14.9 C
Bariloche
InicioPolíticaLos tribunales orales que deben juzgar a los narcos tienen 19 cargos...

Los tribunales orales que deben juzgar a los narcos tienen 19 cargos vacantes y las causas se diluyen

En Rosario y La Plata; en San Martín y Comodoro Py, los tribunales están incompletos, o ni siquiera fueron habilitados.

Todo proceso judicial concluye con el juicio oral. Allí, en esa instancia se determina la culpabilidad o inocencia de la persona investigada. Los números no son nada alentadores: existen 1.138 expedientes abiertos en materia de corrupción y narcotráfico, pero sólo 197 (el 17,3%) fueron elevados a juicio oral de manera total o parcial.

Sin embargo, esos debates nunca iniciaron. Si se piensa en los Tribunales Orales que tienen en sus manos la responsabilidad de juzgar a las bandas narcos, otra cifra resulta preocupante: hay 19 cargos vacantes.

En Rosario, en La Plata, en San Martín, epicentro de bandas narcos, en Comodoro Py, el común denominador son los sillones vacíos que deben garantizar un mejor funcionamiento de la justicia.

Droga envenenada secuestrada en Puerta 8, Tres de Febrero. Foto Emmanuel Fernández.Droga envenenada secuestrada en Puerta 8, Tres de Febrero. Foto Emmanuel Fernández.

En esas jurisdicciones los tribunales orales se encuentran incompletos. La responsabilidad de cubrirlos es del Consejo de la Magistratura que por un fallo de la Corte Suprema de Justicia en dos meses dejará de funcionar con su integración actual.

Es el Consejo de la Magistratura el responsable de realizar los concursos para la designación de los magistrados y después de las correspondientes evaluaciones y proceso de oposición, entrevistas, conformar la terna que irá al Senado para la designación de jueces. El recorrido, muchas veces, queda atravesado por las internas políticas.

La lucha contra el avance del narcotráfico en nuestro país parece sumar más derrotas que victorias desde el plano institucional.

Mientras la política disputa las responsabilidades, buscando dirimir qué gestión hizo más o menos para combatir el flagelo de las drogas y el avance de las organizaciones criminales, el rompecabezas suma otra pieza: las propias falencias del Poder Judicial.

Las subrogancias (suplencias) se convirtieron en algo más habitual que excepcional. Los tribunales orales que tienen a su cargo la responsabilidad de llevar adelante los juicios que sentarán en el banquillo de los acusados a los líderes e integrantes de las bandas narcos se encuentran incompletos.

San Martín, donde se posan todas las miradas a raíz de las 24 muertes causadas por la droga adulterada, es un terreno tan amplio como complejo. Abarca los partidos de Tres de Febrero, San Miguel, Malvinas Argentinas y José C. Paz.

Los primeros antecedentes de una organización narco en la zona datan de hace treinta años. Desde entonces los responsables de esas bandas no se detuvieron, se reinventaron, se traicionaron entre ellos, se “eliminaron”, se reorganizaron y continúan accionando.

El departamento judicial de San Martín atraviesa una crítica situación: en la actualidad cuenta con cinco tribunales orales, pero sólo el primero de ellos se encuentra completo, es decir, con sus tres jueces naturales. El resto está supeditado al sistema de subrogancias; el TOF 5 de esta jurisdicción, cuenta con un sólo magistrado titular, según la información oficial a la que accedió Clarín.

Tribunales federales de Comodoro Py.Tribunales federales de Comodoro Py.

Con tantos cargos vacantes, la primera complicación es la coordinación de agendas de los jueces que integran más de un tribunal, y a su vez cada uno de los mismos cuenta con diversos expedientes a la espera de la realización del juicio oral. Todo se retrasa, se convierte en un rompecabezas encastrar las agendas para poner fecha y dar continuidad a los debates orales.

Con otro agravante: al inicio no se logran sumar varias audiencias semanales para imprimir celeridad al desarrollo de las mismas y así concluir en el menor plazo posible.

Según un estudio de la Asociación Civil por la Igualdad y la Justicia (ACIJ), el Centro de Investigación y prevención de la criminalidad (CIPCE) y la Oficina de de Coordinación, Seguimiento en materia de delitos contra la administración pública, el promedio de duración de los expedientes es de 137 meses, es decir, más de 11 años.

Aunque un panorama así ya es alarmante, la situación todavía es más grave: cuando llegan a juicio oral, algunos procesos demoran más de diez años hasta tener una sentencia.

No es sólo San Martín el distrito judicial que debe hacer frente a los debates orales en casos de corrupción y narcotráfico, con una marcada desventaja en materia de recursos.

25% de cargos vacantes

Según las cifras del Consejo de la Magistratura, hay un 25% de los cargos de magistrados nacionales y federales sin cubrir y todo indica que hasta que no se sancione una nueva Ley para modificar la Magistratura la posibilidad de cubrir esos despachos con magistrados se retrasará aún más.

Es decir, hay 246 cargos de jueces nacionales y federales vacantes. En ese universo se encuentran los cargos correspondientes a los Tribunales Orales de La Plata. Cuenta con tres TOF de los cuales ninguno está completo. La situación más crítica fue el TOF 1 que no tenía ningún juez natural, ahora está en trámite el pedido de acuerdo. El TOF 3 ni siquiera se conformó.

“La situación tiene varios puntos en contra: por un lado tenés presos narcos sin condena por años, entonces a la hora de la sentencia todo queda reducido. Por otro lado, a veces se busca realizar una investigación en instrucción con celeridad para que el proceso concluya con una condena ejemplificadora, pero el juicio oral no comienza porque en algunos casos no hay jueces”, explicaron fuentes judiciales vinculadas a varios expedientes sobre narcotráfico.

En Comodoro Py, donde la política pone particular atención, la situación no es menos crítica. Allí están radicados ocho TOF, de los cuales sólo cuatro se encuentran constituidos con jueces titulares. El resto depende de las subrogancias, el Tribunal 6 depende al cien por ciento de ese sistema, ya que no tiene ningún magistrado natural.

De los cargos vacantes no queda exenta Rosario, que cuenta con tres tribunales. El TOF 1 es el único completo, el número 2 tiene tres sillones vacíos y el tercero nunca se habilitó. El cuarto, con radicación en la ciudad de Santa Fe, cuenta con un cargo a concursar. Estos magistrados tienen bajo su órbita juicios contra las organizaciones criminales, por demás complejos como el caso de Los Monos, y deben hacerlo dependiendo de las subrogancias y de la posibilidad de coordinar agenda.

NOTICIAS RELACIONADAS