-3.1 C
Bariloche
InicioDeportesEl crimen de Federico Martin Aramburu: determinan cómo arrancó la pelea y...

El crimen de Federico Martin Aramburu: determinan cómo arrancó la pelea y apuntan contra una banda de albaneses que aterroriza a la ciudad

La Policía cree que todo comenzó con una discusión en la que el ex Puma le había sacado la capucha a un hombre, que sacó una pistola automática hasta que los separaron los guardias del lugar. Luego, volvió a buscarlo en la calle y descargó la pistola.

Mientras que la brigada criminal del Quai d’Orfrevres instaló el “secreto de sumario” e investiga a la banda que asesinó al ex Puma Federico Martin Aramburu en París, sus padres llegaron a Madrid desde Buenos Aires. De allí es más fácil trasladarse a Biarritz, donde Federico vivía junto a su esposa y sus tres hijos, a pasos de la frontera española-francesa con San Sebastián. Allí esperarán la autopsia, junto a toda la familia, y decidirán cómo serán las exequias del ex wing.

Martin Aramburu, de 42 años, fue asesinado a tiros el sábado por la mañana, alrededor de las 6.15 de la mañana, a la salida del bar “Le Mabillon”, en el muy chic Boulevard Saint-Germain de París.

A pasos de la casa de María Kodama, “Le Mabillon” es un bar elegante donde ella desayuna y toma el té. Pero la pandemia ha transformado a París y a su noche.

En el barrio, después de la medianoche, sólo quedan abiertos dos bares: “Le Mabillon” y “La Départe”,en las cercanías del boulevard St. Michel. El ambiente a las 2 de la madrugada se vuelve denso, pesado. Ya no es seguro ir a comer una hamburguesa, como tradicionalmente hacían los vecinos del barrio después de la última función de cine. Han comenzado a aparecer gente de la noche, prostitución, bandas, dealers

Federico Martin Aramburu en el Mundial de Francia 2007. Foto: AFPFederico Martin Aramburu en el Mundial de Francia 2007. Foto: AFP

La Policía se sorprendió que los “patovicas” del lugar no los llamaran inmediatamente cuando comenzó la pelea entre Aramburu y otros dos hombres, que los provocaban. Uno de ellos había sacado una pistola automática: el mismo que luego lo mató. Pero no los llamaron.

París se encuentra bajo “alerta-atentado”. Es inexplicable que en medio de las medidas de seguridad intensas, con el sistema Vigi-Pirate en marcha, alguien pueda estar armado con una pistola automática en un barrio elegante, familiar y turístico, como es St. Germain de Pres.

Federico y sus amigos estaban en el lugar equivocado a la hora equivocada y se encontraron con los peores. Era la continuidad de una comida de amigos que llevaban años sin verse. Nadie se explica qué hacía esta pesada banda en el lugar. Pero funcionarios del Gobierno explicaron que hay tres bandas en París y este grupo es de una de ellas. Ellos sugieren que ”es necesario clausurar el bar”.

La brigada criminal se apoderó de la investigación abierta por “homicidio doloso”. La víctima y uno de sus amigos, Shaun Hegarty, ex jugador de Nueva Zelanda, con el que dirigía una empresa de turismo, Esprit Basque, habrían tenido un altercado con otros dos clientes en el salón de “Le Mabillon”. Con su metro 92, Federico le había sacado la capucha al rubio albanés, que sacó una pistola automática hasta que los separaron los guardias del lugar.

Federico Martin Aramburu en sus tiempos de gloria.Federico Martin Aramburu en sus tiempos de gloria.

La pelea habría continuado entonces en la vereda del 142 Boulevard Saint-Germain, frente a la boutique GEO y pegado a la tradicional brasserie Vagenende, una de las más viejas de la ciudad. Allí murió Federico.

Uno de los sospechosos estaría identificado por la imagen de las cámaras, según fuentes de seguridad. Sería un albanés de Kosovo. Es parte de las bandas mafiosas que se han apoderado en Francia del tráfico de armas y de drogas, con un pasado paramilitar en Kosovo o en Serbia durante la guerra.

Estas bandas organizan secuestros, robos a casas de futbolistas millonarios y asaltos sofisticados a joyerías. Se los conoce como los “eslavos” y todos les temen. Son mayoristas de droga, de armas y de municiones, que provienen de la guerra en Bosnia.

La investigación deberá precisar en qué circunstancias Federico y Shaun fueron atacados mientras regresaban a su hotel por disparos efectuados desde un Jeep y desde el boulevard St Germain. En el vehículo oscuro 4×4 estaban una mujer al volante y dos atacantes. La conductora también había estado en el bar. Las imágenes de las cámaras de seguridad ya han sido capturadas por la Policía.

Según los testigos, primero dos personas dispararon desde el auto. Luego el que había peleado con Federico y a quien él le había bajado aparentemente la capucha se bajó y siguió peleando. Shaun los separó. Finalmente el atacante sacó una pistola automática y le disparó cinco o seis balazos a Aramburu. Cuatro balazos le dieron en la pierna, el cuello y el pecho.

Federico Martin Aramburu en el Mundial de Francia. Foto: AFPFederico Martin Aramburu en el Mundial de Francia. Foto: AFP

Shaun trató de practicarle un masaje cardíaco. Una mujer llamó al SAMU, que llegó inmediatamente, pero ya no había nada más que hacer. Federico estaba muerto. Shaun no quiso ser tratado y permaneció al lado de su amigo.

Según otros informes, las cámaras de vigilancia identificaron a otro de los sospechosos. La información de “Le Point”, confirmada por el “Journal du Dimanche”, es que se trataría de un activista del sindicato de extrema derecha Groupe Union Defense (GUD), ya conocido por la policía. Pero por el “secreto de sumario, la brigada no confirma ni desmiente las identidades.

Martin Aramburu había ganado dos títulos de campeón de Francia en 2005 y 2006 con Biarritz, donde se había instalado con su mujer y sus tres hijos tras su retiro del deporte. También había vestido en 22 ocasiones la camiseta de Los Pumas, con la que privó a la Selección francesa de un tercer puesto en el Mundial de 2007, en el Stade de France. Un estadio que le rindió homenaje en la noche del sábado durante el partido entre Francia e Inglaterra, al que él pensaba asistir con sus amigos durante el Torneo de las Seis Naciones.

Allí estaban la alcaldesa de París, Anne Hidalgo y el primer ministro Jean Castex, que se comprometieron frente al embajador argentino, Leonardo Costantino, “a profundizar la investigación”, tras el homenaje en las pantallas del estadio.

Federico era afiliado radical y militante, como muchos de los rugbiers argentinos en Francia. Docenas de dirigentes de la UCR llamaron para ponerse a disposición de la familia, más allá de cualquier división interna.

NOTICIAS RELACIONADAS