-1.1 C
Bariloche
InicioInternacionalLa guerra Rusia-Ucrania y la amenaza de provocar una crisis mundial por...

La guerra Rusia-Ucrania y la amenaza de provocar una crisis mundial por la escasez de alimentos

Una porción crucial del trigo, el maíz y la cebada del mundo está atrapada debido a la guerra. Y los precios se disparan.

La guerra en Ucrania ha sacudido los mercados energéticos mundiales. Ahora el planeta se enfrenta a una crisis más profunda: la escasez de alimentos. Una porción crucial del trigo, el maíz y la cebada del mundo está atrapada en Rusia y Ucrania debido a la guerra, mientras que una porción aún mayor de los fertilizantes del mundo está atrapada en Rusia y Bielorrusia.

El resultado es que los precios mundiales de los alimentos y los fertilizantes se están disparando. Desde la invasión del mes pasado, los precios del trigo han aumentado un 21%, la cebada un 33% y algunos fertilizantes un 40%.

El problema se ve agravado por los principales desafíos que ya estaban aumentando los precios y restringiendo los suministros, incluida la pandemia, las restricciones de envío, los altos costos de energía y las recientes sequías, inundaciones e incendios.

Ahora los economistas, las organizaciones de ayuda y los funcionarios gubernamentales advierten sobre las repercusiones: un aumento del hambre en el mundo.

El desastre que se avecina está dejando al descubierto las consecuencias de una gran guerra en la era moderna de la globalización. Los precios de los alimentos, los fertilizantes, el petróleo, el gas e incluso los metales como el aluminio, el níquel y el paladio están aumentando rápidamente, y los expertos esperan cosas peores a medida que los efectos caen en cascada.

“Ucrania solo ha agravado una catástrofe sobre otra catástrofe”, dijo David M. Beasley, director ejecutivo del Programa Mundial de Alimentos, la agencia de la ONU que alimenta a 125 millones de personas al día. “No existe un precedente ni siquiera cercano a esto desde la Segunda Guerra Mundial”.

China, el comprador

Las granjas ucranianas están a punto de perder temporadas críticas de siembra y cosecha. Las plantas europeas de fertilizantes están recortando significativamente la producción debido a los altos precios de la energía. Los agricultores desde Brasil hasta Texas están recortando los fertilizantes, lo que amenaza el tamaño de las próximas cosechas.

China, que enfrenta su peor cosecha de trigo en décadas después de graves inundaciones, planea comprar una cantidad mucho mayor de la menguante oferta mundial. Y la india, que normalmente exporta una pequeña cantidad de trigo, ya ha experimentado una demanda extranjera más del triple en comparación con el año pasado.

En todo el mundo, el resultado será facturas de alimentos aún más altas. En febrero, los precios de los comestibles en EE.UU. ya habían subido un 8,6 % respecto al año anterior, el mayor aumento en 40 años, según datos del gobierno. Los economistas esperan que la guerra infle aún más esos precios.

El equipo de Clarín pudo recorrer lo que quedó del shopping de Kiev bombardeado este fin de semana. Escombros y calles silenciosas, las postales del lugar.

Para aquellos que viven al borde de la inseguridad alimentaria, el último aumento en los precios podría llevar a muchos al límite. Después de permanecer prácticamente estable durante cinco años, el hambre aumentó alrededor de un 18 % durante la pandemia a entre 720 millones y 811 millones de personas.

A principios de este mes, las Naciones Unidas dijeron que solo el impacto de la guerra en el mercado mundial de alimentos podría causar que entre 7,6 millones y 13,1 millones de personas adicionales pasen hambre.

Los costos del Programa Mundial de Alimentos ya han aumentado $71 millones al mes, lo suficiente como para recortar las raciones diarias de 3,8 millones de personas.

“Tomaremos comida de los hambrientos para dársela a los hambrientos”, dijo Beasley.

El aumento de los precios y el hambre también presentan una nueva dimensión potencial para la visión mundial de la guerra. ¿Podrían alimentar aún más la ira contra Rusia y los llamados a la intervención? ¿O la frustración estaría dirigida a las sanciones occidentales que están ayudando a atrapar alimentos y fertilizantes?

Si bien prácticamente todos los países enfrentarán precios más altos, algunos lugares podrían tener dificultades para encontrar suficiente comida.

Armenia, Mongolia, Kazajstán y Eritrea han importado prácticamente todo su trigo de Rusia y Ucrania y deben encontrar nuevas fuentes. Pero están compitiendo contra compradores mucho más grandes, incluidos Turquía, Egipto, Bangladesh e Irán, que han obtenido más del 60% de su trigo de los dos países en guerra.

Y todos ellos estarán pujando por una oferta aún menor porque se espera que China, el mayor productor y consumidor de trigo del mundo, compre mucho más de lo habitual en los mercados mundiales este año. El 5 de marzo, China reveló que las graves inundaciones del año pasado habían retrasado la siembra de un tercio de la cosecha de trigo del país, y ahora la próxima cosecha parece sombría.

Agitación social

“Se puede decir que la situación de las plántulas de este año es la peor de la historia”, dijo el ministro de agricultura de China, Tang Renjian.

Las imágenes las publicó el Ministerio de Defensa ruso.

El aumento de los precios de los alimentos ha sido durante mucho tiempo un catalizador de la agitación social y política en los países africanos y árabes pobres, y muchos subvencionan alimentos básicos como el pan en un esfuerzo por evitar tales problemas.

Pero sus economías y presupuestos, ya presionados por la pandemia y los altos costos de la energía, ahora corren el riesgo de colapsar por el costo de los alimentos, dijeron los economistas.

Túnez tuvo problemas para pagar algunas importaciones de alimentos antes de la guerra y ahora está tratando de evitar un colapso económico. La inflación ya ha desencadenado protestas en Marruecos y está ayudando a generar nuevos disturbios y represiones violentas en Sudán.

“Mucha gente piensa que esto solo significará que sus bagels se volverán más caros. Y eso es absolutamente cierto, pero no se trata de eso”, dijo Ben Isaacson, analista agrícola de Scotiabank desde hace mucho tiempo.

Desde la década de 1970, el norte de África y Oriente Medio se han enfrentado a repetidos levantamientos.

“¿Qué llevó realmente a la gente a salir a las calles y protestar?”. “Empieza por la escasez de alimentos y por la inflación de los precios de los alimentos”.

Los países afectados por un conflicto prolongado, incluidos Yemen, Siria, Sudán del Sur y Etiopía, ya enfrentan graves emergencias de hambre que los expertos temen que puedan empeorar rápidamente.

En Afganistán, los trabajadores humanitarios advierten que la crisis humanitaria ya se ha visto exacerbada por la guerra en Ucrania, lo que hace que sea más difícil alimentar a los aproximadamente 23 millones de afganos, más de la mitad de la población, que no tienen suficiente para comer.

Nooruddin Zaker Ahmadi, director de Bashir Navid Complex, una empresa importadora afgana, dijo que los precios estaban aumentando en general. Le tomó cinco días en Rusia este mes encontrar aceite para cocinar. Compró 15 litros a $30 cada uno y los venderá en el mercado afgano a $35. Antes de la guerra, los vendió por $23.

“Estados Unidos piensa que solo ha sancionado a Rusia y sus bancos”, dijo. “Pero Estados Unidos ha sancionado a todo el mundo”.

Países clave​

Para el mercado mundial de alimentos, hay pocos países peores para estar en conflicto que Rusia y Ucrania. En los últimos cinco años, juntos han representado casi el 30% de las exportaciones de trigo del mundo; 17% de maíz; el 32% de cebada, una fuente crucial de alimentación animal; y 75% de aceite de semilla de girasol, un importante aceite de cocina en algunas partes del mundo.

Rusia en gran medida no ha podido exportar alimentos debido a las sanciones que efectivamente la han cortado financieramente. Mientras tanto, Ucrania ha sido aislada físicamente. Rusia ha bloqueado el Mar Negro para las exportaciones, y Ucrania carece de suficientes vagones de ferrocarril para transportar alimentos por tierra.

Lo que ahora se vuelve más preocupante es la próxima cosecha, particularmente en Ucrania. El 11 de marzo, el ministro de agricultura de Ucrania pidió a los aliados 1.900 vagones de combustible y dijo que las granjas del país se habían agotado después de que los suministros se desviaron al ejército. Sin ese combustible, dijo, los agricultores ucranianos no podrían sembrar ni cosechar.

Hay otros obstáculos. Las Naciones Unidas estimaron que hasta el 30% de las tierras de cultivo de Ucrania podrían convertirse en una zona de guerra. Y con millones de ucranianos que huyen del país o se unen al frente, muchos menos pueden trabajar en los campos.

El trigo ruso y ucraniano no se reemplaza fácilmente. Los inventarios ya están ajustados en los Estados Unidos y Canadá, según las Naciones Unidas, mientras que Argentina está limitando las exportaciones y Australia ya está a plena capacidad de envío. Durante el año pasado, los precios del trigo subieron un 69%.

Los fertilizantes

Entre otras importantes exportaciones de alimentos de Rusia y Ucrania, los precios del maíz subieron un 36% y la cebada un 82%. La guerra también amenaza con otro impacto a largo plazo en los mercados de alimentos: la escasez de fertilizantes.

Matt Huie, un agricultor cerca de Corpus Christi, Texas, dijo que los precios por las nubes ya lo habían obligado a dejar de aplicar fertilizantes al pastoreo. Ahora le preocupa tener que reducir también los fertilizantes para su próxima cosecha de maíz, lo que reduciría drásticamente su rendimiento. “Hemos entrado en un territorio desconocido”, dijo.

Rusia es el mayor exportador de fertilizantes del mundo y proporciona alrededor del 15% del suministro mundial. Este mes, justo cuando los agricultores de todo el mundo se preparaban para plantar, Rusia les dijo a sus productores de fertilizantes que detuvieran las exportaciones. Las sanciones ya estaban dificultando tales transacciones.

Las sanciones también afectaron al aliado más cercano de Rusia, Bielorrusia, un productor líder de fertilizantes a base de potasa, críticos para muchos cultivos importantes, incluidos la soja y el maíz.

Pero incluso antes de la guerra de Ucrania, las exportaciones de fertilizantes de Bielorrusia fueron bloqueadas debido a las sanciones por el arresto de un disidente expatriado que había sido pasajero en un avión de Ryanair obligado a aterrizar en el país.

En otra señal ominosa para los clientes de fertilizantes, a principios de este mes los productores europeos de fertilizantes dijeron que estaban reduciendo o deteniendo la producción debido al aumento de los precios de la energía. Muchos fertilizantes están hechos con gas natural.

Los principales fertilizantes del mundo ahora han más que duplicado o triplicado su precio durante el año pasado.

Brasil, el mayor productor mundial de soja, compra casi la mitad de su fertilizante potásico a Rusia y Bielorrusia. Ahora solo le quedan tres meses de existencias. La asociación nacional de productores de soja ha dado instrucciones a los miembros para que usen menos fertilizantes, si es que usan alguno, esta temporada.

Es probable que la cosecha de soja de Brasil, ya disminuida por una severa sequía, ahora sea aún menor.

“Están impidiendo que los fertilizantes lleguen a los países productores”, dijo Antonio Galván, presidente de la asociación de soja, criticando las sanciones internacionales. “¿Cuántos millones se van a morir de hambre por la falta de estos fertilizantes?” Brasil vende la mayor parte de su soja a China, que utiliza gran parte de la cosecha para alimentar al ganado. Menos soja y más cara podría obligar a los ganaderos a reducir ese tipo de alimento para animales, lo que significa vacas, cerdos y pollos más pequeños, y precios más altos para la carne.

Jon Bakehouse, un agricultor de maíz y soya en Hastings, Iowa, dijo que pagó por adelantado el fertilizante a fines del año pasado porque le preocupaba la inminente escasez. Su fertilizante aún no ha llegado y ahora tiene menos de un mes para aplicarlo a su maíz. Sin él, dijo, sus rendimientos se reducirían a la mitad.

“¿Sabes cuando muestran los autos saltando en cámara lenta y los pasajeros adentro están en el aire? Eso es lo que se siente”, dijo. “Estamos todos como suspendidos en el aire, esperando que el auto aterrice. Quién sabe si va a ser un aterrizaje agradable y suave o si va a ser una caída en picada en la zanja”.

NOTICIAS RELACIONADAS