Francisco le entregó a su invitado un mensallón, una escultura con forma de medallón que simboliza la paz. También le regaló a Fernández sus cinco escritos como Papa y le firmó la exhortación “Christus Vivit”. Por último, le obsequió el mensaje de la Jornada Mundial de la Paz de este año, y le explicó que lo había firmado ayer.