En otro pasaje de su diálogo con Radio 10, habló de su vínculo con Patricia Bullrich en el ministerio de Seguridad: “Me pidió una exposición en el ministerio sobre narcotráfico internacional”. Señaló que “hay una foto, que no es trucada, (en la que) estamos juntos en Prefectura, en Olivos”. Fue lapidario al decir que “hablaba con ella por teléfono, le pasaba información que nunca judicializó y resulta que el celular lo manejaba el nieto de cuatro años”. Concluyó: “Eso es tomarme por pelotudo”.

Además, criticó la lucha contra el narcotráfico: “Compraron aviones sin instrumental. El narcotráfico no se militariza como hizo ella, se empieza por la matriz social, todo fue marketing de Durán Barba”.

Alejo Ramos Padilla instruye la causa por espionaje desde el juzgado de Dolores. NA

Finalmente, dijo que por orden del exministro de Justicia Germán Garavano ha estado en aislamiento más de 300 días, las 24 horas. “Mi puerta es de chapa, sin barrotes. No puedo caminar salvo dos veces por semana. Perdí 17 kilos, me tiemblan las piernas, estuve 52 días sin caminar. Acá me dan palabras de aliento, pero es una muerte lenta y cruenta. Estoy cada vez peor, no me pueden dar más medicamentos”, se explayó. Dijo que el Servicio Penitenciario lo cuida y que sus hijos lo pueden ver en un régimen diferenciado. “Sé del compromiso de Ramos Padilla con los derechos humanos. No maté a nadie ni soy agente del imperialismo. Yo aporté, nunca obstaculicé. Quisiera estar en mi casa con mis hijos, con o sin tobillera”, expresó.