2.9 C
Bariloche
InicioInternacionalLa alianza entre la NASA y Rusia en el espacio se tambalea...

La alianza entre la NASA y Rusia en el espacio se tambalea por noticias en el planeta Tierra

La relación entre las agencias espaciales se enfrenta a una serie de pruebas difíciles, como el arma antisatélite y las fricciones sobre Ucrania.

Cuando los militares rusos hicieron estallar un viejo satélite en pedazos el mes pasado con un misil antisatélite, los funcionarios estadounidenses reaccionaron airadamente, advirtiendo que miles de pequeños trozos de nuevos desechos orbitales podrían poner en peligro a los astronautas de la Estación Espacial Internacional.

Dmitry Rogozin, jefe de Roscosmos, la agencia espacial rusa, pareció compartir parte de esa frustración.

El empresario japonés Yusaku Maezawa reacciona mientras habla con su familia después de ponerse los trajes espaciales poco antes del lanzamiento a la Estación Espacial Internacional (ISS) en el cosmódromo de Baikonur, Kazajistán, 8 de diciembre de 2021.  REUTERS/Shamil ZhumatovEl empresario japonés Yusaku Maezawa reacciona mientras habla con su familia después de ponerse los trajes espaciales poco antes del lanzamiento a la Estación Espacial Internacional (ISS) en el cosmódromo de Baikonur, Kazajistán, 8 de diciembre de 2021. REUTERS/Shamil Zhumatov

“No, no me gusta”, dijo Rogozin, que inicialmente restó importancia a la amenaza de los desechos, en una entrevista reciente.

Señaló su preocupación “por el hecho de que haya muchos desechos dispersos en la órbita”.

Aunque el peligro para los astronautas de la estación espacial ha disminuido, el impacto diplomático de la acción militar rusa en la órbita se cierne sobre ellos.

La prueba de armamento del 15 de noviembre provocó una rara intersección de dos componentes de los lazos bilaterales entre Estados Unidos y Rusia:

por un lado, las bravuconadas y provocaciones que definen su tensa relación militar; por otro, la antigua amistad entre la NASA y la agencia espacial rusa.

Durante dos décadas, la estación espacial ha sido un símbolo de triunfo diplomático entre Estados Unidos y Rusia, normalmente aislado de las tensiones en la Tierra.

Los astronautas rusos viajaron a la órbita en el transbordador espacial, y cuando éste dejó de volar, la nave rusa Soyuz se convirtió en el único viaje de la NASA a la órbita durante casi una década.

La estación también requiere la cooperación de las dos potencias espaciales para funcionar.

El segmento ruso depende de la electricidad generada por los paneles solares estadounidenses, mientras que la estación en su conjunto depende de los equipos rusos para controlar su órbita.

Pero ahora, la prueba antisatélite, así como las crecientes tensiones entre Estados Unidos y Rusia sobre Ucrania y otros asuntos, están complicando la amistad de décadas entre la NASA y Roscosmos.

Acuerdos en riesgo

Mientras las dos agencias intentan asegurar un par de acuerdos que sostengan su relación durante los próximos años, se están dando cuenta de que los asuntos en órbita no pueden evitar estar vinculados a los conflictos en tierra.

Los acuerdos se han estado preparando durante años.

Uno de ellos permitiría a los astronautas rusos volar en la cápsula Crew Dragon de SpaceX para los viajes a la estación espacial, a cambio de asientos en la nave espacial rusa Soyuz para los astronautas estadounidenses.

El otro acuerdo consolidaría la alianza entre la NASA y la estación espacial hasta 2030.

Ambos acuerdos requieren el visto bueno de los funcionarios de la Casa Blanca, cuya principal preocupación es desactivar el conflicto militar con Rusia por Ucrania.

También deben pasar por el Departamento de Estado de Estados Unidos, donde los funcionarios están estudiando opciones para disuadir a Rusia de lanzar armas antisatélite en el futuro.

Los acuerdos para impulsar la cooperación espacial se están enredando con las reacciones a estos otros asuntos.

“Espero que este proyecto no se politice”, dijo Rogozin sobre los acuerdos, “pero nunca se puede estar seguro”.

Rogozin pareció reconocer que el futuro de la relación espacial está en manos de los líderes de las naciones.

“En el sentido de conseguir la aprobación de este programa”, dijo, “Roscosmos tiene plena confianza en el presidente y el gobierno rusos”.

Rogozin, ex viceprimer ministro que supervisó la industria armamentística rusa, tiene experiencia directa con el lado díscolo de la relación entre Estados Unidos y Rusia.

Estados Unidos lo sancionó personalmente en 2014 después de que Rusia anexionara Crimea.

Eso le ha impedido entrar en Estados Unidos y ha complicado su capacidad para reunirse con sus homólogos estadounidenses.

Bill Nelson, el ex senador de Florida que ejerce como administrador de la NASA bajo el mandato del presidente Joe Biden, calificó en su momento de “lamentable” la prueba de misiles de Rusia.

Pero suavizó su tono durante las conversaciones posteriores con Rogozin, expresando su preocupación por la nueva nube de desechos espaciales, pero asumiendo que su homólogo no sabía de antemano que los militares rusos iban a lanzar la prueba antisatélite.

Nelson dijo en una entrevista que cree que Rogozin “está entre la espada y la pared, porque no puede decir mucho” sobre la prueba del arma.

“Ha tenido que ser bastante recatado, lo que entiendo perfectamente”, añadió Nelson.

El día antes de la prueba, una delegación de altos funcionarios de la NASA, incluido el administrador asociado de la agencia, Bob Cabana, voló a Moscú para negociar cara a cara con sus homólogos rusos.

Durante los días de reuniones posteriores a la prueba, y durante una cena con Rogozin, afirmaron su deseo de cerrar el acuerdo de trueque de vuelos de astronautas y de ampliar la asociación de la estación espacial más allá de 2024 hasta 2030.

“Tenemos la intención de hacer ambas cosas. No firmamos ningún acuerdo, pero fue una discusión muy productiva”, dijo Cabana, que fue enviado a Moscú para las conversaciones en parte porque es bien conocido por los funcionarios espaciales rusos como ex astronauta de la NASA.

Con las tensiones sobre la prueba de armamento en ciernes, Rogozin anunció a principios de este mes que Anna Kikina, la única mujer en el cuerpo de astronautas de Rusia, sería la primera rusa en virtud del acuerdo en volar en la cápsula Crew Dragon de SpaceX el próximo otoño.

Dijo en la entrevista que, en virtud del próximo acuerdo, espera volar “al menos una tripulación integrada al año” desde 2022 hasta 2024.

Kikina y otros astronautas rusos ya han visitado lugares en Estados Unidos para entrenarse mientras continúan las negociaciones.

Sin embargo, Rogozin dijo que Roscosmos no podría aceptar una ampliación de la presencia rusa en la estación espacial a menos que Estados Unidos elimine las sanciones impuestas a dos empresas rusas añadidas a una lista negra estadounidense el año pasado por sus presuntos vínculos militares.

Las sanciones, dice, impiden a Rusia construir las piezas necesarias para que la estación espacial sobreviva hasta 2030.

“Realmente no hay política detrás de lo que estoy diciendo”, dijo Rogozin.

“Para darnos la capacidad técnica de producir lo que sea necesario para esta ampliación, primero hay que levantar estas restricciones”.

Nelson, de la NASA, dice que ha hablado con la Casa Blanca sobre los acuerdos para intercambiar plazas de astronautas con los rusos y ampliar la estación espacial.

Con la prueba antisatélite y otras tensiones geopolíticas en primer plano, indicó que se ha avanzado poco en la aprobación de los acuerdos.

“Todo esto está por determinar”, dijo.

El acuerdo de intercambio de astronautas también debe ser revisado por el Departamento de Estado, que está sopesando opciones para una respuesta más amplia a la prueba de armamento de Rusia.

Un portavoz del Departamento de Estado declinó hablar de las posibles medidas, diciendo que “no adelantamos nuestras opciones de respuesta”.

Pero señaló las declaraciones de este mes de Kathleen Hicks, subsecretaria de Defensa:

“Nos gustaría que todas las naciones estuvieran de acuerdo en abstenerse de realizar pruebas de armas antisatélite que generen desechos”.

Dos funcionarios estadounidenses, que hablaron bajo condición de anonimato para discutir los planes tentativos, dijeron que eso podría significar pedir una moratoria internacional sobre las pruebas de armas antisatélite destructivas, tal vez durante la Conferencia de Desarme en Ginebra el próximo año, en lugar de insertar un lenguaje relacionado con las armas antisatélite en los acuerdos de la NASA con Rusia.

Rogozin dijo que no creía que Rusia fuera a realizar otra prueba antisatélite.

“¿Si habrá otras pruebas de tipo similar?

Es más probable que no que sí”, dijo.

Pero incluso si la irritación del arma antisatélite se desvanece, la alianza entre la NASA y Roscosmos se ha ido reduciendo gradualmente, y la relación se centra ahora principalmente en la estación espacial.

En las décadas de 1990 y 2000, Estados Unidos consideraba que la estación espacial era un lugar crucial “para acercarse a Rusia y construir nuevas relaciones con ellos después de la Guerra Fría, y para mantener su industria aeroespacial empleada de forma remunerada haciendo cosas buenas, y no haciendo cosas malas” para países como Irán y Corea del Norte, dijo Brian Weeden, analista de la Fundación Mundo Seguro, un grupo de expertos.

Esas condiciones han cambiado.

La NASA dejó de pagar hasta 90 millones de dólares por asiento de astronauta en la cápsula rusa Soyuz cuando la Crew Dragon de SpaceX empezó a volar con estadounidenses al espacio en 2020, cortando una fuente clave de ingresos para la agencia rusa.

Siguiendo las órdenes del Congreso de destetar al sector espacial estadounidense de la industria espacial rusa, una empresa de cohetes estadounidense dejó este año de comprar motores de cohetes de fabricación rusa, eliminando otra fuente de ingresos.

Además, Rusia no se encuentra entre el grupo de aliados de Estados Unidos que colaboran con la NASA para enviar astronautas a la Luna en la próxima década.

En cambio, se ha asociado con China en su programa lunar.

Aunque la cooperación en la estación espacial podría ampliarse, probablemente codificaría el último capítulo de la relación espacial civil entre Estados Unidos y Rusia, dijo Weeden.

La NASA pretende estimular un mercado de puestos orbitales de investigación de construcción privada que acaben sustituyendo a la estación espacial, una medida que podría arrancar uno de los últimos hilos que unen a los dos socios.

“La relación con la ISS”, dijo Weeden, “surgió de un conjunto único de circunstancias que creo que ya han pasado”.

NOTICIAS RELACIONADAS