-1.1 C
Bariloche
InicioEducaciónEl Gobierno volvió a suspender las pruebas Aprender y hay polémica

El Gobierno volvió a suspender las pruebas Aprender y hay polémica

Se lo anunciaron este martes a las provincias. Hubo críticas de la ministra porteña Soledad Acuña y de los especialistas.

Una nueva polémica surge en materia educativa. El Ministerio de Educación nacional informó este martes a las provincias que no hará este año las pruebas Aprender. La ministra de Educación porteña Soledad Acuña salió fuerte a criticar la medida, y también se sumaron diversos especialistas a los cuestionamientos.

En lugar de hacer la evaluación censal, a todos los estudiantes del último año de la primaria -como correspondía este año-, el Ministerio hará una “prueba piloto” en 120 escuelas. A esto se agregará encuestas a docentes, estudiantes, directivos que servirán como una evaluación integral del sistema educativo desde la mirada de los actores. La Argentina tiene más de 22.000 escuelas primarias.

Por la pandemia, el año pasado el Gobierno también había suspendido el Operativo Aprender, con lo cual ya van dos años seguidos sin que se pueda conocer cómo evolucionaron los aprendizajes.

También el año pasado se había reemplazado la prueba Aprender por una encuesta y evaluación de la “continuidad pedagógica” respondida por docentes, estudiantes, directivos.

Desde el Gobierno dijeron que la nueva edición del operativo Aprender se hará en abril del año que viene, cuando haya más presencialidad escolar.

La crítica de Acuña no se hizo esperar. “Las evaluaciones contribuyen a procesos de mejora educativa continua, promueven la reflexión sobre la tarea de enseñar y ayudan a alcanzar las metas planteadas. Por eso, este año es clave contar con información para saber dónde estamos y tomar decisiones basadas en evidencia”, dijo la ministra de Educación porteña.

“A nivel nacional, las evaluaciones Aprender aportan información valiosa sobre la educación en nuestro país y hoy, más que nunca, discontinuarlas sería un error”, agregó.

Según dijo el ministro de Educación Nicolás Trotta a Clarín, la decisión de suspender el Operativo Aprender este año se debe a que se debe garantizar que todos los alumnos puedan responder al mismo tiempo. La prueba debe hacer el mismo día, y para eso es necesario garantizarse de que haya presencialidad en todos lados.

Por calendario, el operativo Aprender se toma habitualmente en algún día del mes de octubre y los resultados son comunicados en marzo del año siguiente.

Desde el Gobierno nacional también justificaron la decisión en que están desarrollando un “Plan Nacional de Evaluación 2021-2022 que incluye una variedad de enfoques, estrategias, componentes e instrumentos que nos permitan abordar distintos aspectos de la educación escolar que son objeto de evaluación, especialmente en el contexto excepcional de la pandemia”.

“Se está terminando de elaborar, va a ser presentado al Consejo de la Calidad Educativa presidido por Axel Rivas, va a ser objeto de intercambio con los docentes a través de sus representantes y discutido y consensuado con las autoridades jurisdiccionales. Nos preocupa y ocupa contestar qué se aprendió en este tiempo excepcional de pandemia que aún transcurre y para ello necesitamos más y mejores herramientas de evaluación”, dijeron fuentes oficiales a Clarín.

La visión de los especialistas

Guillermina Tiramonti, investigadora de FLACSO, fue dura con la medida oficial. “Prueba Aprender o cualquier otra, una evaluación hay que tomar. Se puede repensar la forma, pero hay que saber qué pasó este tiempo sin clases presencialesEs imprescindible. No se puede hacer ningún proyecto educativo sin saber el impacto que tuvo la pandemia sobre los alumnos”, dijo a Clarín.

“Ahora se necesita un esfuerzo pedagógico muy grande y es una irresponsabilidad total no evaluar. Es como si fueras al médico y que te dieran una medicación sin el análisis. Y hay que evaluar seriamente. No me parece mal hacer una encuesta y recoger las opiniones de docentes y estudiantes, pero tenés que ver qué aprendieron los chicos”, agregó.

El especialistas Gustavo Iaies también fue crítico. “Después de dos años de confusión, de discutir la presencialidad, de evaluar el alcance de la virtualidad, de la deserción….. la decisión parece ser profundizar la pérdida de claridad. ¿Para qué evaluamos? Para saber cómo estamos, qué debemos mejorar, cuáles son los puntos que requieren mayor trabajo. Quedarnos sin resultados es discutir sin saber dónde están los chicos, cuánto perdieron, sobre qué tenemos que trabajar para mejorar, para ayudarlos, dijo a Clarín.

“Las autoridades deberían pensarlo, no se trata de dejar a los chicos solos, sin guías, sin parámetros. Estamos construyendo nubes de confusión que dificultan ayudarlos. Es una pena”, agregó.

Y también opinó Gustavo Zorzoli, educador y ex rector del Colegio Nacional de Buenos Aires. “Discontinuar el operativo de evaluación es de un daño incalculable. No solo es una estrategia para seguir ocultando la grave situación que atraviesan nuestros estudiantes, lo que sucede no solo en términos de aprendizajes; es una maniobra política que me avergüenza como docente y defensor de la educación pública”.

El “operativo Aprender” es una prueba estandarizada de Matemática y Lengua dirigida a todos los estudiantes que terminan la primaria y la secundaria. Es censal y se toma el mismo día, a la misma hora, en todas las escuelas del país. Es bianual: un año se les toma a los alumnos de la primaria y al siguiente a los de la secundaria.

El último operativo se tomó en octubre de 2019 a los secundarios. Los resultados son preocupantes: sólo el 28,6% de los chicos que terminan la educación medió tuvieron a un nivel satisfactorio en Matemática y el 42,8% se ubicaron “por debajo del básico”.

La prueba censal del operativo Aprender se complementa con otra muestral de Ciencias Naturales y Ciencias Sociales. En la teoría, sus resultados se usan para seguir la evolución de los aprendizajes de los alumnos y como insumo para tomar decisiones de política educativa.

La prueba Aprender adquirió la actual forma y nombre a partir del gobierno de Mauricio Macri, que hizo de este tema un caballito de batalla. En realidad, fue el rediseño de otra prueba de los aprendizajes que ya existía en el país (el Operativo Nacional de Evaluación -ONE) que había recibido muchas críticas durante el gobierno de Cristina Kirchner por dos motivos principales: porque no lo contestaban muchos alumnos y sus resultados perdían representatividad; y porque ese gobierno no informaba los resultados ni en tiempo (un año después) ni en forma pública.

NOTICIAS RELACIONADAS