5.2 C
Bariloche
InicioEconomíaPor la crisis y la pandemia, Argentina perdió casi 20.000 empresas

Por la crisis y la pandemia, Argentina perdió casi 20.000 empresas

El dato surge de la comparación con 2019 y hace referencia a la cantidad de firmas registradas que tienen al menos un trabajador formal.

Argentina se encuentra transitando un camino de recuperación a todo el daño económico que provocó la pandemia del Covid, pero aun está muy lejos de demostrar crecimiento genuino. Prueba de esto es la desaparición de casi 20 mil empresas del mercado formal.

Según estadísticas de la Superintendencia de Riesgos de Trabajo, en noviembre de 2019 había 509.278 empresas en el país con al menos un trabajador registrado. En el mismo mes de 2021 (último dato disponible), el número había disminuido a 489.465.

La comparación da como resultado un saldo negativo de 19.813 firmas (-3,9%). Según los especialistas, en su mayoría se trata de compañías que cerraron sus puertas, pero también hay un sector que, o sigue funcionando sin empleados, o sigue operando pero en situación de informalidad.

Lo concreto es que hubo una caída y esto, por supuesto, repercutió también en los trabajadores. Sin contar a los empleados de casas particulares, la cantidad de empleados cubiertos con una Aseguradora de Riesgos de Trabajo (ART) se redujo de 9.180.077 a 8.984.729 en el período analizado (-2,1%).

Una crisis profunda

Para Gustavo Reyes, economista el Ieral (Fundación Mediterránea), la pérdida de casi 20 mil empresas en relación al 2019 se asocia a la lenta recuperación de la economía tras la pandemia. Para dar a entender su punto, planteó una comparación con lo ocurrido tras la crisis 2001-2022.

“Midiendo la cantidad de empresas, se puede observar que en 2001 la pérdida fue mucho más marcada. En esa oportunidad cerraron cerca del 10% de las firmas, pero en 2003 ya se habían recuperado la mitad. Esta vez, en cambio, la cantidad de empresas registradas sigue cayendo, pese a que la economía se recuperó. Lo mismo pasó a nivel empleo”, planteó.

¿Cuál fue la diferencia? Para Reyes, hay dos grandes factores que explican por qué esta vez la recuperación es mucho más lenta. “Lo que se dio a partir de 2003 es que las cuentas fiscales mejoraron mucho. Además, en 2002 la inflación fue cercana al 40%, pero en 2003 fue de 3,7%”, subrayó. “Por otro lado, la situación internacional mejoró bastante en esa época, con China creciendo a gran escala y demandando mucha soja”, agregó.

Hoy, el escenario es completamente diferente. Si bien la situación interna mostró algunas mejoras en 2021 (en relación a 2020), la inflación sigue siendo muy alta y el contexto internacional es mucho más delicado. “Tenes un mundo más complicado por varios factores. Parece que el Covid se está calmando, pero ahora hay inflación en todo el mundo, debido a la inestabilidad que generó la pandemia. Eso lleva a que otros países suban tasas de interés y disminuyan el gasto, lo que también ralentiza la economía”, comentó.

“A eso se suma que el crecimiento chino se está desacelerando. Por último, aparece el conflicto de Rusia con Ucrania. Eso aumenta el precio internacional de los combustibles y genera una repercusión en precios. Es un contexto mucho más complicado que el del 2003”, insistió Gustavo Reyes.

También compartió su opinión el economista Carlos Rodríguez, quien advirtió que Argentina no se encuentra en una fase de expansión, sino en una etapa de recuperación. “Vamos a tardar mucho en volver a tener la misma cantidad de empresas. El proceso de muy lento”, lamentó.

Reafirmando su postura, Rodríguez recordó que, a diferencia de la población, la economía nacional lleva diez años sin crecimiento genuino. Las estadísticas demuestran esta afirmación. Según el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec), en el tercer trimestre del 2021 el Producto Interno Bruto (PIB) de Argentina fue 3,4% más chico que el que existía en el mismo período de 2011. Si bien en el medio hubo algunos años de crecimiento, la caídas fueron más marcadas y el balance total de la última década es negativo.

“Ahora se ve una clara mejora del PIB en comparación al 2020 (11,9% en el tercer trimestre), pero ese año el nivel de actividad económica fue muy bajo a causa de las medidas sanitarias implementadas por la pandemia. El análisis de largo plazo demuestra que a la Argentina le cuesta mucho crecer realmente”, sostuvo Rodríguez.

Por otro lado, el economista señaló que, pese al acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI), se mantiene un nivel de incertidumbre elevado. “Aceleró la devaluación del dólar, hay alta inflación y faltan de insumos importados. Todo eso hace que el empresario lo piense dos veces antes de invertir o de contratar a un empleado”, apuntó.

“Esa incertidumbre, junto a la alta presión impositiva y la compleja legislación laboral, hace que muchas actividades crezcan hoy en la informalidad”, agregó.

Finalmente, Carlos Rodríguez recordó que desde el inicio de la pandemia hubo una reasignación de los recursos en distintas áreas de la economía, lo que perjudicó a sectores que usualmente funcionan como motores de la economía, como aquellos relacionados al turismo.

José Vargas, economista y director de la consultora Evaluecon, se mostró de acuerdo con sus colegas. “Venimos hacia fines de 2019 de casi dos años de recesión, lo que ya impactaba de lleno en las empresas. El golpe de gracia lo dio la pandemia”, declaró.

“La caída del PIB del 2020 fue similar al rebote del 2021, pero no es que la economía haya crecido realmente. Además, el escenario hacia adelante es muy complejo. No hay claridad aun sobre la letra chica del acuerdo con el FMI, la inflación sigue subiendo, el cepo persiste y no hay claridad sobre lo que ocurra a futuro. En ese contexto, es muy difícil que las empresas que cerraron vuelvan a abrir en el corto plazo”, opinó el economista.

Los rubros más afectados

La SRT discrimina las estadísticas de cantidad de empresas por grandes rubros. En la comparación entre noviembre de 2019 e igual mes de 2021, se puede observar que el sector más afectado (en términos porcentuales) fue el de electricidad, que pasó de 1.221 a 811 empresas registradas (-,33,6%).

Sin embargo, el sector que mayor incidencia tuvo sobre el total general fue el de “servicios sociales”, que perdió 9.530 firmas en los últimos dos años, tras sufrir una caída del 9,8%.

Se destacó también el sector de “transporte y almacenamiento”, que pasó de tener 49.140 empresas registradas en 2019 a 41.157 en 2021 (16,2% de retracción).

La caída por provincia

De acuerdo a las estadísticas de la SRT, la caída en la cantidad de empresas no tiene excepciones. Todas las provincias muestran números negativos entre 2019 y 2021. No obstante, es fácil reconocer a cuáles les fue peor.

En términos porcentuales, la provincia a la que peor le fue es Tucumán, que de las 10.873 empresas registradas que tenía en 2019. perdió 638 (-5,9%). Le siguieron Salta (-5,2%) y Mendoza (-4,9%).

En cantidad total de firmas, se destacan Buenos Aires (-5.781 compañías), Ciudad de Buenos Aires (-5.690) y Córdoba (-2.098), siempre hablando del período comprendido entre noviembre de 2019 e igual mes de 2021.

NOTICIAS RELACIONADAS