12.9 C
Bariloche
InicioEconomíaLlega el economista inglés que será los ojos del FMI en Buenos...

Llega el economista inglés que será los ojos del FMI en Buenos Aires

Ben Kelmenson llega junto con la designación de Ilan Goldfjan al frente del Hemisferio Occidental.

En medio de los esfuerzos del gobierno por acelerar las negociaciones con el FMI, el organismo avanzará en el cambio de caras con la llegada del nuevo representante del organismo en Argentina, Ben Kelmanson. El economista británico arribará a Buenos Aires en los próximos días, en reemplazo del jamaiquino Trevor Alleyne.

Desde el edificio de la calle Paraguay 1178, frente a Plaza Libertad y a seis cuadras del Obelisco, Kelmanson será los ojos del Fondo en Buenos Aires y tendrá contacto directo con el gobierno. Su agenda incluirá reuniones con el Presidente, funcionarios del Ministerio de Economía y el Banco Central, políticos de la oposición, además de sindicalistas y dirigentes sociales.

“Ben llegará al país esta semana”, confirmaron fuentes del FMI. El embajador argentino en EE.UU. recibió el viernes en Washington al representante residente del FMI en nuestro país. “Semana próxima, me informa, estará asumiendo su nueva posición al frente del organismo en Buenos Aires, en reemplazo del jamaiquino Trevor Alleyne”, dijo el diplomático.

La renovación de la oficina en Argentina se definió en junio del año pasado como parte de la rotación de rutina del personal senior del Fondo. Según el sitio web de la cancillería, Kelmanson está acreditado en su posición desde el 25 de diciembre pasado, tras concluir el mandato de Alleyne, quien reabrió la oficina en 2018 después de seis años de ausencia durante el kirchnerismo.

Después de los reemplazos de Christine Lagarde, David Lipton, Alejandro Werner y Ricardo Cardarelli, el jamaiquino era el último funcionario en pie vinculado directamente con el préstamo de US$ 57.000 millones que el organismo le otorgó al gobierno de Mauricio Macri en 2018 y del que la Argentina recibió US$ 44.000 millones.

La sede local cerró sus puertas en 2012 después de la cancelación en un solo pago de Us$ 9.800 millones en 2006 bajo la gestión de Néstor Kirchner. Hasta entonces, el organismo logró pocos avances en el cumplimiento del artículo IV, que obliga a los países miembros del FMI a recibir misiones y brindarle información sobre sus cuentas mediante revisiones trimestrales.

Ahora, el británico monitoreará de cerca a la Argentina bajo las órdenes de otra cara nueva del FMI, el director del Hemisferio Occidental, Ilan Goldfajn. El economista brasileño-israelí, un “duro” que presidió el Banco Central de Brasil con Dilma Rousseff y Michel Temer, mantuvo el viernes, como anticipó el Clarín, su primer contacto con el ministro de Economía, Martín Guzmán.

Aunque el titular del Palacio de Hacienda todavía no tiene agendada una reunión con Kelmanson, el rol del nuevo enviado será clave. Sobre todo por su cercanía con David Lipton, el asesor de la secretaria del Tesoro de EE.UU, Janet Yellen, y uno de los funcionarios inflexibles de la Casa Blanca que estaría trabando las negociaciones.

Con 22 años de experiencia en el Fondo, el funcionario designado en Argentina fue el asesor de Lipton hace seis años, cuando el economista estadounidense era el número dos del FMI, a quien acompañó durante misiones por diversos países. “Es un funcionario muy capaz y que está familiarizado con nuestros problemas”, señaló Héctor Torres, exrepresentante argentino ante el FMI.

Su llegada al país coincide con las gestiones del gobierno para obtener un guiño de EE.UU, el principal accionista del Fondo, que estaría exigiendo un mayor ajuste de las cuentas públicas. El canciller Santiago Cafiero se reunirá el 18 de enero en Washington con el secretario de Estado estadounidense, Anthony Blinken. La expectativa es que pueda abrir un puente con el Tesoro.

Kelmanson tiene recorrido en países con crisis financieras o de bajos ingresos. Fue representante del organismo en Turquía, Moldavia y Letonia, y subjefe de Unidad en el Departamento de Europa, donde impulsó reformas para alentar el crecimiento y combatir la economía informal mediante la reducción de regulaciones, incluida la “flexibilización” de la contratación y los despidos, siguiendo el ejemplo de Eslovaquia.

El economista británico se graduó en la Universidad de Leeds en 1994 y antes de su incorporación al staff del Fondo, trabajó como asesor del Directorio Ejecutivo del Reino Unido en el directorio del FMI y también fue asesor y economista en el Tesoro del Reino Unido. En el organismo multilateral, también fue vicejefe de la división de mercados emergentes.

NOTICIAS RELACIONADAS