“El origen de la Anomalía del Atlántico Sur todavía es un misterio a resolver. De todas formas, una cosa es segura: las observaciones del campo magnético mediante los satélites Swarm están brindando nuevas y emocionantes percepciones sobre procesos del interior de la Tierra que hoy en día apenas pueden entenderse”, concluyeron los especialistas.