14.9 C
Bariloche
InicioInternacionalLas tropas ucranianas cazan a rusos desmoralizados en una ciudad tomada

Las tropas ucranianas cazan a rusos desmoralizados en una ciudad tomada

Un importante periódico ruso dijo que las tropas rusas, que enfrentaban la derrota en Lyman, habían huido con los “ojos vacíos” después de apenas escapar con vida.

KRAMATORSK, Ucrania — Las fuerzas ucranianas persiguieron el domingo a los rezagados rusos en la ciudad clave de Lyman, que fue arrebatada a Rusia después de que sus desmoralizadas tropas, según un importante periódico ruso, huyeran con los “ojos vacíos”, y a pesar de la afirmación infundada de Moscú de que había anexado la región que rodea la ciudad.

Dos días después de que el presidente Vladimir Putin de Rusia celebrará una grandiosa ceremonia para conmemorar la incorporación de cuatro territorios ucranianos a Rusia, la debacle en la ciudad — Lyman, un centro ferroviario estratégico en la región oriental de Donbas — aumentó la presión sobre un liderazgo ruso que ya enfrenta críticas fulminantes en casa por su manejo de la guerra y su reclutamiento de hasta 300,000 hombres en el servicio militar.

Combatientes extranjeros con el batallón Karpatska Sich preparados para avanzar hacia una nueva posición cerca de la ciudad de Lyman, en la región de Donetsk, Ucrania,. Foto Ivor Prickett/The New York Times.Combatientes extranjeros con el batallón Karpatska Sich preparados para avanzar hacia una nueva posición cerca de la ciudad de Lyman, en la región de Donetsk, Ucrania,. Foto Ivor Prickett/The New York Times.

La retirada de Rusia de Lyman, que se encuentra en la orilla de un río que ha servido como una división natural entre las líneas del frente rusas y ucranianas, se produjo después de semanas de feroces combates.

En un artículo inusualmente sincero publicado el domingo, el destacado periódico ruso Komsomolskaya Pravda informó que en los últimos días de su ocupación, las fuerzas rusas en Lyman habían estado plagadas de deserción, mala planificación y retraso en la llegada de las reservas.

“El riesgo de cerco o encarcelamiento vergonzoso se volvió demasiado grande, y el comando ruso tomó la decisión de retroceder”, escribió un corresponsal de guerra que viajaba con las fuerzas rusas que huían, y agregó que los soldados desanimados con “ojos vacíos” apenas habían escapado de Lyman con sus viveres.

Soldados ucranianos cerca de Lyman, en el este de Ucrania. Foto Tyler Hicks/The New York Times.Soldados ucranianos cerca de Lyman, en el este de Ucrania. Foto Tyler Hicks/The New York Times.

La retirada es un golpe significativo para las fuerzas rusas que podría socavar aún más la posición del Kremlin en Donbas, una zona fértil y rica en minerales del este de Ucrania que ha sido fundamental para los objetivos bélicos de Putin.

La oficina de Putin no hizo ningún comentario público sobre la pérdida de Lyman, incluso cuando los comentaristas a favor de la guerra y dos de sus aliados más cercanos criticaron duramente al Ministerio de Defensa por retirarse de la ciudad.

Aparentemente imperturbable por sus reveses militares, Moscú siguió adelante con su esfuerzo de anexión el domingo, cuando el Tribunal Constitucional del país aceptó formalmente la decisión de Putin de reclamar las cuatro regiones ucranianas como parte de Rusia.

Reacción

Pero el presidente Volodymyr Zelensky de Ucrania rápidamente buscó capitalizar políticamente la retirada, diciendo que demostraba que el intento de Moscú de anexar ilegalmente una parte considerable del país era una “farsa absoluta” y que “ahora hay una bandera ucraniana” en Donbas.

Pero las recuperaciones ucranianas en áreas que Rusia ahora reclama se produjeron cuando Putin insinuó cada vez más que recurriría a opciones nucleares en el conflicto, lo que alarmó a los funcionarios estadounidenses.

El viernes, después de que funcionarios designados por Rusia celebraran referéndums desacreditados en las cuatro áreas parcialmente ocupadas de Ucrania, Putin anunció que el territorio, incluido Lyman, sería absorbido por Rusia y que sus habitantes serían ciudadanos rusos “para siempre”.

Putin afirmó que los residentes de las provincias habían votado abrumadoramente a favor de unirse a la Federación Rusa, pero Ucrania y sus aliados occidentales descartaron los referéndums como una farsa, ya que la mayoría de los ciudadanos habían huido de la región y muchos de los que quedaron atrás emitieron su voto a punta de pistola.

A pesar de las afirmaciones y fanfarronadas del líder ruso en la ceremonia del viernes en un gran salón del Kremlin (denunció a Washington por “satanismo“), las tropas rusas se retiraron de Lyman apenas un día después.

Inicialmente, los comandantes ucranianos pensaron que volverían a tomar Lyman rápidamente, con fuerzas que rodeaban la ciudad casi por completo.

Pero el ejército de Rusia envió refuerzos.

Se produjeron feroces combates en densos bosques y a lo largo de las orillas del río Siversky Donets cuando Ucrania cortó las carreteras utilizadas para trasladar tropas y municiones a la ciudad.

“En Lyman y sus alrededores, había fuerzas significativamente fuertes”, dijo en una entrevista el coronel Sergei Cherevaty, portavoz de las tropas ucranianas que luchan en el este.

Los soldados rusos se retiraron caóticamente, separándose de sus unidades y escapando en grupos más pequeños hacia los bosques circundantes, dijo Cherevaty, y muchos fueron asesinados o capturados.

Entre 2.000 y 3.000 soldados rusos estaban en Lyman cuando las fuerzas ucranianas llegaron a las afueras de la ciudad el viernes, dijo.

Mientras los soldados y policías ucranianos se desplegaban por Lyman para buscar a los rezagados rusos, no estaba claro el domingo cuántos habían caído en manos ucranianas.

Zelenskyy dijo que la ciudad había sido despejada por completo el domingo por la tarde, mientras las fuerzas ucranianas realizaban patrullas y entregaban ayuda a los residentes que habían sobrevivido meses de ocupación rusa y semanas de combate.

Los ataques de artillería han dañado gran parte de Lyman.

La ciudad yace en gran parte en ruinas, sin electricidad, agua ni suministro regular de alimentos, según Stanislav Zagrusky, jefe de policía del distrito de Kramatorsk, que incluye Lyman.

Zagrusky dijo en una entrevista que la reanudación de las patrullas policiales ucranianas el sábado por la noche, horas después de que el ejército ucraniano declarara la ciudad liberada y el ejército ruso admitiera que se había retirado, subrayó lo absurdo del reclamo de soberanía del Kremlin sobre los cuatro territorios ucranianos.

Daños

“No nos importa en absoluto lo que digan, qué decretos emitan, qué anuncios hagan”, dijo sobre las autoridades del Kremlin, deplorando las condiciones en las que las tropas rusas habían dejado a los residentes de Lyman durante la ocupación:

“No hicieron absolutamente nada para la gente todo este tiempo”.

“No intentaron restaurar la electricidad o el agua, y la gente vivía sin suministros regulares de alimentos”, dijo, y agregó que muchos residentes necesitaban atención médica.

Zagrusky dijo que si bien el ejército ucraniano tomó prisioneros después de la batalla, los agentes de policía no habían arrestado a los rezagados rusos hasta el mediodía del domingo.

Sus oficiales descubrieron que los rusos habían abandonado apresuradamente una estación de policía, dejándola llena de basura.

La policía dijo que unas 5.000 personas permanecían en la ciudad, que antes de la guerra tenía una población de 20.000 habitantes.

A medida que las fuerzas ucranianas obtuvieron el control total de Lyman, los comandantes dirigieron su atención a los siguientes pasos en una ofensiva de castigo que ha dejado a las tropas rusas en la región oriental de Donbas en una posición cada vez más peligrosa.

Desde Lyman, Ucrania podría avanzar más al este para tratar de expulsar a las tropas rusas de las ciudades y pueblos que tomaron durante el verano, aunque las temperaturas más frías podrían ralentizar la lucha y se espera que las líneas rusas se vean reforzadas por tropas recién reclutadas.

Los analistas militares también advierten que las fuerzas ucranianas, si presionan demasiado, podrían verse sobrecargadas e incapaces de defender el territorio recién reclamado de los contraataques rusos.

Ninguna de las cuatro regiones anexadas ilegalmente está totalmente bajo control ruso.

Los avances de Ucrania en el este y el sur han dejado a las fuerzas del Kremlin con opciones cada vez menores para tomar territorio adicional.

En el sur, las fuerzas ucranianas están involucradas en una feroz contraofensiva en la región de Kherson, de la que Rusia se apoderó en las primeras semanas de la guerra.

A diferencia del noreste, ha habido poco movimiento en cualquier dirección, aunque las probabilidades parecen estar cada vez más en contra de las fuerzas rusas, la mayor parte de las cuales han sido aisladas de sus líneas de suministro por los exitosos ataques ucranianos en puentes clave que cruzan el vasto río Dniéper.

Al otro lado del Dniéper, las fuerzas rusas que intentan avanzar hacia el norte en la región de Zaporizhzhia, que Putin también afirmó haber anexado, han estado paralizadas durante meses por las fuertes líneas defensivas ucranianas.

Por ahora, las tropas rusas que huyen de Lyman parecen estar moviéndose para reforzar sus líneas 25 millas al sur alrededor de la ciudad de Bakhmut.

Esa parece ser la única área a lo largo de la extensa línea del frente oriental donde las fuerzas rusas están a la ofensiva, dirigidas principalmente por miembros del Grupo Wagner, un contratista militar privado, cuyos combatientes han estado golpeando a las fuerzas ucranianas durante meses.

“Es muy difícil porque han estado atacando con artillería durante varios meses y atacan constantemente con tanques e infantería”, dijo Cherevaty.

“Retenerlos es difícil, pero lo están logrando”.

NOTICIAS RELACIONADAS