4.9 C
Bariloche
InicioCienciaQué debe pasar en el cuerpo para que el organismo resista bien...

Qué debe pasar en el cuerpo para que el organismo resista bien el coronavirus

Un nuevo estudio y una revelación sobre las células T.

Una nueva investigación cientifica revela que las células T no son imprescindibles para la recuperación de las infecciones agudas por coronavirus. La depleción de células T no induce una enfermedad grave, y las células T no explican la resistencia natural de los monos rhesus a la COVID-19 grave. Además, los organismos fuertemente empobrecidos en células T siguen desarrollando potentes respuestas de memoria ante una segunda infección.

Las células T son glóbulos blancos de la sangre que maduran en el timo, un órgano situado bajo el esternón. Se van desarrollando desde el nacimiento hasta los 25 años, y circulan por la sangre y linfa. Cuando el organismo es atacado por primera vez por un patógeno, aparece primero una respuesta inmune innata. Más adelante, se activan las células T del sistema inmune adaptativo para eliminar restos del patógeno. Algunas de esas células luego se transforman en células T “de memoria” y persisten en el organismo.

Los resultados de la nueva investigación, publicados en ‘mBio’, una revista de acceso abierto de la Sociedad Americana de Microbiología, tienen implicaciones para el desarrollo de vacunas y terapias de segunda generación.

La imagen microscópica muestra en el centro células T del sistema inmunológico.

La imagen microscópica muestra en el centro células T del sistema inmunológico.

Desde el inicio de la pandemia, hubo cientos de laboratorios en el mundo que se enfocaron en investigar a la infección por el coronavirus. Algunos se concentraron en las medidas de prevención. Otros en el desarrollo de la infección en sí misma y su impacto en el organismo. También hay grupos concentrados en vacunas y tratamientos.

El nuevo trabajo fue realizado sobre un grupo de macacos. “Empezamos este estudio al principio de la pandemia, tratando de averiguar cómo hacer un buen modelo para estudiar la enfermedad en humanos utilizando animales. Los monos resultaron ser más resistentes a la enfermedad de lo que esperábamos, por lo que quisimos averiguar por qué y tratar de obtener algunas ideas sobre la enfermedad en los seres humanos. Ahora sabemos que la respuesta de los anticuerpos es la más crítica para la protección por vacunación, no la respuesta de las células T”, explica el autor principal del estudio, Kim Hasenkrug, investigador principal del Laboratorio de Enfermedades Virales Persistentes, de los Laboratorios de las Montañas Rocosas y del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, de los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos.

En el nuevo estudio, los investigadores utilizaron reactivos clásicos que se sabe que agotan las células T CD4+ y CD8+ en los macacos rhesus. Mientras que las células T CD8+ atacan directamente a las células infectadas y las matan, las células T CD4+ son células T auxiliares que desencadenan la respuesta inmunitaria al reconocer los patógenos y secretar citoquinas, pequeñas proteínas, que indican a otras células inmunitarias que actúen, incluidas las células T CD8+ y las células B productoras de anticuerpos.

Una semana después de eliminar las células T CD4+, las células T CD8+ o ambas al mismo tiempo, los investigadores infectaron a los animales con el SARS-CoV-2.

Los macacos fueron infectados y agotados por los científicos para sacar sus conclusiones.

Los macacos fueron infectados y agotados por los científicos para sacar sus conclusiones.

“Los agotamos, los infectamos y luego continuamos con los agotamientos durante la primera semana de la infección para asegurarnos de que los animales estaban bien agotados. Luego estudiamos su sangre para ver cómo respondían en términos de sus células T y B”, explica Hasenkrug.

Durante seis semanas, los investigadores estudiaron los hisopos nasales y los lavados broncoalveolares para medir el virus en la nariz, la boca y los pulmones, y los hisopos rectales para ver si el intestino desprendía virus.

Al cabo de ese tiempo, los investigadores volvieron a desafiar a los monos con el SARS-CoV-2 y repitieron la recogida de muestras de virus y sangre, lo que les permitió evaluar las respuestas de memoria inmunitaria.

“Si hay una respuesta de memoria, se obtiene una respuesta inmunitaria mucho más rápida y el control del virus. Así es como funcionan las vacunas. Una vez que el cuerpo ha visto un patógeno viral, la próxima vez que lo vea, puede obtener una respuesta inmune mucho más rápida y fuerte”, señala Hasenkrug.

“Descubrimos que obtuvimos respuestas de memoria realmente buenas independientemente de si agotábamos las células T o no. Básicamente, encontramos anticuerpos neutralizantes del virus muy fuertes, y son los anticuerpos más importantes para controlar la infección. Esto fue inesperado por la mayoría de los inmunólogos, virólogos y vacunadores”, añade Hasenkrug..

“La otra cosa que ocurre durante una respuesta de memoria es que los anticuerpos maduran, volviéndose más fuertes y más potentes para unirse al patógeno viral. Vimos indicios de esto a través de lo que se llama ‘cambio de clase'”, destacó.

El coronavirus se "camufla" para entrar a las células sin que lo detecte el sistema inmune. La imagen muestra la estructura general del complejo ternario SARS-CoV-2.

El coronavirus se “camufla” para entrar a las células sin que lo detecte el sistema inmune. La imagen muestra la estructura general del complejo ternario SARS-CoV-2.

El ‘cambio de clase’ también fue inesperado en estos monos con células T agotadas. “No tenemos una explicación firme de por qué ocurrió, pero creemos que implica algún tipo de respuesta compensatoria, que se puede ver en nuestro estudio -reconoce-. Por ejemplo, cuando eliminamos las células T CD8+, observamos respuestas más fuertes de las células T CD4+ o de las células B en algunos animales. Cuando a los animales les falta algo, intentan compensarlo produciendo más de otra cosa”.

Hasenkrug admite que no sabe por qué las células T no resultaron ser más importantes, pero probablemente sea bueno que no sean necesarias, porque entonces, las personas que no logran montar suficientes respuestas de células T todavía tienen oportunidades de recuperarse.

“Esto implica que la respuesta inmunitaria innata es fundamental para el control inicial del virus, en lugar de las respuestas inmunitarias adaptativas que hemos estudiado”, afirma Hasenkrug.

NOTICIAS RELACIONADAS