728 x 90

Los Gissi: Dylan, Kevin, Shadya y Maylis, los cuatro hermanos futbolistas que hacen historia en Argentina

Los Gissi: Dylan, Kevin, Shadya y Maylis, los cuatro hermanos futbolistas que hacen historia en Argentina

Son dos varones y dos mujeres que heredaron la pasión de su papá Oscar. Nacieron en Suiza, pero ahora juegan acá repartidos en equipos de Primera y Segunda División. Hay familias de albañiles, de herreros y de panaderos. Y también hay familias de futbolistas. El clan Gissi está compuesto por cuatro hermanos, dos hombres y dos mujeres que

Son dos varones y dos mujeres que heredaron la pasión de su papá Oscar. Nacieron en Suiza, pero ahora juegan acá repartidos en equipos de Primera y Segunda División.

Hay familias de albañiles, de herreros y de panaderos. Y también hay familias de futbolistas. El clan Gissi está compuesto por cuatro hermanos, dos hombres y dos mujeres que destilan pasión por el fútbol. Todos en actividad, juegan en la Primera y en la Segunda División del fútbol masculino y femenino en la Argentina. Pero este sólo es el final de una larga historia.

Los Gissi nacieron en Suiza, aunque jamás olvidaron sus raíces. Los 11.000 kilómetros que separan Ginebra de Berazategui no fueron un obstáculo para que Oscar Gissi (58) y Marcela Waszczuk (58) les transmitieran las costumbres a sus hijos. Algo que se acentuó en 2006, cuando volvieron al pago, al Sur del Gran Buenos Aires. Allí, todos juntos en la casa familiar, hablaron largo y tendido con Clarín.

Oscar, argentino de nacimiento y suizo por adopción, también fue futbolista. Jugó en Quilmes, Estudiantes, Vélez y Morelia de México antes de llegar al Viejo Continente. Incluso, entre 1987 y 1988, fue convocado por Carlos Salvador Bilardo para integrar la Selección.

Un año después, Gissi padre se puso la camiseta del Chenois de Suiza. Allí nacieron sus cuatro hijos. Luego colgó los botines y dirigió en distintos clubes de Europa. Hasta aquel 2006 en el que decidió emprender el regreso tras recibir una oferta de Estudiantes de la Plata, donde lo esperaban las divisiones inferiores.

Oscar Gissi (izquierda) jugando para Quilmes. (Foto: Anotandofutbol.blogspot.com).

Oscar Gissi (izquierda) jugando para Quilmes. (Foto: Anotandofutbol.blogspot.com).

El orgullo lo invade al hablar de sus hijos. “Son muy profesionales y soy feliz siguiéndolos. Mientras estuvimos en Europa, la familia éramos nosotros seis, porque el resto estaba en Argentina”, explica el exvolante central.

Así fue cómo Dylan (28), Kevin (27), Shadya (25) y Maylis (23) eligieron la misma profesión que su padre. “Desde muy chicos que vamos a la cancha. Primero para verlo jugar y después dirigir”, dice el cuarteto suizo. Entre risas, revelan que “los domingos en familia no existen” porque durante el año siempre alguno (o alguna) está jugando para su club.

Haberse criado en el exterior les sacó esa parte de hincha que suele transmitir ese tío o abuelo que te lleva a la cancha. “Le agarramos más pasión a jugar que a hinchar por un club”, comenta Dylan, el mayor de los hermanos, que defiende los colores de Atlético Tucumán y el sábado, con un cabezazo, le dio el empate agónico a su equipo contra Lanús.

Afirman que se sienten más argentinos que suizos. Es que a pesar de haber nacido en Ginebra, Oscar siempre les inculcó la impronta sudamericana. Pero a veces surgen confusiones. “Cuando juega Roger Federer contra Juan Martín Del Potro me molesta cuando uno de los dos va mal”, ejemplifica Kevin. “Hice mi adolescencia acá, pero la sangre suiza tira”, agrega Maylis.

Dylan, el mayor, fue el primero en seguir el legado paterno. Hizo las divisiones inferiores en equipos europeos, incluyendo al FC Basel, del que es fanático el propio Federer. Mientras jugaba en el filial del Atlético Madrid, pidió permiso para entrenarse en Estudiantes durante unas vacaciones en Argentina en 2009. Su rendimiento llamó la atención de Alejandro Sabella, quien le hizo firmar su primer contrato como profesional. Pero solo jugó un partido oficial y se fue a Olimpo en 2013.

Luego de lograr la permanencia, el central de 1,95 metro emigró al Montpellier de la Primera División de Francia. En la mesa de los Gissi se ríen recordando el abismo de diferencias entre los dos equipos.“Allá es increíble todo, solo tenés que preocuparte por entrenar”, resalta el jugador del Decano. “Cuando llegué, los dirigentes me pidieron perdón por no poder darme un auto cero kilómetro con caja automática, y me ofrecieron uno manual”, recuerda.

Dylan Gissi, en su paso por Montpellier.

Dylan Gissi, en su paso por Montpellier.

“Es la primera vez que jugamos todos en el mismo país”, resalta Kevin (27), delantero de Deportivo Morón. Al igual que Dylan, hizo sus primeras armas en el fútbol europeo, pasó por Arsenal de Sarandí y volvió a cruzar el Atlántico para debutar la primera del Servette de Suiza.

El segundo de los Gissi pasó también por España, Italia, Letonia y Uruguay antes de volver al fútbol argentino. “Uruguay fue el término medio, pero la B es la categoría más dura que me tocó jugar”, revela el ex jugador de Independiente Rivadavia.

El fútbol acercó y alejó a los Gissi en igual medida en los últimos años. En 2017, por ejemplo, mientras Dylan estaba en Defensa y Justicia, Kevin jugaba en Fénix de Uruguay mientras Maylis y Shadya lo hacían en L’Estartit de España.

Pero, sin importar la distancia, los fines de semana llueven los emojis y las buenas vibras de cara al partido que cada uno tiene por delante. Cuando Atlético Tucumán juega en Buenos Aires, no faltan los mates entre hermanos en la concentración aprovechando la fugaz estadía del Gissi mayor.

La Familia Gissi, con la de Argentina en Europa. Foto: Gentileza familia Gissi.

La Familia Gissi, con la de Argentina en Europa. Foto: Gentileza familia Gissi.

Maylis (23) es la menor y juega como delantera en Independiente. Asegura que volvió al país en el momento justo: “Cuando pasó todo el boom del fútbol femenino yo estaba jugando en España. En el último tiempo, después del Mundial de Francia, aparecieron muchos más medios cubriendo el fútbol femenino”.

Maylis empezó su carrera en Independiente, donde compartió plantel con su hermana Shadya. En 2016 pasó a San Lorenzo. Al año siguiente, hubo duelo de hermanas en el torneo: “Nuestros viejos no sabían qué hacer”, revela Shadya.

Esa tarde, el Ciclón ganó 2-0 gracias a un doblete de Maylis. “No me pudo parar”, dice entre risas la actual delantera de Independiente. Meses después de ese partido, juntas se mudaron a España para jugar en L’Estartit y después en el Oceja, ambos de la Segunda División. “No es lo mismo que primera: es una actividad más que un trabajo”, esboza la delantera.

Shadya, que como Dylan es zaguera central, juega ahora para Defensa y Justicia en la B del Femenino. El Halcón pelea por jugar la zona campeonato que da dos ascensos a la primera semi-profesional.

En 2017, Shadya y Maylis compartieron plantel en el fútbol español.  Foto: @uelestartit

En 2017, Shadya y Maylis compartieron plantel en el fútbol español. Foto: @uelestartit

Facundo Maidana
ADMINISTRATOR
PROFILE

Posts Carousel

Dejar un Comentario

Su dirección de correo no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Latest Posts

Top Authors

Most Commented

Featured Videos

El Clima en San Carlos de Bariloche

Seguinos en Facebook