728 x 90

¿Qué hacían los espías de la SIDE antes de que hallaran muerto a Nisman?

¿Qué hacían los espías de la SIDE antes de que hallaran muerto a Nisman?

El martes comienzan a declarar 14 de los 89 agentes de inteligencia que hablaban con sus jefes antes de que el fiscal que había denunciado a Cristina Kirchner apareciera muerto en un baño. Un estudio científico publicado en el Journal of Experimental Psychology de Estados Unidos llegó a la siguiente conclusión: a lo largo de la vida,

El martes comienzan a declarar 14 de los 89 agentes de inteligencia que hablaban con sus jefes antes de que el fiscal que había denunciado a Cristina Kirchner apareciera muerto en un baño.

Un estudio científico publicado en el Journal of Experimental Psychology de Estados Unidos llegó a la siguiente conclusión: a lo largo de la vida, los seres humanos guardan un promedio de 13 secretos que se llevarán a la tumba. Ahora se comenzará a develar si alguno de los espías que estuvieron activos en las horas previas a que el fiscal Alberto Nisman fuera hallado muerto guardará lo sucedido de por vida, o si alguien romperá la consigna.

Si no aparece nada inesperado -por ejemplo, una feria judicial anticipada por Covid, como acaba de pedir el Consejo de la Magistratura- a partir de este martes 20 de abril comenzarán a declarar como testigos los primeros 14 de los 89 agentes de la ex SIDE que trabajaron entre el 14 de enero de 2015 -cuando Nisman denunció a la entonces presidenta Cristina Kirchner de encubrir a los autores del atentado a la AMIA- y el domingo 18, cuando el fiscal fue hallado muerto en su departamento.

La Justicia investiga el caso como un asesinato planeado.

Entre la primera ronda de citaciones hay hombres y mujeres. Nueve se fueron del organismo de inteligencia en los meses posteriores a la muerte de Nisman. Los otros cinco aún son agentes en actividad.

Si no se suspende la actividad judicial por el coronavirus, declararán de a uno, todos los días, durante tres semanas.

En las horas previas a que uno de los custodios hallara el cadáver del fiscal, todos ellos formaron células operativas en la calle y se comunicaron con una flota de aparatos adjudicada al entonces director de Reunión Interior de la SIDE, Fernando Pocino. Éste era el jefe operativo de mayor confianza de Cristina Kirchner, con quien había trabajado cuando ella era senadora nacional.

Como lo determinaron los cruces de llamadas hechos por la Policía Federal durante dos años, Pocino centralizó la mayor parte de esas comunicaciones mientras reportaba al Señor Ocho, el segundo jefe de la SIDE, que actualmente es el viceministro de Justicia Juan Martín Mena.

Este funcionario explicó este año -luego de que Clarín revelara esos llamados, en enero pasado- que los agentes trabajaban activamente esos días investigando el robo de un misil al Ejército y una hipótesis de enfrentamiento entre barrabravas de Boca y River que iban a jugar la Copa de Verano.

El misil había sido robado en La Plata y el superclásico sería en Mar del Plata, pero hubo agentes que el 18 de enero se movieron en Puerto Madero y Martínez.

En Puerto Madero ya estaba Nisman muerto, aunque aún no habían encontrado su cadáver.

En Martínez vive Diego Lagomarsino, el ex empleado de Nisman que llevó a la escena del crimen la pistola 22 que disparó la bala asesina. En el expediente hay testigos que sugirieron que Lagomarsino pudo ser un agente de inteligencia.

Los espías llegan a declarar seis años después de la muerte de Nisman. La primera fiscal del caso, Viviana Fein -quien dijo que “lamentablemente” no había podido probar un suicidio- admitió que le sacaron la causa “justo cuando empezaba a investigar a las fuerzas de inteligencia”.

Sobre ellas vuelve estos días la lupa de la investigación, ahora a cargo del fiscal Eduardo Taiano.

Mientras tanto, aún faltan analizar celulares y computadoras de Lagomarsino y los custodios de Nisman que, en vez de protegerlo, lo dejaron solo durante 15 horas. Para la Justicia, el fiscal fue asesinado dentro de ese lapso.

Los contenidos de esos aparatos ya fueron peritados, pero la defensa de Lagomarsino -el estudio de Maximiliano Rusconi, que también defiende a Julio De Vido y a Lázaro Báez- se opone a que la fiscalía los vea.

La última palabra sobre esto la tiene la Corte Suprema de Justicia que, insólitamente, mantiene el tema sin definición desde hace un año.

Facundo Maidana
ADMINISTRATOR
PROFILE

Posts Carousel

Dejar un Comentario

Su dirección de correo no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Latest Posts

Top Authors

Most Commented

Featured Videos

El Clima en San Carlos de Bariloche

Seguinos en Facebook