10.9 C
Bariloche
InicioEconomíaGuzmán confía en que Rusia aportará DEGs a un fondo común

Guzmán confía en que Rusia aportará DEGs a un fondo común

El ministro de Economía pidió ayuda para acelerar la creación de un fideicomiso de US$ 50.000 millones con recursos de los países más ricos, pero recién se pondría en marcha a fin de año.

Eran las 22.49 del viernes pasado cuando Martín Guzmán se tiró en un sillón a chatear. Llevaba la camisa arrugada y afuera del Hotel Metropol nevaba. Sin mayores anuncios y con temperaturas bajo cero, el ministro de Economía cerró su gira por Moscú con la convicción de haber sido escuchado en su búsqueda de inversiones y apoyo para acceder a financiamiento de los países ricos.

Guzmán se reunió la semana pasada junto a Alberto Fernández con el presidente Vladimir Putin, y su par de ese país, Anton Siluanov, a quien le pidió ayuda para acceder al Fondo de Resiliencia y Sustentabilidad (RST, por su sigla en inglés) impulsado por el organismo multilateral y que se financiará con los derechos especiales de giro (DEGs) de las países con recursos sobrantes, entre ellos la federación rusa.

También encabezó presentaciones con powerpoint frente a 15 empresarios del sector energético, industrial, financiero y tecnológico, varios de los cuales vinieron a la Argentina en diciembre pasado para explorar inversiones y pidieron garantías para girar dólares al exterior.

Hay buena predisposición, tanto como para financiar inversiones rusas en la Argentina, pero esto lleva su tiempo, y fundamentalmente que el directorio oficialice la creación de ese fondo“, señaló una fuente oficial al tanto de la gira en Rusia, país que ocupa el noveno lugar por su cuota de DEG en el FMI (US$ 181.000 millones).

Con reservas al límite, el Gobierno busca hacerse de dólares de cara a la firma del acuerdo con el FMI, que debería cerrarse en tres semanas. El organismo exige acumular US$ 5.000 millones este año, pero Guzmán se opone a una devaluación. Por ello, será clave el financiamiento externo. Además de los desembolsos sujetos a revisiones que se negocian con el Fondo y los créditos con bancos multilaterales, Economía apuesta a una “tercera línea” del Fondo.

Se trata del fideicomiso de Resiliencia de u$s 50.000 millones, aprobado el año pasado por el G20, para ayudar a los países de ingresos bajos y medianos, en este último caso con ingresos per capita menores a US$ 12.000. La Argentina, según Guzmán, tiene un ingreso per capita de US$ 10.000, pero todavía no está claro si será beneficiada y aun así habrá que esperar al menos hasta fin de año para que la inicitiva sea aprobada por el directorio y esté operativa.

La Argentina recibió US$ 4.334 millones de DEGs el año pasado por la distribución global del FMI por la pandemia, los cuales prácticamente se agotaron con el pago de casi US$ 1.100 millones al FMI en las últimas dos semanas. En ese marco, Guzmán busca que los países con recursos sobrantes los coloquen en el nuevo fondo para que las naciones necesitadas, como Argentina, puedan financiarse a largo plazo con tasas accesibles.

La otra pata que cobró nuevo impulso es la reducción de las sobretasas para ahorrar unos US$ 1.000 millones de intereses por año, después del apoyo de China en la visita de Alberto Fernández a ese país.

NOTICIAS RELACIONADAS