3.9 C
Bariloche
InicioCoronavirusNueva Zelanda, una historia de éxito de la pandemia, revela su estrategia...

Nueva Zelanda, una historia de éxito de la pandemia, revela su estrategia de reapertura

A partir de principios de 2022, los viajeros vacunados procedentes de países de bajo riesgo podrán entrar sin tener que pasar la cuarentena.

Nueva Zelanda, un país destacado en el mundo por su éxito en la lucha contra el coronavirus, desveló el jueves un cauteloso plan de reapertura, comprometiéndose a mantener su objetivo de cero casos de coronavirus incluso cuando comienza a desprecintar sus fronteras.

La primera ministra, Jacinda Ardern, dijo que las restricciones fronterizas de Nueva Zelanda se suavizarán a partir de principios del año que viene, permitiendo a los viajeros vacunados de países de bajo riesgo entrar sin tener que pasar por la cuarentena.

Las fronteras del país han estado cerradas a casi todos los viajeros extranjeros desde marzo de 2020.

A dferencia de Nueva Zelanda, en Australia los contagios y rebrotes han sido frecuentes.  EFE/EPA/DAN HIMBRECHTS

A dferencia de Nueva Zelanda, en Australia los contagios y rebrotes han sido frecuentes. EFE/EPA/DAN HIMBRECHTS

En un nuevo programa que comenzará en octubre, los neozelandeses vacunados que regresen al país también podrán autoaislarse en casa y saltarse la cuarentena de 14 días en el hotel que se exige actualmente.

Ardern advirtió, sin embargo, que las fronteras del país no volverán a ser las de antes de la pandemia, cuando los pasajeros no tenían que vacunarse ni someterse a pruebas.

“Al igual que después del 11 de septiembre, la frontera no volverá a ser la misma después del COVID”, dijo.

“Las cosas pueden cambiar, pero eso no significa que no podamos adaptarnos a ellas de forma que, con el tiempo, volvamos a sentirnos normales”.

Nueva Zelanda, un país geográficamente aislado con una población de unos 5 millones de personas, ha sido una historia de éxito poco frecuente durante la pandemia, ya que sólo ha registrado 2.905 casos y 26 muertes por el virus, según una base de datos de The New York Times.

Además de cerrar sus fronteras anticipadamente, Nueva Zelanda aplicó uno de los cierres más estrictos del mundo, lo que le permitió limitar la propagación del virus.

Desde entonces ha eliminado casi todas las restricciones, respondiendo a los raros brotes con cierres estrictos y localizados y con un rastreo de contactos muy sofisticado.

El duro enfoque del país lo ha puesto en desacuerdo con muchos de sus aliados más cercanos, que han sufrido un número mucho mayor de víctimas durante la pandemia.

Australia, que hasta hace poco seguía una estrategia comparable de “COVID-cero”, está luchando ahora contra el aumento de los casos de la variante Delta, lo que ha llevado a Nueva Zelanda a suspender indefinidamente los viajes libres de cuarentena entre ambos países.

“Si abandonamos nuestro enfoque de eliminación demasiado pronto, no hay vuelta atrás”, dijo Ardern en una conferencia de prensa.

“Podríamos ver brotes significativos aquí como los que están experimentando algunos países de ultramar que se han abierto temprano en su despliegue de vacunación”.

La propia Nueva Zelanda se encuentra en una fase relativamente temprana de su campaña de vacunación, en la que sólo se utiliza la vacuna de Pfizer-BioNTech, y se ha quedado rezagada con respecto a las de otras naciones ricas. Alrededor del 29% de los adultos ha recibido al menos la primera dosis de la vacuna, mientras que el 17% está totalmente vacunado.

El país tiene la intención de acelerar su despliegue en las próximas semanas, y todos los residentes mayores de 16 años podrán reservar citas a partir del 1 de septiembre.

NOTICIAS RELACIONADAS