728 x 90

Sola, Isabel II cumplió 95 años: el mensaje de “gran tristeza” de la reina y el retrato de una familia disfuncional

Sola, Isabel II cumplió 95 años: el mensaje de “gran tristeza” de la reina y el retrato de una familia disfuncional

Encerrada en Windsor, no recibió la visita de sus hijos mayores. Carlos se fue a Gales. Y Harry regresó a California. Su primer cumpleaños de viuda, sola, en plena pandemia y con el nuevo desafío de reconciliar una familia en crisis, que amenaza la confianza y el futuro de la monarquía. La reina Isabel cumplió sus 95 años reales

Encerrada en Windsor, no recibió la visita de sus hijos mayores. Carlos se fue a Gales. Y Harry regresó a California.

Su primer cumpleaños de viuda, sola, en plena pandemia y con el nuevo desafío de reconciliar una familia en crisis, que amenaza la confianza y el futuro de la monarquía. La reina Isabel cumplió sus 95 años reales y no oficiales en el palacio de Windsor, cuando apenas cinco días atrás enterró al príncipe Felipe, su marido y patriarca durante 73 años. Su nieto Harry regresó a California, tras haberla visto dos veces después de su funeral, según The Sun.

Una vieja foto de ella, con su sombrero bordeaux y sus flores, fue publicada por el palacio de Buckingham en reemplazo del tradicional retrato de la soberana en cada cumpleaños. Por segunda vez no se escucharon los cañones que la saludan a causa del duelo, que finaliza el viernes.

Por lo general, para el cumpleaños de un miembro de la realeza senior, sonarían las campanas de la Abadía de Westminster. Pero eso tampoco se lleva a cabo debido al período de luto y las restricciones de COVID-19.

El mensaje de la reina

La reina ha agradecido a sus simpatizantes el “apoyo y la amabilidad” mostrados tras la muerte del duque de Edimburgo, en un mensaje.

Isabel II canceló todas las celebraciones de cumpleaños por la muerte de Felipe.

Isabel II canceló todas las celebraciones de cumpleaños por la muerte de Felipe.

“Hoy, con motivo de mi 95 cumpleaños, he recibido muchos mensajes de buenos deseos, que agradezco mucho. Si bien como familia estamos en un período de gran tristeza, ha sido un consuelo para todos nosotros ver y escuchar los tributos que se le rinden a mi esposo, de parte de los del Reino Unido, la Commonwealth y de todo el mundo”, dijo la reina en un mensaje personal a sus súbditos.

“Mi familia y yo queremos agradecerles por todo el apoyo y la amabilidad que nos han mostrado en los últimos días. Nos hemos sentido profundamente conmovidos y seguimos recordando que Felipe tuvo un impacto tan extraordinario en innumerables personas a lo largo de su vida”, continuó la reina.

Sola

La reina vive en Windsor, rodeada por “una nube sanitaria” de 22 de personas que la cuidan entre valets, chefs, diseñadora, mucamos y médicos. Pero está sola.

La reina Isabel II, el día de coronación. Foto: archivo

La reina Isabel II, el día de coronación. Foto: archivo

Este miércoles estaba previsto que la visitara su hijo el príncipe Andrés y Eugenie, su nieta, y su bebé, que ella no conoce a causa de la pandemia. Los York viven en la misma casa porque la princesa Eugenie se mudó a la casa de su papá cuando llegó el príncipe Harry a vivir a Frogmore Cottage.

Esta es la casa que le regaló la soberana en su casamiento y que él cedió a su prima Eugenie cuando se mudó a California. También la visitarían Sophie y el príncipe Eduardo, los condes de Wessex, muy cercanos a la reina porque comparten su amor por las caballos.

La reina con Harry​

El príncipe Harry partió el martes a California en un avión de American, un día antes del cumpleaños de su abuela. Pero después de haberla visto “privadamente” al menos dos veces después del funeral de su abuelo, según el diario The Sun. El automóvil negro de Harry fue visto regresando a su casa en Montecito, junto a su equipo de seguridad. Nadie sabe en que nivel está el conflicto con su padre y su hermano.

Harry abandonó el reino sin ver nuevamente a su padre, con quien se reencontró dos horas después de 13 meses de no verlo. El príncipe Carlos se refugió en Gales y no volverá. Tampoco vio otra vez a su hermano, el príncipe William, ni a sus sobrinos, los principitos. La reconciliación después de sus acusaciones de racismo y de que están “atrapados” en la monarquía no será ni tan rápida ni tan fácil para los Royals.

La reina en una foto de febrero de 2020. Foto: AFP

La reina en una foto de febrero de 2020. Foto: AFP

El príncipe Carlos y William están “heridos” por las palabras de Harry y Meghan, aunque la nueva generación británica coincida con lo que los jóvenes Royals dijeron y la necesidad de una modernización y una “humanización” del rol de los royals quedara en evidencia.

Si un acercamiento real se produce finalmente será lento y condicionado. Nadie sabe si Harry y Meghan, que ya fueron esnobeados en su última aparición pública en la abadía de Westminster por la Familia real , volverán a soportarlo o seguirán con su vida en Montecito. Meghan espera su primera bebita para junio. Harry debe regresar en julio a Londres para inaugurar un homenaje a su madre, la princesa Diana, cuando cumpliría 60 años.

Tanto el palacio de Kensington, donde viven los duques de Cambridge como en Clarence House, la residencia oficial del príncipe Carlos, se niegan a dar una sola información sobre la cumbre o los planes.

Una familia disfuncional en acción

Ciertamente no llegará a Windsor el príncipe Carlos, heredero al trono. El decidió retirarse inmediatamente después del funeral de su padre y la cumbre con sus hijos de Windsor a Gales, a su enorme cottage galés para hacer su duelo y repensar la monarquía. Ni siquiera Camilla está con él y nadie sabe la fecha de su regreso.

La princesa Anne vive en Gloucestershire junto a sus dos hijos, Peter y Zara Philips. No llegará tampoco. El Covid impone condiciones pero permite encontrarse con su madre al aire libre.

William y su hermano Harry en el funeral de su abuelo, Felipe de Edimburgo. Foto: AFP

William y su hermano Harry en el funeral de su abuelo, Felipe de Edimburgo. Foto: AFP

Pero los Royals no funcionan como una familia normal. Se escriben cartas antes que hablarse por teléfono o visitarse, como en el siglo XIX. Es lo que debió hacer Harry para comunicarse con su padre porque no atendía su teléfono.

La reconciliación puede ser dolorosa para los Royals, tras la entrevista de los Sussex y sus acusaciones. Pero para la opinión pública, la imagen que proyectan es dañina. Se vio en la televisión. Muestra una vez más una familia rencorosa, distante, gélida, con serios problemas afectivos y de comunicación. Como la Corte del rey Henry VIII o Elizabeth I pero en el siglo XXI. Excepto su hermano y Kate, nadie le dirigió la palabra a Harry en el funeral.

En la semana que condenaron a un policía por el asesinato de George Floyd y el racismo es condenado en todo el mundo, no beneficia su actitud a la Casa de Windsor.

Las acusaciones de Meghan y Harry fueron lo suficientemente serias sobre el racismo, la pregunta del color de piel de su hijo, el abandono ante su salud mental para que, frente a sus súbditos, los seniors Royals se obstinen en una actitud que ya denunció la princesa Diana y sufrió Fergie, la duquesa de York, tras su divorcio. La historia se repite.

Facundo Maidana
ADMINISTRATOR
PROFILE

Posts Carousel

Dejar un Comentario

Su dirección de correo no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Latest Posts

Top Authors

Most Commented

Featured Videos

El Clima en San Carlos de Bariloche

Seguinos en Facebook