-1.1 C
Bariloche
InicioInternacional“Por favor, sálvennos”. Escenas de horror en el subte inundado en China

“Por favor, sálvennos”. Escenas de horror en el subte inundado en China

Las mayores lluvias registradas en el centro de China también arrastraron coches y personas, provocaron cortes de electricidad y suspendieron los servicios ferroviarios y los vuelos.

El tren del metro de Zhengzhou, una ciudad de 5 millones de habitantes en el centro de China, se acercaba a su siguiente estación cuando las aguas de la inundación empezaron a subir ominosamente por las vías.

Los pasajeros se agolparon a medida que el agua subía, sumergiendo primero los vagones de la parte trasera por estar más profundos en el túnel.

Cuando el agua les llegaba a la cintura, luego al pecho y finalmente al cuello, los pasajeros llamaron a los servicios de emergencia o a sus familiares.

La gente camina a través de las aguas de la inundación a lo largo de una calle en Zhengzhou. Foto Chinatopix vía AP.

La gente camina a través de las aguas de la inundación a lo largo de una calle en Zhengzhou. Foto Chinatopix vía AP.

Una dio a sus padres los datos para acceder a su cuenta bancaria.

Algunos lloraron.

Otros tenían arcadas o se desmayaban.

Al cabo de dos horas, resultaba difícil respirar en el aire congestionado que quedaba en los vagones.

Un hombre conduce una bicicleta a través de una intersección inundada en Zhengzhou. Foto Chinatopix vía AP.

Un hombre conduce una bicicleta a través de una intersección inundada en Zhengzhou. Foto Chinatopix vía AP.

Ding Xiaopei, locutora de radio, tenía miedo de llamar a sus hijos, de 13 y 4 años.

¿Qué podía decir?

Publicó un vídeo que pensó que podría ser su último mensaje.

“El agua en el exterior ha llegado a esta posición”, dijo, habiendo alcanzado la altura del pecho, “y mi teléfono móvil pronto se quedará sin energía”.

“¡Por favor, sálvennos!”, escribió.

La inundación del martes en la línea 5 del metro de Zhengzhou se sumó a la sombría cifra de víctimas de las condiciones meteorológicas extremas que ya se han producido este año, con un calor abrasador en el noroeste del Pacífico, incendios forestales en Siberia e inundaciones en Alemania y Bélgica.

Aunque las inundaciones son habituales en China, los investigadores han atribuido el tiempo extremo que barre el planeta a las consecuencias del cambio climático.

Al menos 25 personas murieron en Zhengzhou, la capital de la provincia de Henan, y sus alrededores, entre ellas 12 personas en el metro, según las autoridades que informaron a los periodistas el miércoles.

Los días de lluvias torrenciales que comenzaron el domingo crearon escenas de destrucción que sugieren que el número de muertos podría ser mucho mayor.

Las fotografías aéreas mostraban decenas de coches en Zhengzhou prácticamente sumergidos, sin que se conozca el destino de sus conductores y pasajeros.

Los vídeos que circularon por Internet mostraban coches e incluso personas arrastradas por los torrentes.

El Primer Hospital Afiliado de la Universidad de Zhengzhou, uno de los mayores del país, se llenó de agua, perdiendo la electricidad y poniendo en peligro a los pacientes que estaban siendo tratados o monitorizados con dispositivos médicos eléctricos.

El metro permaneció cerrado hasta la noche del miércoles.

Con la lluvia aún cayendo, casi 10.000 personas quedaron atrapadas a bordo de trenes de pasajeros en Henan, sin poder moverse porque el agua cubría las vías, informó la revista Caixin.

Al menos uno que transportaba a 735 personas se detuvo cerca de Zhengzhou y, tras más de 40 horas, se había quedado sin comida ni agua.

Por la tarde, algunos pasajeros pudieron salir, mientras los trabajadores ferroviarios llevaban suministros a los que aún esperaban a bordo para reanudar el servicio.

En una señal de la gravedad del desastre, el líder chino, Xi Jinping, ordenó a las autoridades que dieran la máxima prioridad a la seguridad de la población, dijo Xinhua, la agencia estatal de noticias, en un informe en el que se describían “grandes víctimas y pérdidas materiales”, sin proporcionar cifras concretas. Xi calificó las inundaciones de “muy graves” y advirtió de que algunas represas habían resultado dañadas al superar los ríos los niveles de alerta.

La directiva de Xi movilizó a soldados del Mando del Teatro Central del Ejército Popular de Liberación para ayudar en las tareas de rescate y apuntalar la presa de Yihetan, cerca de la ciudad de Luoyang, a unos 75 kilómetros río arriba de Zhengzhou, después de que sufriera una rotura de 20 metros

La lluvia en la zona fue la más intensa registrada en la ciudad, según la cadena de televisión estatal china, CCTV.

En un momento dado, la ciudad registró casi 20 centímetros de lluvia en una hora.

En un día, la región registró aproximadamente la media anual de precipitaciones.

Se registraron inundaciones en varias ciudades y pueblos, donde la gente publicó peticiones de ayuda en WeChat y Weibo, dos de las mayores redes sociales del país.

En la ciudad de Gongyi, al menos 20.000 personas se vieron desplazadas por las aguas que inundaron decenas de casas, mientras que los desprendimientos de lodo arrasaron las carreteras e incomunicaron algunos pueblos.

Al menos cuatro personas murieron en esa zona.

En toda la provincia, más de un millón de personas se han visto afectadas por las inundaciones, según las autoridades, aunque dijeron que hasta el miércoles por la noche sólo se había informado de la desaparición de siete personas.

China tiene un historial de inundaciones catastróficas y el Partido Comunista en el poder ha tratado de domar los volátiles ríos y arroyos del país, pero los riesgos de las condiciones meteorológicas extremas parecen haber aumentado, desbordando los sistemas de drenaje y los esfuerzos de rescate y poniendo a prueba a los dirigentes.

El verano pasado, China se enfrentó a semanas de inundaciones a lo largo del río Yangtze que mataron a cientos de personas y desplazaron a millones más.

Las lluvias de entonces llenaron la presa de las Tres Gargantas hasta su nivel más alto desde que se inauguró en 2003, haciendo temer que la propia presa pudiera fallar.

El gobierno suele hacer todo lo posible para gestionar la información sobre las catástrofes, sensible a su historial de infravaloración de víctimas.

Se apresura a limitar la cobertura informativa y a censurar los blogs y las redes sociales para acallar el descontento de la población con los esfuerzos de prevención y rescate.

Algunas personas en plataformas de chat y sitios de medios sociales chinos han planteado preguntas sobre si los medios de comunicación oficiales de Zhengzhou y la provincia de Henan minimizaron inicialmente la inundación.

Cuando las tormentas azotaron Beijing recientemente, las autoridades advirtieron a la gente que se quedara en casa, pero no hubo ninguna orden de cerrar los negocios o las escuelas en Zhengzhou antes de las fuertes lluvias del martes.

En épocas de catástrofe, los medios de comunicación estatales del país suelen centrarse en los esfuerzos de los equipos de rescate, incluidos los militares, mientras restan importancia a las causas de los desastres y sus daños.

Un profesor de periodismo, Zhan Jiang, publicó el martes una nota en la plataforma de medios sociales Weibo en la que se quejaba de que una cadena de televisión de la provincia de Henan siguiera emitiendo su programación habitual en lugar de ofrecer información sobre seguridad pública.

El terror en el metro de Zhengzhou comenzó el martes por la noche cuando las aguas de la inundación rompieron un muro de contención cerca de una entrada de la línea 5, que hace un bucle alrededor del centro de la ciudad.

El agua se vertió en el sistema entre las estaciones de Shakou Road y Haitan Temple, atrapando al tren en el que Ding viajaba con su marido a las 6:10 p.m.

Los pasajeros atrapados publicaron vídeos que circularon rápidamente por Internet mientras se desarrollaba el desastre.

En uno de ellos, el agua salía por las ventanas del vagón de metro.

Otras fotografías y vídeos -al parecer, algunos fueron eliminados posteriormente por los censores– mostraban varios cuerpos sin vida en un andén del metro en la estación de Shakou Road.

“Es como hacer una película de terror, Dios mío”, se oía decir a un hombre atrapado en un vagón de metro en un vídeo.

Al quedarse sin aire, alguien utilizó un extinguidor para romper una ventana del techo, lo que permitió la entrada de aire fresco, dijo Ding en sus mensajes y en una entrevista con el sitio de noticias Jiemian, parte del grupo estatal Shanghai United Media.

A las 8:35 p.m., los rescatistas llegaron al tren e idearon un sistema de poleas con cuerdas para ayudar a los pasajeros a atravesar las aguas de la inundación por una cornisa del túnel del metro.

Los ancianos y los heridos fueron los primeros, seguidos por las mujeres y luego los hombres.

Los medios de comunicación estatales dijeron que se evacuó a un total de 500 personas.

Uno de los hombres que seguía desaparecido era Sha Tao. Cuando el vagón de metro se inundó por primera vez, llamó a su mujer y le pidió que llamara a la policía.

Desde entonces, no sabe nada de él.

Publicó un mensaje en Weibo pidiendo ayuda a la gente, describiendo su altura y peso y la ropa que llevaba.

“Todavía no lo he encontrado”, dijo cuando se le contactó por teléfono en Zhengzhou el miércoles.

“Fui a varios hospitales, pero los hospitales no tenían ninguna información y no pudieron encontrarlo. Su teléfono está ahora apagado”.

Amy Chang Chien, Claire Fu, Li You, Liu Yi y Albee Zhang contribuyeron a la investigación.

NOTICIAS RELACIONADAS