-1.1 C
Bariloche
InicioPolíticaEl Gobierno ahora señala inconsistencias en el inventario y la misión de...

El Gobierno ahora señala inconsistencias en el inventario y la misión de Gendarmería en Bolivia y apunta contra Macri

Según un relevamiento preliminar del ministerio de Seguridad no coinciden la cantidad de armamento enviado a La Paz con el que registró la policía de ese país ni la tareas realizadas por el Grupo Alacrán en 2019.

Luego de la denuncia del gobierno boliviano por el presunto envío de material bélico durante los días posteriores a la renuncia forzada de Evo Morales a la presidencia, la administración de Alberto Fernández acelera la auditoría interna para conocer posibles irregularidades del gobierno de Mauricio Macri.

El ministerio de Seguridad constató a través de un informe la partida de un avión Hércules de la Fuerza Aérea desde el aeropuerto de El Palomar en el que viajaron integrantes del grupo de elite de Gendarmería Alacrán con armamento.

Hasta el momento, la jefa de la cartera de Seguridad Sabina Frederic trasladó a Presidencia documentación que verifica el envío de 10 pistolas semiautomáticas; 2 escopetas de repetición; 5 carabinas automáticas; 2 ametralladoras; 2 fusiles de repetición; 12 chalecos antibalas; 12 cascos balísticos; 2 escudos balísticos; 2 visores nocturnos y 8.820 municiones de distintos calibres, de las cuales 3.600 eran calibre 12-70 MM.

El traslado del arsenal tiene el visto bueno de la Agencia Nacional de Materiales Controlados (ANMAC), el antiguo Renar, fechado el 11 de noviembre, un día después de la renuncia de Morales.

El 12 de noviembre se solicitó y autorizó ampliar a 70.000 cartuchos anti-tumultos marca Fabricaciones Militares, 100 spray de gas pimienta y 661 granadas de mano de gas hostigamiento. Según los funcionarios argentinos el material registrado para el envío representa nada más que una fracción mínima de la que denunció el gobierno de Luis Arce.

El mismo avión Hércules habría regresado a la Argentina con 40 mil municiones. “Se fueron con 70 mil municiones y regresaron con 40 mil. Se perdieron 30 mil en el camino”, señaló un funcionario que le sigue los pasos al Presidente.

En el Ejecutivo argentino insisten en que, si se comparan los elementos autorizados para el envío y los registros de la Policía boliviana, no se consigna la llegada de armamento que salió de la Argentina. La presunción oficial es que las fuerzas de seguridad bolivianas se quedaron con parte del arsenal de manera ilegal.

En el registro de la policía boliviana no se mencionan las granadas de mano ni el spray anti-tumulto y solo aparecen 1.350 cartuchos de los 70 mil que figuran en el registro realizado en Argentina. Por otra parte, las fuerzas bolivianas registraron una manta antibombas y detectores de metales que no aparecen en el inventario de las fuerzas argentinas.

La Cartera de Seguridad desligó a la Policía Federal de la responsabilidad en el envío del material. “Todos los caminos conducen a Gendarmería”, afirman.

La rendición de cuentas del Servicio Administrativo financiero de Gendarmería informó el 15 de julio de 2020 que las fuerzas especiales enviadas a La Paz brindaron seguridad a la embajada desde noviembre de 2019 hasta junio del año pasado y añade que se realizaron ejercicios de entrenamiento y prácticas de tiro con el armamento que fuera llevado en la comisión y que se utilizaron 70 mil cartuchos calibre 12,70 MM.

Este detalle para Frederic representa una inconsistencia por partida doble. Por el tipo y cantidad de armamento y porque el grupo Alacrán no está preparado para hacer entrenamiento con esas municiones. “Los grupos destinados para ese tipo de misión son los Destacamentos Móviles Antidisturbios”, informaron en Seguridad.

“Resulta que fueron a realizar tareas de entrenamiento en el medio de una revuelta. Estamos viendo si toda esa salida del país de fuerzas y de armamentos fue hecha de manera legal. Debe existir el aval de Cancillería y Jorge Faurie ya dijo que no participó. Están admitiendo que hubo un contrabando”, dijo a Clarín un estrecho colaborador del Presidente.

En la Casa Rosada por ahora no tienen planeado accionar contra Macri o ex funcionarios. Asumen que la Justicia podría actuar de oficio. En Bolivia ya hay una denuncia en curso.

Por ahora el Ejecutivo buscan delimitar responsabilidades en las fuerzas de seguridad y no descartan sanciones administrativas si se demuestra que no se cumplieron todos los procedimientos legales necesarios. Aseguran que faltan, por ahora, autorizaciones de Aduana y Cancillería.

En la intimidad de Olivos hablan de un “escándalo internacional”, que tendrá su correlato en tribunales internacionales. Destacan que integrantes de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) ya está estudiando el caso y avanza en una investigación.

El Gobierno tomó conocimiento del envío de armamento primero por parte de la administración boliviana. Luego, el actual embajador argentino Ariel Basteiro informó de manera directa al Presidente.

El representante argentino en La Paz hizo circular el libro de entrada de la sede diplomática en la que figura la carta de agradecimiento del ex titular de la Fuerza Aérea boliviana al gobierno por el envío del material. El viernes el comandante Jorge Gonzalo Terceros Laraque denunció que su firma había sido falsificada.

Alberto Fernández cenó con Evo Morales, en Olivos, en 2020.

Alberto Fernández cenó con Evo Morales, en Olivos, en 2020.

Antes y después del zoom que mantuvo el jueves con el presidente boliviano para grabar un mensaje por la conmemoración de la confraternidad argentino-boliviana, que podrá verse este domingo en la TVP, Fernández habló con Arce sobre las denuncias. El mandatario boliviano le anticipó que su canciller brindaría una conferencia de prensa para denunciar a Macri. Este viernes el ministro de Defensa boliviano Edmundo Novillo aseguró que el expresidente participó del derrocamiento a Morales.

La exministra de Seguridad Patricia Bullrich comunicó este viernes que el envío de los gendarmes fue para preservar la seguridad de la embajada argentina en La Paz, donde habían pedido asilo dos ex ministros de Morales. “Gendarmería evacuó de un hotel a periodistas argentinos que estaban en peligro y a funcionarios del gobierno boliviano, y los acompañó hasta la frontera”, sostuvo la presidenta del PRO, que aseguró que “nunca pasó por sus manos” el supuesto pedido de armamento para la Fuerza Aérea Boliviana.

Una resolución con la firma de Bullrich fechada el 15 de noviembre autoriza el envío de la Gendarmería con ese fin. “Es un hecho escandaloso que muestra el apoyo del presidente de Macri al golpe y de apoyo a las fuerzas sediciosas”, sentenció la ministra Frederic en declaraciones a CNN.

El incidente vuelve a subir al ring a Macri y a Bullrich, que la semana pasada decidió deponer su candidatura en al Ciudad para conformar una lista de unidad. “Quizá ahora se entiende por qué se bajó de su candidatura. Si se comprueba que el Ministerio de Seguridad tuvo participación, como decía el Canciller, son armas que le corresponden a la Policía y Gendarmería, hay una responsabilidad política que va a bajar, empezando por Macri”, sostuvo Leandro Santoro virtual cabeza de lista del oficialismo en la Capital y asesor del Presidente.

NOTICIAS RELACIONADAS