “éste es el mejor trabajo del mundo”. Bueno, le había tocado, en su primer trabajo, tener como coprotagonista de una publicidad de McDonald’s a Michael Jordan.

Pero al poco tiempo Chris lo pensó mejor, y se cansó de las publicidades y del modelaje. Sus ojos celestes se entrecerraron primero y se abrieron grandes como dos melones cuando tenía diecisiete años. Estaba decidido a dejar de actuar y modelar, pero le pidieron que hiciera una audición para la que sería su primera película, Los hombres nunca se van (1990).

No quería ir a la audición, pero su madre lo sobornó diciéndole que le compraría un auto nuevo si iba.

Si bien abandonó el cine, tiene un papel protagónico en la serie "NCIS: Los Angeles", como el agente Callen. Foto Archivo Clarín

Si bien abandonó el cine, tiene un papel protagónico en la serie “NCIS: Los Angeles”, como el agente Callen. Foto Archivo Clarín

Y sí. Consiguió el papel.

Parecía que tendría su primera gran oportunidad. Iba a interpretar al hijo de Barbra Streisand en la candidata al Oscar El príncipe de las mareas (1991). Ya tenía el libreto en sus manos, cuando una mañana la actriz y directora del filme con Nick Nolte lo llamó por teléfono.

Streisand le pedía disculpas, pero le explicó que quería que ese papel, el de su hijo, lo interpretara su propio hijo Jason Gould, que había tenido con Elliott Gould (M.A.S.H.).

En "Tomates verdes fritos", su segunda película. Foto Archivo Clarín

En “Tomates verdes fritos”, su segunda película. Foto Archivo Clarín

Como fuera, fue Kathy Bates, la actriz consagrada de Misery (1990) y su compañera de elenco en Los hombres nunca se van, quien le propuso al director Jon Avnet que le tomara una prueba para el papel de Buddy Threadgoode en Tomates verdes fritos (1991).

Y sí. Consiguió el papel.

En "Código de honor" compartió el elenco con Matt Damon, Ben Affleck y Brendan Fraser. Foto Archivo Clarín

En “Código de honor” compartió el elenco con Matt Damon, Ben Affleck y Brendan Fraser. Foto Archivo Clarín

Su tercera película fue Código de honor (1992), un filme en el que empezaban a asomar otros actores que se convertirían rápidamente, como él, en estrellas. Ambientada en la década de los ’50, Brendan Fraser era un mariscal de campo de fútbol americano que debe ocultar que es judío para asistir a una escuela de élite. Sus compañeros eran Matt Damon, Ben Affleck, Anthony Rapp (Rent) y Chris.

Y ese mismo año, O’Donnell trabajaría en la película que lo volvería famoso. Descartado Leonardo DiCaprio porque era aún muy adolescente, en Perfume de mujer fue el lazarillo del personaje que interpretaba Al Pacino, el coronel ciego por el que el actor de El Padrino y Tarde de perros finalmente ganaría su primer y único Oscar, tras siete candidaturas.

O'Donnell contó cómo engañaron a Donald Trump para filmar "Perfume de mujer" en el Plaza Hotel. Foto Archivo Clarín

O’Donnell contó cómo engañaron a Donald Trump para filmar “Perfume de mujer” en el Plaza Hotel. Foto Archivo Clarín

El propio O’Donnell fue nominado como mejor actor de reparto a los Globo de Oro, pero de aquella película recuerda, además de la fama que comenzaba a alterarlo y molestarlo, y de figurar en una lista de los 12 jóvenes más prometedores, la escena que rodaron con Donald Trump.

El director Martin Brest quería como fuera rodar en el Plaza Hotel. El mismo era propiedad del futuro presidente de los Estados Unidos, y Trump puso una condición: sólo aceptaba que lo utilizaran si le daban un pequeño papel, o un cameo, como hizo en Mi pobre angelito 2, ese mismo año. Tras muchas vueltas accedieron, pero aquellos que vieron la película, seguro que no recuerdan a Trump.

Es que la escena la descartaron rápidamente del montaje.

Como D'Artagnan en "Los tres mosqueteros", junto a Kiefer Sutherland, Charlie Sheen y Oliver Platt. Foto Archivo Clarín

Como D’Artagnan en “Los tres mosqueteros”, junto a Kiefer Sutherland, Charlie Sheen y Oliver Platt. Foto Archivo Clarín

Chris luego fue D’Artagnan en Los tres mosqueteros (1993), al lado de Charlie Sheen, Kiefer Sutherland y Oliver Platt. Y tras Blue Sky (1994), con su amada Jessica Lange, Círculo de amigos (1995), con Minnie Driver, y Amor de locos (1995), con Drew Barrymore, fue que le ofrecieron ser Robin.

Antes de acompañar a George Clooney en Batman & Robin, lo hizo con Val Kilmer en la no menos problemática Batman eternamente (1995). Claro, en el elenco quedaba un tanto relegado, al lado de Kilmer, Jim Carrey (El Acertijo), Tommy Lee Jones (Harvey Dos caras) y Nicole Kidman (la doctora Chase Meridian).

Fue Robin junto a Val Kilmer en "Batman eternamente" y con George Clooney en "Batman & Robin". Foto Archivo Clarín

Fue Robin junto a Val Kilmer en “Batman eternamente” y con George Clooney en “Batman & Robin”. Foto Archivo Clarín

No importa. El director Joel Schumacher lo llamaría de nuevo para ser Robin una vez que Kilmer, el actor de The Doors, decidiera no volver a disfrazarse del Hombre Murciélago, y entrara Clooney.

El resto es, casi, historia

Chris le propuso matrimonio a Caroline, la hermana de su mejor amigo, en diciembre de 1996. Se casaron en abril de 1997, en la catedral de San Patricio, en Nueva York, y para ese entonces, ya había tomado una decisión: privilegiar su vida en familia que la artística. En 1999, nació Lily, su primera hija, y luego en menos de seis años llegaron Christopher Jr., Charles, Finley y Maeve.

Desde 2009 graba la serie "NCIS: Los Angeles", cerca de su casa, para estar siempre con su esposa y sus cinco hijos. Foto Archivo Clarín

Desde 2009 graba la serie “NCIS: Los Angeles”, cerca de su casa, para estar siempre con su esposa y sus cinco hijos. Foto Archivo Clarín

Por eso le dijo que no a Steven Spielberg, que le propuso protagonizar Hombres de negro. Y sí, el fracaso de Batman & Robin lo alejó de tener un pasaje en el Titanic que estaba armando James Cameron, donde, sí, Leo DiCaprio se quedó con la tabla de madera flotando en el frío océano de aquella fatídica noche del 15 de abril de 1912.

Con todo, Chris fue considerado por Sam Raimi para ser Peter Parker en Spider-Man (2002), pero los productores prefirieron a Tobey Maguire.

Su última película: "Como perros y gatos 2", de 2010. Foto Archivo Clarín

Su última película: “Como perros y gatos 2”, de 2010. Foto Archivo Clarín

Pero Chris O’Donnell no se alejó de la actuación, aunque sí del cine. No filma una película desde 2010 (Como perros y gatos 2: La venganza de Kitty Galore), pero desde 2009 integra el elenco de la serie NCIS: Los Ángeles. Ya van 280 episodios.

Así, puede estar cerca de su casa y, ya se sabe, trabajar en una serie es mucho más organizado que estar dependiendo de llamados y rodajes en distintas locaciones de los Estados Unidos, más giras de promoción, y… Además, esto le da tiempo para su propio emprendimiento. Chris atiende, él mismo, cuando no graba la serie, su pizzería. Sus amigos lo alentaron, ya que hacía muy ricas pizzas, y abrió Pizzana, que hoy figura entre las mejores de su ciudad.

NOTICIAS RELACIONADAS