-1.1 C
Bariloche
InicioPolíticaSe recalienta la interna entre Aníbal Fernández y Sergio Berni por el...

Se recalienta la interna entre Aníbal Fernández y Sergio Berni por el caso de la cocaína envenenada

El funcionario del gobierno nacional dijo que su par bonaerense es un “mentiroso” y un “mercenario”; mientras que Berni lo acusó de abandonar el territorio en este caso y lo tildó a Aníbal de “patético”.

Con el trasfondo de 24 personas muertas y decenas de intoxicados con la cocaína envenenada, crece el enfrentamiento entre los funcionarios del presidente Alberto Fernández y del gobernador bonaerense Axel Kicillof.

El ministro de Seguridad de la Nación, Aníbal Fernández, calificó este lunes de “mercenario” a su par bonaerense, de quien dijo que “alguien” lo estaba usando y que con esta situación lo perdió “como amigo”.

Fue luego de que Sergio Berni lo acusara de haberlo abandonado ante la tragedia de la droga envenenada y destacara que la primera chicana que el funcionario nacional hizo en las redes sociales era algo “patético”.

“Tuvimos 24 horas de inacción total”, aseguró Berni, en declaraciones a Radio Mitre, sobre la primera reacción del gobierno nacional. Y luego amplió en Radio 10: “No hubo nadie que trabajara con nosotros codo a codo. Me vieron trabajando. ¿Usted vio alguien más? Nadie se puso a disposición”.

Sin embargo, Aníbal Fernández desmintió esa supuesta “soledad” de Berni y, en declaraciones radiales, dijo que era un “mentiroso” y un “mercenario”.

“Apenas ocurrió esto hablaron por teléfono Aníbal y Berni, para ver cómo trabajar en conjunto y pusimos a disposición las cuatro fuerzas federales”, dijeron a Clarín fuentes cercanas a Aníbal Fernández, Y agregaron que luego el contacto se vehiculizó a través de la secretaria de Seguridad, Mercedes La Gioiosa.

“La actitud de Berni se entiende únicamente si alguien le dio un par de caramelos para que diga lo que dijo. Es incomprensible su postura, ya que el gobierno puso a trabajar a las cuatro fuerzas federales en esta causa, en colaboración con las fuerzas provinciales”, plantearon a Clarín cerca del ministro de Alberto Fernández. Y agregaron: “Por ejemplo, el laboratorio que analiza las muestras de la droga adulterada es de la Policía Federal”.

Por el contrario, cerca de Berni descalificaron la colaboración del gobierno nacional. “El narcotráfico es un tema federal y acá no vino nadie. A Berni lo dejaron solo, en el territorio, que es donde tendrían que haber estado las fuerzas federales. Acá hubo más de 20 muertos y Aníbal no estuvo, le corrió el culo a la tragedia en la provincia”, dijeron a Clarín fuentes cercanas a Berni.

En declaraciones a Radio Mitre, Berni señaló que el narcotráfico “es un delito federal” y que es “insólito que las provincias participen en el control del narcomenudeo. Planteamos el problema, pero nunca tuvimos respuestas. Las provincias deberían tener prohibido actuar en narcotráfico, porque es la puerta de la corrupción a la policía y a la justicia provincial. ¿Pero la Nación está en capacidad de actuar? No. De hecho, tuvimos 24 horas de inacción total”.

El enojo de Berni hacia Aníbal Fernández venía de arrastre, cuando el miércoles por la noche el ministro de Seguridad de la Nación se burló en Twitter de las recomendaciones de la Provincia de Buenos Aires en el caso de la cocaína adulterada.

Allí Fernández publicó un meme, que duró apenas 20 minutos, en el que se mostraban banderas de distintos países junto a la leyenda “El consumo de drogas mata”, en referencia a las políticas estatales en esos países. Pero sobre el final de la imagen aparecía la bandera argentina junto a una frase diferente: “El que compró droga en las últimas 24 horas descártela porque es de la mala”, en alusión al pedido de Berni luego de los primeros casos fatales por la droga adulterada.

El tuit hizo estallar de furia al ministro provincial. Tanto, que a los 20 minutos Aníbal Fernández borró el tuit y luego tuvo que salir públicamente a pedir disculpas, “por el error de uno de los chicos que trabaja conmigo en redes sociales”, dijo el funcionario nacional, quien respaldó la política de reducción de riesgos y daños que planteó Berni en esta ocasión.

Pero ese pedido de disculpas no sirvió para recomponer una relación que ya había entrado en crisis 100 días atrás, cuando se enfrentaron públicamente por la situación de los grupos radicalizados mapuches en el sur argentino.

En esa ocasión, el ministro de Axel Kicillof calificó de “terrorismo” los hechos de violencia que estaban ocurriendo en Río Negro y reclamó que el Gobierno nacional enviara tropas para colaborar en la resolución del problema; en abierta contradicción con declaraciones del presidente y su ministro Aníbal Fernández, quienes habían asegurado que no era “función del Gobierno brindar mayor seguridad en la región”.

En esa polémica, Berni le dijo a Aníbal Fernández que “ni usted ni el presidente necesitan de mi aprobación”, pero que sí deberían contar con la aprobación de la sociedad. “Si mis matemáticas no me fallan, el 12 de septiembre hubo 16.323.291 argentinos que no aprobaron nuestra gestión. Fui claro? O le hago un dibujito?”, cerró en aquella ocasión Berni, en alusión a la velada amenaza que le hiciera Aníbal Fernández a Nik.

Ahora cerca de Berni dijeron a Clarín que “sería importante” que Aníbal Fernández aclare por qué dijo que era “un mercenario” y que dé el nombre de quién supone que mandó a Berni a hacer esas declaraciones. Por el contrario, fuentes cercanas al ministro de Alberto Fernández ratificaron ese calificativo, aunque se negaron a dar el nombre del mandante, “para no profundizar el conflicto”.

NOTICIAS RELACIONADAS