17.9 C
Bariloche
InicioSociedadNuevo ataque mapuche: los vecinos de Mascardi viven aterrados y denuncian un...

Nuevo ataque mapuche: los vecinos de Mascardi viven aterrados y denuncian un conflicto similar al de Chile

Un grupo de encapuchados quemó una casilla de Gendarmería Nacional que además exhibe cuatro disparos de arma de fuego.

Un nuevo ataque en Mascardi, a 30 kilómetros de Bariloche, y más de 50 vecinos que viven aterrados en una de las zonas más atractivas de la Patagonia.

La ironía del hecho es que el puesto de Gendarmería Nacional que fue incendiado este domingo a las 21:30 por un grupo de encapuchados, formaba parte del módico operativo ordenado por el Ministerio de Seguridad, después del reclamo de la gobernadora Arabela Carreras a Aníbal Fernández para que sea contenida la violencia recurrente en el lugar.

Los gendarmes tres gendarmes que custodiaban la casilla hecha de metal, no sufrieron lesiones, se supo.

De inmediato vertieron líquido inflamable a su alrededor y procedieron a prenderlo. La destrucción fue completa. Algunos de los vecinos mencionan “un malón” de gente y aseguran de que el ataque fue planificado con tiempo.

Una propiedad destruida en los últimos ataques en Villa Mascardi. Foto: Gentileza diario Río NegroUna propiedad destruida en los últimos ataques en Villa Mascardi. Foto: Gentileza diario Río Negro

Desde hace días, cuentan, se observaba movimiento de camionetas 4×4 que entraban y salían de uno de los lotes ocupados por la comunidad Winkul Lafken Mapu desde hace hace 5 años.

Los restos de la casilla exhiben en una de sus esquinas cuatro disparos que hacen presuponer que los encapuchados tenían consigo armas de fuego.

Desde Gendarmería Nacional no se hicieron declaraciones hasta el momento.

Durante el ataque los agentes se replegaron y se dirigieron hacia el puesto de El Maitén, ubicado a pocos kilómetros, de acuerdo a las instrucciones que bajan del gobierno para evitar confrontaciones armadas, cuentan fuentes locales.

Los habitantes de Mascardi están convencidos de que toda el área se está convirtiendo en una réplica de los que ocurre en la zona de la Araucanía en Chile, justo al otro lado de la Cordillera, donde el gobierno trasandino mantiene un conflicto cargado de violencia desde los 90.

La gobernadora de Río Negro, Arabela Carreras, pidió ayuda al Gobierno Nacional.La gobernadora de Río Negro, Arabela Carreras, pidió ayuda al Gobierno Nacional.

Los vecinos denuncian que se encuentran en una situación de “total desamparo”. Como se trata de una acción delictiva que incumbe a la Justicia Federal, la policía de Río Negro no puede intervenir directamente y ya en más de una ocasión le han dicho a los habitantes del sector que tienen “las manos atadas” y hasta les indicaron que “dejen la zona”.

“Clarísima señal de que las fuerzas de seguridad pierden ante un grupito de encapuchados con armas de fuego, así Chile es el futuro, obvio”, dice a Clarín, Juan Grehan, propietario de la cabaña La Escondida.

“Atacaron anoche, una vez más. Estamos desesperados porque nadie le pone freno a esto”, señala a este medio Diego Frutos, dueño de la cabaña La Cristalina, una propiedad que ha soportado el acoso constante de un grupo de individuos que dicen formar parte de la comunidad Winkul Lafken Mapu.

La mayoría de los vecinos de Mascardi habitan desde hace décadas en el sector y algunos llevan más de medio siglo de residencia. Se estima que en total viven permanentemente unas 50 personas. Entre ellos hay abuelos de más de 80 años que se acostumbraron a cerrar sus puertas con llave y candado, debido a los robos constantes que sufren, medidas de seguridad que históricamente nunca fueron necesarias en Mascardi.

“Todos los vecinos que siguen a continuación del puesto que atacaron están aterrados. Fue un ataque con armas de fuego y elementos incendiarios y también prendieron fuego un galpón que había quedado parado de un ataque anterior”, cuenta Lucho Dates, dueño de Los Radales.

Para Dates la intensión de los encapuchados es apropiarse de todo Mascardi. “Son ataques planificados y con armas de fuego, la idea es tomar todo Villa Mascardi”, aseguró.

Desde que la comunidad Winkul Lafken Mapu se apropió de las primeras 6 hectáreas en noviembre de 2017 en un lote de Parques Nacionales, los vecinos han sido testigos del deterioro de su calidad de vida producto de más de 100 ataques que implican cortes de ruta, amenazas con armas, usurpación y destrucción de al menos 8 propiedades. En total la comunidad lleva ocupadas unas 30 hectáreas que incluyen el sector de camping junto a la playa.

A lo largo de estos últimos 5 años también han sufrido amenazas con armas de fuego los integrantes de la comunidad Lof Wiritray que trabaja un camping en un sector aledaño a la ocupación ilegal.

Este 25 de noviembre se cumplen cinco años de la muerte de Rafael Nahuel, en el lote original ocupado, en el marco de un enfrentamiento armado entre un grupo de encapuchados y miembros del grupo Albatros.

NOTICIAS RELACIONADAS