-4.4 C
Bariloche
InicioCienciaLos anillos de Saturno tiemblan y revelan lo que hay en su...

Los anillos de Saturno tiemblan y revelan lo que hay en su núcleo

Las convulsiones en el interior del planeta se recogen en la región conocida como anillo C, y ayudan a los científicos a comprender lo que hay en su interior.

Los anillos helados de Saturno no son sólo maravillas estéticas.

Uno de ellos también graba una hermosa banda sonora planetaria.

El interior del planeta, oculto bajo una cubierta de gas de hidrógeno en su mayoría, se sacude.

Una imagen proporcionada por la NASA muestra los anillos C y D de Saturno. Los anillos C ocupan la mitad inferior de esta imagen y son más brillantes que los anillos D. Foto NASA/JPL-Caltech/Space Science Institute vía The New York Times.

Una imagen proporcionada por la NASA muestra los anillos C y D de Saturno. Los anillos C ocupan la mitad inferior de esta imagen y son más brillantes que los anillos D. Foto NASA/JPL-Caltech/Space Science Institute vía The New York Times.

Esto provoca cambios en el campo gravitatorio local, que tira de las partículas del extenso anillo C de Saturno y las hace bailar.

Estas danzas idiosincrásicas pueden adoptar la forma de ondas espirales, y distintos conjuntos de ondas revelan las características de rasgos particulares de las entrañas de Saturno.

Dicho de otro modo, Saturno es una orquesta.

En el anillo C aparecen diferentes notas, como las de una partitura.

Los científicos pueden leer estas notas, escuchar la música e identificar los instrumentos individuales y los músicos que actúan, todo ello sin llegar a ver la propia orquesta.

Utilizando datos de la misión Cassini que terminó en 2017, los científicos han escuchado y deconstruido una variedad de sinfonías en el anillo C de Saturno a lo largo de los años.

Ahora, dos investigadores del Instituto Tecnológico de California -Christopher Mankovich, científico planetario, y Jim Fuller, astrofísico teórico- han decodificado lo suficiente de esta música para escuchar los sonidos de una de las características más desconcertantes de Saturno: su núcleo.

Según su artículo, publicado el lunes en la revista Nature Astronomy, el núcleo es colosal:

Constituye el 60% del radio del planeta y tiene 55 veces la masa de la Tierra.

 Y a diferencia de los grupos sólidos y ordenados de materia metálica, rocosa o helada que se encuentran en otros mundos, el núcleo de Saturno es una amalgama pandémica de rocas y hielos variados que se mezclan con una forma metálica fluida de hidrógeno.

Los hallazgos ayudan a los investigadores a comprender cómo nació Saturno y otros gigantes gaseosos como Júpiter.

“Es una historia muy bonita”, dijo Linda Spilker, científica del proyecto de la misión Cassini en el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA, que no participó en el trabajo.

Las vísceras geológicas de la Tierra, la Luna y (más recientemente) Marte fueron cartografiadas con sismómetros, instrumentos que registran los viajes de las ondas sísmicas que se desplazan por el planeta y se comportan de forma diferente al atravesar capas mecánicamente distintas.

Saturno, al carecer de una superficie sólida, hace imposible este tipo de trabajo detectivesco.

Las naves espaciales en órbita pueden trazar un mapa aproximado de la estructura de la tarta de capas interna de un planeta gaseoso mediante la detección de sutiles cambios en la gravedad.

Pero el núcleo de Saturno tiene un efecto tan débil sobre el campo gravitatorio del planeta que este truco no puede utilizarse para visualizarlo con precisión.

Afortunadamente, el meneo del anillo C de Saturno ha desvelado lo que las técnicas tradicionales no pueden.

Durante las últimas tres décadas, los científicos han observado las extrañas ondas espirales del anillo a través de las imágenes de las misiones Voyager y de Cassini.

Y finalmente razonaron que esas espirales están siendo causadas por gigantescas oscilaciones dentro de Saturno.

“Son temblores constantes que existen en todo el planeta”, dijo Mankovich.

Se trata de una técnica conocida como “kronoseismología“:

“kronos” es la palabra griega para Saturno, y “seismo” pertenece a los temblores.

En 2019, se utilizó para resolver otro enigma:

¿cuánto dura un día en Saturno?

Unas 10 horas y media terrestres.

Ahora se ha iluminado el núcleo de Saturno.

Los modelos más antiguos representaban al planeta como si fuera un caramelo cósmico de capas distintas.

La cronosismología ha revelado la desordenada verdad.

El núcleo no sólo está formado por roca y hielo, sino también por hidrógeno metálico fluido, que antes se suponía que era una capa separada.

Hay más roca y hielo en el centro y más hidrógeno metálico fluido en los bordes exteriores, pero todo está mezclado en un cóctel caótico.

Junto con el cambio transitorio de hidrógeno fluido a gaseoso en la parte superior, este trabajo pinta a Saturno como una gran bola difusa.

A pesar del éxito continuado de la técnica, los científicos aún no saben qué es lo que hace que el núcleo oscile y cree esas ondas espirales en el anillo C.

La Tierra resuena como una campana cuando es sacudida por potentes temblores tectónicos.

“Pero Saturno es fluido, así que ¿dónde están los temblores?”, se preguntó Mark Marley, científico planetario de la Universidad de Arizona y uno de los primeros pioneros de la cronosismología, que no participó en el trabajo.

Puede que por fin se conozcan los músicos de la orquesta, pero la caza de su escurridizo director continúa.

NOTICIAS RELACIONADAS