21.9 C
Bariloche
InicioInternacionalÉxodo y mortalidad: por qué Bulgaria enfrenta una drástica caída de su...

Éxodo y mortalidad: por qué Bulgaria enfrenta una drástica caída de su población

El país europeo tiene hoy 6,5 millones de habitantes. En 1988 eran 8,9 millones. ¿Qué pasó?

Bulgaria se vacía. Los datos de la Oficina de Estadísticas de la Comisión Europea (Eurostat) y del primer censo búlgaro en 10 años muestran que la pérdida de población que empezó a finales de los años 80 del pasado siglo no frena.

De los 8,9 millones de habitantes de 1988, cuando el país alcanzó su máximo, a mediados de 2021 se había quedado en 6,5 millones. Sólo en la última década, del censo de 2011 al de 2021, la pérdida equivale al 11,5% de la población, unas 844.000 personas.

Los expertos ven tres factores determinantes: el país tiene, en comparación con sus vecinos europeos, una alta tasa de mortalidad del 15,5 por 1.000 anual.

A eso se une una elevada tasa de emigración y una nula tasa de inmigración. La esperanza de vida en 2019 (antes de los efectos de la pandemia) era de 75,10 años. Italia o España superan los 83 años.

El desarrollo económico no frena la caída de población.

Cuando Bulgaria entró en la Unión Europea en 2007, de la mano de Rumania y tres años después de sus vecinos de Europa central y oriental, el país contaba con una renta per cápita de 4.240 euros.

A finales de 2020 ya era más del doble: 8.840 euros. En ese período el salario mínimo subió de 92 a 332 euros y el salario medio anual pasó de 2.594 euros a 7.771 euros. Esos datos no impiden una masiva emigración.

Migración

Los últimos datos de Naciones Unidas aseguran que el 22% de la población búlgara vive en el extranjero, una tasa que supera a la mayoría de naciones del planeta y que supone más de 1,5 millones de personas, de los que casi 900.000 son mujeres.

Cuando el país entró en la Unión Europea en 2007 ese porcentaje de población residente en el extranjero era aproximadamente del 12%. Cuando cayó el régimen comunista en 1990 era del 7%.

El primer destino de los emigrantes búlgaros es Turquía, donde viven legalmente 652.900. Le sigue Alemania (262.462), España (121.435), Estados Unidos (79.415), Grecia (71.043) e Italia (62.358).

La catedral Alexander Nevski, en Sofia, un ícono de Bulgaria, en una imagen de 2019. Foto: AFPLa catedral Alexander Nevski, en Sofia, un ícono de Bulgaria, en una imagen de 2019. Foto: AFP

La pérdida de población puede entrar en un círculo vicioso, según explicó Magdalena Kostova, experta del Instituto Nacional de Estadísticas: “La población está envejeciendo”.

Sus datos aseguran que el 23,9% del país tiene más de 65 años y sólo el 14% es menor de edad.

El proceso se registra en toda la Unión Europea, pero en Bulgaria sobresalen las cifras.

La situación es dramática en el norte del país, la zona más pobre y rural, fronteriza con Rumania, sin grandes ciudades ni lugares turísticos.

Algunas ciudades de esa región han perdido casi 30% de su población en una década. Vidin es la zona cero de la despoblación búlgara, como reflejaba este reportaje del diario online ‘Balkan Insight’, en el que se contaba que la ciudad había tenido 162.000 habitantes en 1985 pero que en 2018 ya iba por 85.000.

Pronóstico reservado

Las previsiones estiman que el país podría perder entre 1,4 y 1,5 millones de habitantes durante esta década para llegar a 2030 con apenas cinco millones.

Según un informe de los expertos en demografía Georgi Burdarov y Nadezhda Ilieva, ese es el escenario más probable con las tendencias actuales.

Estiman también que el 26% de las localidades del país estarán despobladas. Su informe cuenta también que “el 60% del territorio de Bulgaria será un ‘desierto’ demográfico”.

Otros casos

El caso búlgaro es llamativo pero no es el único así en la región. Macedonia del Norte perdió el 10% de su población en dos décadas. Desde que el país se independizó tras el desmoronamiento bélico de Yugoslavia ha perdido 600.000 habitantes.

Croacia perdió en un década casi el 10% de sus habitantes, y Albania el 37% en tres décadas, 1,7 millones de personas. De creer las previsiones de Naciones Unidas, la actual Albania, que tiene casi tres millones de habitantes, tendrá apenas un millón a finales de siglo.

Casi la mitad de los bosnios, en parte por problemas similares a sus vecinos y en parte por las consecuencias económicas de la posguerra (fue el país de la antigua Yugoslavia que más sufrió en términos de bajas humanas y daños materiales), vive fuera del país. Kosovo perdió entre 2007 y 2018 al 15,4% de su población.

Las proyecciones de Eurostat muestran que la emigración que sufren estos países aumentará rápidamente su edad media.

En 2050 Rumania y Bulgaria serán ocho años más viejas. Cuanto más vieja es una población menos niños tiene para reemplazarla y más dificultades tiene para encontrar la mano de obra necesaria.

Un círculo vicioso: menos ingresos por impuestos, más gasto público por pensiones de jubilación y sanidad.

NOTICIAS RELACIONADAS