6.4 C
Bariloche
InicioInternacionalEE.UU. y Rusia acuerdan conversaciones en medio de las crecientes tensiones por...

EE.UU. y Rusia acuerdan conversaciones en medio de las crecientes tensiones por Ucrania

El gobierno de Biden no ha dicho quién encabezará la delegación estadounidense el próximo mes, mientras los funcionarios rusos exigen compromisos de la OTAN.

WASHINGTON – El gobierno de Biden dijo el martes que las conversaciones con Rusia sobre las tensiones en torno a Ucrania y una serie de otras cuestiones se iniciarán el 10 de enero, en lo que los funcionarios estadounidenses esperan que marque un lento cambio de una posible confrontación militar en la frontera oriental de Ucrania a una reanudación de la diplomacia.

El anuncio se produjo poco después de que Rusia declarara que 10.000 soldados de combate y de las fuerzas especiales que realizaban ejercicios regresaban a sus cuarteles.

La gente visita una feria navideña frente a la catedral de Santa Sofía en el centro de Kiev, Ucrania, el 22 de diciembre de 2021. REUTERS/Valentyn OgirenkoLa gente visita una feria navideña frente a la catedral de Santa Sofía en el centro de Kiev, Ucrania, el 22 de diciembre de 2021. REUTERS/Valentyn Ogirenko

Pero ese movimiento tuvo lugar a cierta distancia de Ucrania, y no estaba claro si la decisión formaba parte de las intensas discusiones entre bastidores que se están llevando a cabo para conseguir que Rusia retire decenas de miles de tropas en la frontera antes de que comience una diplomacia seria.

Jake Sullivan, asesor de seguridad nacional del presidente Joe Biden, dijo la semana pasada en el Consejo de Relaciones Exteriores que “un progreso significativo en la mesa de negociaciones, por supuesto, tendrá que tener lugar en el contexto de la desescalada, no de la escalada”.

Pero la amenaza de una posible invasión de Ucrania es una palanca fundamental para Moscú, y los funcionarios rusos dicen que las conversaciones del 10 de enero tienen que centrarse en su propuesta de “tratado” que exige que la OTAN nunca ofrezca la adhesión a Ucrania ni coloque sus fuerzas o armas en los antiguos estados soviéticos.

Algunos de esos Estados ya son miembros de la OTAN.

En un comunicado, el Consejo de Seguridad Nacional no dijo dónde tendría lugar la reunión, pero el lugar más probable es Ginebra, donde se han celebrado rondas anteriores de conversaciones sobre armas nucleares.

Tampoco dijo quién lideraría la delegación.

Las conversaciones nucleares han sido dirigidas por la subsecretaria de Estado, Wendy Sherman, y su equivalente ruso, Sergei Ryabkov.

El Consejo de Seguridad Nacional dijo que el “enfoque de Biden sobre Ucrania ha sido claro y coherente:

Unir la alianza tras dos vías, la disuasión y la diplomacia”.

La parte disuasoria de la ecuación ha incluido el armamento de los ucranianos con misiles antitanque Javelin y otras armas.

También ha implicado conseguir que los aliados europeos y otros acuerden de antemano una serie de sanciones económicas si Rusia envía sus tropas a través de la frontera para apoderarse de partes de Ucrania más allá de Crimea, que se anexionó en 2014.

Pero Estados Unidos y sus aliados también estaban “unificados en nuestra voluntad de emprender una diplomacia de principios con Rusia”, dijo la Casa Blanca, añadiendo que “cuando nos sentemos a hablar, Rusia puede poner sus preocupaciones sobre la mesa, y nosotros también pondremos nuestras preocupaciones sobre la mesa con las actividades de Rusia.”

Los diplomáticos estadounidenses se esfuerzan por comprender si la iniciativa diplomática que comenzaría el mes próximo es un esfuerzo serio de Rusia para alejar a las fuerzas de la OTAN de su frontera y poner fin a la ayuda militar a Ucrania, o una finta destinada a justificar una acción militar.

Funcionarios de inteligencia dicen que creen que el presidente Vladimir Putin de Rusia no ha decidido si invadirá Ucrania, pero les preocupa que pueda ser reacio a parecer que está retrocediendo si comienza a retirar las fuerzas en gran número.

El objetivo final de Putin, según especulan muchos funcionarios estadounidenses, es desestabilizar el gobierno de Ucrania y poner en su lugar a un líder que no acuda a Occidente en busca de apoyo.

Esa estrategia ha funcionado en Bielorrusia, cuyo presidente, Alexander Lukashenko, se ha acercado a Putin y se ha comprometido a participar en un número creciente de ejercicios militares conjuntos.

Putin dejó claro en una entrevista emitida el domingo que no tenía intención de retirar sus opciones militares de la mesa.

Desestimó la promesa de Biden de que las sanciones que se están estudiando serían mucho más severas que las que Estados Unidos y sus aliados han impuesto nunca contra Rusia.

Putin dijo que consideraría opciones “diversas” si Occidente se negaba a cumplir sus exigencias.

“Dependerá de las propuestas que me presenten nuestros expertos militares”, dijo.

Pero Putin tiene opciones que no implican movimientos de tropas, incluyendo el uso de armas cibernéticas para cortar parte de la red eléctrica en Ucrania, que está conectada a la red de Rusia.

Dos ataques de este tipo, en 2015 y 2016, paralizaron partes de Ucrania, al igual que el ataque NotPetya en 2017, que cerró bancos, tiendas y medios de comunicación.

Se considera uno de los ciberataques más costosos de la historia moderna.

NOTICIAS RELACIONADAS