-7.1 C
Bariloche
InicioInternacionalHallan cascos y armas de la primera gran batalla naval de la...

Hallan cascos y armas de la primera gran batalla naval de la historia entre griegos y cartagineses

Tuvo lugar en el año 540 a.C en la costa de Córcega. El descubrimiento arroja una nueva luz sobre la historia antigua.

Cascos y armas de la batalla de Alalia, un combate naval que tuvo lugar en el año 540 a.C entre cartagineses, aliados con los etruscos, contra los griegos de la colonia focense, situada al este de Córcega, fueron hallados por arqueólogos del Parque Arqueológico de Paestum-Velia.

Lo anticipó a ANSA en exclusiva el director general de los museos, Massimo Osanna. Se trata de un descubrimiento, subraya el estudioso, “que arroja una nueva luz sobre esta fascinante página de la historia antigua”.

El ministro de Cultura de Italia, Darío Franceschini celebró el hallazgo y subrayó la importancia de “seguir invirtiendo con convicción en la investigación arqueológica, que nunca deja de devolver piezas importantes de la historia del Mediterráneo”.

Imagen de un sector del parque arqueológico  de Paestum-Velia, que trabajó en el descubrimiento..Imagen de un sector del parque arqueológico de Paestum-Velia, que trabajó en el descubrimiento..

La primera gran batalla naval

Corría el año 540 a. C. cuando se produjo la primera gran batalla naval de la historia frente a las costas de Córcega, en lo que los antiguos llamaban el mar de Cerdeña.

Una épica y sangrienta lucha de la que habla Heródoto y que vio asentados en la ciudad corsa de Alalia a los poderosos Focei, colonos griegos, bajo el ataque conjunto de etruscos y cartagineses. En el choque, afirma el partisano Heródoto, ganaron los griegos.

Y sin embargo, los barcos que habían logrado salvar ya no podían luchar, tanto que tuvieron que embarcar a las familias, abandonar Alalia y dirigirse al sur de Italia, donde eran hábiles comerciantes, compraron un terreno y fundaron Hyele , luego renombrada Elea (Velia según los romanos), la ciudad de Magna Graecia que fue el lugar de nacimiento del filósofo Parménides.

Y justo allí surgen ahora armas, con toda probabilidad procedentes de aquella épica batalla.

Iniciadas el verano pasado en lo alto de lo que fue la acrópolis de la ciudad, justo debajo de los restos aún evidentes del templo dedicado a Atenea, las excavaciones dirigidas por Francesco Scelza sacaron a la luz los restos de una estructura rectangular de tamaño considerable, 18 metros de largo por 7 de ancho, que data del siglo VI a.C.

En el interior, sobre un piso de tierra batida, cerámicas pintadas todas marcadas con la inscripción Ire (“sagrado”) que certifica la advocación a la divinidad, elementos arquitectónicos decorativos en barro cocido que son realizados por trabajadores cumanos, no en vano quizás uno de las ciudades griegas en primera línea contra los etruscos del mar, así como algunos fragmentos del antiguo techo.

Y no es todo. Porque junto a la cerámica el suelo del templo albergaba diversas armas de bronce y hierro.

Una recreación artística de la batalla de Alalia entre griesgos y cartagineses.Una recreación artística de la batalla de Alalia entre griesgos y cartagineses.

Según Scelza, hay muchos fragmentos de armas, los que en este momento aparecen como las piezas de un gran escudo decorado y dos espléndidos cascos en perfecto estado: uno etrusco del tipo “gorra”, que los expertos señalan como Negau, por el nombre del lugar esloveno donde fueron encontrados por primera vez, el otro de estilo calcídico.

Y la mayor sorpresa está justo aquí.

“Son reliquias ofrecidas a Athena, con toda probabilidad los restos de la batalla de Alalia”, dijo Osanna, quien a la espera de la llegada de la nueva directora, Tiziana D’Angelo, se hizo cargo de la gestión del parque el último año.

Por supuesto, estas son las primeras consideraciones. Liberados de la tierra hace apenas unos días, los dos cascos aún deben limpiarse en el laboratorio y estudiarse.

En su interior podría haber inscripciones, lo cual es bastante frecuente en las armaduras antiguas, y estas podrían ayudar a reconstruir con precisión su historia, quién sabe tal vez incluso la identidad de los guerreros que las portaron.

Ya de esta forma, sin embargo, el hallazgo del templo arcaico con su datación y con los objetos conservados en su interior esclarece muchos detalles de aquella historia de hace más de 2.500 años.

“La estructura del templo más antiguo data del 540-530 aC, es decir, los años inmediatamente posteriores a la batalla de Alalia”, apuntó Osanna.

Mientras que el del templo más reciente, que se cree que es del período helenístico, data del 480-450 a. C. y luego sufrió una reestructuración en el siglo IV. a C.

Por lo tanto, es posible que los Focei que huían de Alalia lo levantaran inmediatamente después de su llegada a este tramo de costa – hoy identificado entre Punta Licosa y Palinuro en la provincia de Salerno – donde, como era su costumbre y como Heródoto dice una vez más, en tratos con los indígenas Enotri habían comprado las tierras necesarias para establecerse y retomar los florecientes negocios por los que eran famosos.

No hace falta decir que la fundación del templo en este proceso debía considerarse de crucial importancia para el éxito del nuevo asentamiento y que el recuerdo de la cruenta batalla aún estaba muy vivo, tanto como para ofrecer a la diosa, para propiciar su benevolencia, las armas desgarradas a los enemigos etruscos en esa épica batalla en el mar que, de hecho, había cambiado el equilibrio de poder en el Mediterráneo.

Casi lo mismo sucederá un siglo después, en el 474 a. C. con la batalla de Cuma. Y si en Alalia los griegos finalmente se vieron obligados a huir, en Cuma los etruscos sucumbirán, arrastrando al abismo a la cercana Pompeya, al menos durante un largo período de tiempo. Pero esta es, sin duda, otra historia.

NOTICIAS RELACIONADAS