Los incendios arrasaron una superficie de más de 80 mil kilómetros cuadrados incluidas 2 mil viviendas desde septiembre. Afectaron a mil millones de animales, principalmente mamíferos, aves y reptiles, según la estimación de ecologistas australianos.