3.9 C
Bariloche
InicioPolicialesLa familia de una argentina asesinada por su esposo en Europa pide...

La familia de una argentina asesinada por su esposo en Europa pide recuperar a la beba que quedó en un orfanato

Antonella Orihuela, vecina de Almirante Brown, fue víctima de femicidio. Su esposo la mató y se suicidó. Su hija de un año y nueve meses no tiene a nadie allá.

Una joven argentina fue asesinada por su esposo, también argentino, en Barcelona. El femicida se suicidó pocas horas después, todo frente a la pequeña hija de ambos.

Los tíos maternos de la nena, de apenas un año y nueve meses, piden que se aceleren los tiempos burocráticos para traerla a nuestro país.

“Mi sobrina está completamente sola, sin familia, en una delegación de cuidado de la infancia en Barcelona. Nosotros estamos en contacto con la psicóloga que la atiende y nos hemos reunido con el cónsul, pero nos dicen que entre todo el papelerío pueden pasar quince días o tres meses. Necesitamos estar con ella lo antes posible”, pide Ezequiel Orihuela, hermano de Antonella, la joven asesinada.

Desde su casa en Longchamps, partido de Almirante Brown, la familia no paró de moverse para recuperar a la nena. Se enteraron del femicidio después de varios días sin tener contacto con Antonella y por una historia de Instagram que compartió una amiga española de la víctima.

“Mi hermana dejó de responder mensajes el jueves a las 11 de la mañana”, cuenta Ezequiel.

“Después de que mi hermano y yo escribiéramos en un grupo de WhatsApp familiar saludando -recapitula-, ella contestó con una pregunta que me resultó inquietante: ‘¿Ustedes hablan con Adrián?’. Ese día le escribí a su esposo a ver qué pasaba, me contestó normal y me mandó una foto de la nena durmiendo, a eso de las 18.30″. Se cree que ya a esa hora Adrián ya había matado a Antonella.

Femicidio y suicidio

Durante la noche del jueves el hombre habría subido el cuerpo de la mujer al auto y también a la hija de ambos. Condujo con maniobras peligrosas, aparentemente buscando volcar el coche y hacer pasar el femicidio por un accidente de tránsito, pero no lo consiguió.

Antonella Orihuela fue asesinada por su marido frente a su pequeña hija.

Antonella Orihuela fue asesinada por su marido frente a su pequeña hija.

Testigos de esa zona catalana llamaron a la policía varias veces hasta que vieron un foco de incendio. Cuando los bomberos llegaron al lugar encontraron los restos de Antonella y, a diez metros, el auto con Adrián adentro, quien acababa de ahorcarse. En el asiento trasero estaba, ilesa, la hija.

“Creemos que fue testigo de todo, incluso del asesinato de su mamá. Estaban todos en la casa porque tenían covid y porque, a pesar de las reiteradas denuncias por violencia doméstica que hizo mi hermana, la obligaban a vivir bajo el mismo techo que su marido”, denuncia el hermano.

La pareja se había conocido en Argentina en 2011, él se fue a trabajar a Barcelona en 2016 y un año después volvió para casarse con Antonella. El 1° de agosto de 2017 ambos se trasladaron definitivamente a España y hace menos de dos años nació la hija en común.

La familia de Antonella se comunicaba a diario con ella desde Argentina por WhatsApp y una vez por semana a través de videollamadas. En marzo, justamente durante una de esas comunicaciones por video, fueron testigos de un accidente doméstico en el que la nena se volcó agua caliente encima.

“Tocó una taza en la que Adrián se estaba haciendo un té y se quemó. Escuchamos los gritos del papá insultando a mi hermana, culpándola. Ella cortó la comunicación y nosotros nos quedamos muy preocupados pero sin poder hacer nada desde acá”, relata Ezequiel.

Ese sería el comienzo de un proceso de divorcio violento. Con la nena todavía internada por la quemadura, el hombre inició acciones legales.

“Tenía la intención de sacarle la nena a mi hermana. Ella sufrió violencia psicológica y verbal durante toda la internación. Ya en el domicilio, él agarró a Antonella del brazo, la empujó. Ella llamó a la policía pero como no tenía heridas visibles, lo tomaron como un caso de violencia verbal”, relata el hermano.

Antonella solicitó que desalojaran a su marido del hogar, pero como la casa estaba a nombre de él, la justicia española le permitió quedarse. Es más, según cuenta la familia, Antonella debía seguir viviendo bajo el mismo techo porque si no se consideraría que estaba abandonando a su hija.

“Ella lo denunció muchas veces por maltrato. En una semana la Policía fue tres veces. Sólo una noche mi hermana y mi sobrina estuvieron en un refugio, a la mañana siguiente tenían que volver a su casa. Mi hermana no se podía ausentar sin decirle a él a dónde iba. Era como si ella tuviera prisión domiciliaria”, denuncia la familia.

En octubre estaba fijada la fecha de juicio por las denuncias de violencia, pero la semana pasada Antonella fue asesinada por su marido.

“Ahora incluso nos dicen que acá todavía no llegó la confirmación oficial de la policía de que el cuerpo hallado es el de mi hermana. Todo se está demorando por temas burocráticos y papeleo y mientras los días pasan y mi sobrina sigue sola. Yo saqué el pasaporte para viajar en cuanto me digan, pero estamos totalmente trabados”, denuncia el hermano.

En las últimas horas de este martes el Municipio de Almirante Brown se contactó con la familia y puso a su disposición abogados y especialistas en violencia de género de la Comuna, para acompañarlos en el proceso.

NOTICIAS RELACIONADAS