2.2 C
Bariloche
InicioInternacionalPor fin un milpiés que tiene 1.000 patas o más

Por fin un milpiés que tiene 1.000 patas o más

La nueva especie, que se encuentra en las profundidades de Australia Occidental, demuestra que “milpiés” no siempre es un nombre inapropiado.

Es un hecho bien conocido entre los entomólogos que quien nombró al milpiés estaba siendo un poco dramático.

El nombre significa “mil pies”, pero ningún milpiés tiene 1.000 pies.

Al menos, eso era cierto hasta ahora.

Cabeza en forma de cono sin ojos y una gran antena de una nueva especie de milpiés, Eumillipes persephone Foto P. Marek, et al., Scientific Reports vía The New York Times.Cabeza en forma de cono sin ojos y una gran antena de una nueva especie de milpiés, Eumillipes persephone Foto P. Marek, et al., Scientific Reports vía The New York Times.

Un descubrimiento en las profundidades de Australia ha demostrado que “milpiés” no siempre es un nombre equivocado.

Los investigadores han encontrado una nueva especie que puede tener más de 1.300 patas.

El hallazgo se ha publicado en Scientific Reports.

“Esto es muy emocionante para mí”, dijo Paul Marek, entomólogo de Virginia Tech.

Se enteró de la criatura en septiembre de 2020, cuando llegó un mensaje a su bandeja de entrada.

Bruno Buzatto, biólogo de Bennelongia Environmental Consultants en Australia Occidental, había adjuntado fotos de una criatura pálida sin ojos pero con muchas patas.

Tenía unos pocos centímetros de largo pero menos de un milímetro de ancho, similar a un fragmento de pasta de cabello de ángel.

Buzatto había encontrado este animal filiforme viviendo en las profundidades del subsuelo, hasta 60 metros bajo tierra en estrechos pozos de Australia Occidental.

Las empresas mineras excavan estos agujeros para buscar minerales como el oro y el níquel, y contratan a consultores medioambientales para que estudien el impacto de la minería en la fauna.

Como uno de esos consultores, Buzatto había colocado trampas con hojarasca húmeda, las había dejado caer por los pozos de sondeo y más tarde había recogido ocho de los fideos pálidos.

La nueva especie de milpiés, Eumillipes persephone, con más de 1,000 patas. Foto P. Marek, et al., Scientific Reports vía The New York Times.La nueva especie de milpiés, Eumillipes persephone, con más de 1,000 patas. Foto P. Marek, et al., Scientific Reports vía The New York Times.

“Sinceramente, cuando vi los animales por primera vez, me emocioné inmediatamente”, dijo Buzatto.

Pensó que debían estar relacionados con un milpiés muy largo de California.

Esa especie también vive bajo tierra, es de color crema y no tiene ojos, y era la que ostentaba el récord de patas, con hasta 750.

Como Marek había estudiado los milpiés californianos con patas, Buzatto le envió fotos de los extraños ejemplares australianos para ver qué le parecían.

Un recuento preliminar reveló que un individuo tenía más de 800 patas.

Sin embargo, como algunos tipos de milpiés pueden añadir patas a lo largo de su vida adulta, ésa no era la última palabra.

Tras varias semanas y un complicado papeleo, los cadáveres de los milpiés australianos llegaron por correo a Virginia.

Allí, un minucioso recuento al microscopio dio como resultado una hembra con 1.306 patas.

“Fue alucinante, porque es casi el doble del número anterior de patas en los milpiés”, dijo Marek.

“Setecientas cincuenta parecen muchas patas para un animal.

Mil trescientas seis es bastante asombroso”.

Los científicos llamaron a la nueva especie Eumillipes persephone – Eumillipes significa “verdadero milpiés”, y Perséfone era la diosa de la mitología griega arrastrada al inframundo por Hades.

Los ancestros de esta especie, al igual que Perséfone, debieron comenzar su vida en la superficie.

En algún momento de su historia evolutiva, el milpiés empezó a adentrarse cada vez más en el subsuelo, quizá porque la Australia de arriba se estaba volviendo más árida e inhóspita.

El análisis genético demostró que el Eumillipes no es un pariente cercano del milpiés californiano, a pesar de su sorprendente parecido.

Esto sugiere que la vida subterránea llevó a ambas especies a evolucionar de forma similar.

Ambas se volvieron pálidas y sin ojos, como muchos animales que viven en cuevas.

Ambas tienen grandes antenas.

Y sus muchísimas patas pueden darles más fuerza para empujar y sacudir su camino a través de la tierra, dijo Marek.

El hecho de tener un intestino extra largo también puede ayudar a los milpiés a extraer más nutrientes de una dieta escasa, dijo.

“Es un gran hallazgo”, dijo Gonzalo Giribet, biólogo de invertebrados de la Universidad de Harvard.

No es inusual que los científicos encuentren nuevas especies cuando se asoman a hábitats que generalmente son inaccesibles, dijo, y el descubrimiento insinúa las variedades de vida que aún pueden estar por descubrir:

“No tenemos ni idea”.

Marek espera que el hallazgo llame la atención sobre la biodiversidad en las profundidades del subsuelo, un recurso precioso que se esconde junto a los metales valiosos.

También está emocionado de dejar las cosas claras sobre cuántas patas puede tener un milpiés.

“Todos esos libros de texto tendrán que ser reescritos”, dijo.

“Al menos, ese párrafo sobre milpiés”.

Los ciempiés, mal llamados a su manera, pueden tener unas pocas docenas o unos cientos de patas, pero nunca exactamente 100, porque siempre hay un número impar de pares de patas.

Marek también señaló que estas ocho muestras probablemente no sean representativas de toda la gama de tamaños de la especie:

“Podría haber una con más patas”.

NOTICIAS RELACIONADAS