7.9 C
Bariloche
InicioInternacionalUn cohete norcoreano desencadena una "falsa alarma" de evacuación en Corea del...

Un cohete norcoreano desencadena una “falsa alarma” de evacuación en Corea del Sur

Se decía que el cohete del Norte transportaba un satélite espía que le permitiría vigilar más de cerca a sus enemigos. Pero el miércoles declaró que el lanzamiento había fracasado.

SEÚL, Corea del Sur – Corea del Norte lanzó el miércoles un vehículo espacial que transportaba su primer satélite de reconocimiento militar diseñado para vigilar a los ejércitos surcoreano y estadounidense, informaron funcionarios de defensa surcoreanos, lo que provocó brevemente alertas de evacuación por “falsa alarma” en Corea del Sur y Japón.

El ejército surcoreano indicó horas más tarde que el lanzamiento norcoreano había sido un fracaso, diciendo que el cohete cayó en aguas al oeste de Corea del Sur tras un “vuelo anormal.”

Corea del Norte admitió que la segunda etapa de su nuevo cohete Chollima-1 había funcionado mal, haciéndolo caer al mar al oeste de la península coreana.

Afirmó que intentaría realizar otro lanzamiento en un futuro próximo tras identificar y solucionar los problemas del cohete y su combustible.

Mientras el cohete rugía hacia el sur, un mensaje de texto automático de emergencia indicó a los ciudadanos de Seúl que “se prepararan para evacuar” por temor a que los restos del cohete norcoreano cayeran sobre la capital surcoreana. Más tarde, el gobierno se retractó de la alerta.

Un objeto que presuntamente forma parte del "vehículo de lanzamiento espacial" reclamado por Corea del Norte que está siendo rescatado por la milicia de Corea del Sur en aguas a 200 km al oeste de la isla de Eocheong en el Mar Amarillo. . (Foto de Handout / Ministerio de Defensa de Corea del Sur / AFP) /Un objeto que presuntamente forma parte del “vehículo de lanzamiento espacial” reclamado por Corea del Norte que está siendo rescatado por la milicia de Corea del Sur en aguas a 200 km al oeste de la isla de Eocheong en el Mar Amarillo. . (Foto de Handout / Ministerio de Defensa de Corea del Sur / AFP) /

Para muchos residentes en Seúl, el lanzamiento del cohete, que Corea del Norte había anunciado días antes, causó menos alarma que el pánico que se produjo tras la falsa alerta emitida por el gobierno surcoreano, sembrando la confusión y el miedo en la ciudad.

En Japón, el gobierno envió alertas en la prefectura de Okinawa instando a los residentes a buscar refugio en el interior y alejarse de las ventanas, pero poco después de las 7 de la mañana se levantó la alerta al anunciar el gobierno que el misil no volaba hacia Japón.

Menos de 10 minutos después, el Ministerio de Defensa anunció que un proyectil ya había caído al agua.

El lanzamiento del miércoles señaló una carrera espacial que se está intensificando en el cielo de la península coreana. Estados Unidos, Rusia, China y Japón ya tienen satélites vigilando la península, uno de los puntos álgidos de Asia Oriental.

Corea del Sur se sumó recientemente a la contienda prometiendo poner en órbita su primer satélite espía militar para 2025 y probando un cohete lanzador en dos ocasiones desde marzo del año pasado.

Cuando Kim Jong Un, líder de Corea del Norte, ordenó a su país que redoblara sus esfuerzos para ampliar y diversificar su arsenal nuclear durante una reunión del Partido de los Trabajadores en 2021, una de sus prioridades fue la puesta en órbita de satélites militares espía.

Los satélites espía harían más peligroso el arsenal nuclear del Norte al dotar a sus militares de ojos en el cielo, afirman los expertos militares.

También ayudarían a Corea del Norte a recopilar datos de sus pruebas de misiles, ya que el país lucha por perfeccionar sus tecnologías de misiles balísticos intercontinentales.

Pero los expertos también han cuestionado las capacidades del prototipo de satélite del Norte, que el Norte ha dicho que sería transportado por el cohete lanzado el miércoles.

El cohete despegó de una plataforma de lanzamiento en Tongchang-ri, en el extremo noroccidental de Corea del Norte, y estaba programado para sobrevolar el mar entre China y la península coreana y las aguas al este de Filipinas.

Al iniciarse la cuenta atrás, Corea del Sur y Japón extremaron la vigilancia militar por si caían restos en sus territorios.

Ambos habían instado a Corea del Norte a cancelar el lanzamiento de su satélite, condenándolo como una peligrosa provocación.

Washington condenó enérgicamente el lanzamiento del miércoles, calificándolo de violación descarada de las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU.

Adam Hodge, portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, dijo en un comunicado que corría el riesgo de “desestabilizar la situación de seguridad en la región y más allá”.

Límites

En virtud de una serie de resoluciones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, Corea del Norte tiene prohibido lanzar cohetes espaciales, así como realizar pruebas con armas nucleares y misiles balísticos que puedan utilizarse para transportarlas.

Corea del Norte insiste en su derecho a un programa espacial pacífico, pero Estados Unidos y sus aliados le acusan desde hace tiempo de utilizar dicho programa como tapadera para probar tecnologías de misiles balísticos intercontinentales.

En los últimos meses, Washington y sus aliados han ampliado sus ejercicios militares conjuntos para protegerse de las crecientes amenazas nucleares y de misiles de Corea del Norte.

El miércoles tienen previsto llevar a cabo un ejercicio de la Iniciativa de Seguridad contra la Proliferación, en el que sus armadas practicarán la interceptación de buques que transporten materiales para armas de destrucción masiva desde y hacia países como Corea del Norte.

La semana pasada, los ejércitos de Estados Unidos y Corea del Sur iniciaron también el primero de una serie de ejercicios con fuego real previstos hasta mediados de junio cerca de la frontera con Corea del Norte.

Los “peligrosos actos militares de Estados Unidos y sus fuerzas vasallas” obligan a Corea del Norte a asegurarse “un medio fiable de reconocimiento e información”, declaró el lunes Ri Pyong Chol, vicepresidente de la Comisión Militar Central del Norte, al revelar el plan de lanzamiento del “satélite de reconocimiento militar nº 1” del Norte.

Los programas espacial y de misiles balísticos intercontinentales de Corea del Norte están estrechamente interrelacionados.

En 2012, meses después de que Kim asumiera el poder, Corea del Norte lanzó un cohete que, según dijo, transportaba un satélite.

En una gran vergüenza para el joven líder, el cohete se desintegró momentos después del lanzamiento.

Pero ocho meses después, otro cohete norcoreano voló hasta Filipinas.

La última vez que Corea del Norte afirmó haber lanzado un satélite fue en 2016, cuando su cohete también sobrevoló el mar cerca de Filipinas.

Se cree que ninguno de estos cohetes transportaba un satélite sofisticado. Pero sus lanzamientos mostraron que el Norte estaba avanzando en la construcción de un cohete lo suficientemente potente como para llevar un satélite en órbita o una ojiva en un rango intercontinental.

El país realizó su primera prueba de misil balístico intercontinental en 2017.

Corea del Norte intensificó sus programas espaciales y de misiles balísticos intercontinentales después de que la diplomacia de Kim con el presidente Donald Trump fracasara en 2019.

Cuando probó cohetes frente a su costa oriental en febrero y marzo del año pasado, afirmó haberlo hecho para prepararse para lanzar un satélite.

Pero Corea del Sur acusó al Norte de probar un cohete para su nuevo ICBM Hwasong-17.

En noviembre, el Norte realizó su primera prueba con éxito del Hwasong-17.

En diciembre, el país realizó una prueba en tierra de un nuevo cohete propulsor de combustible sólido, una mejora importante en el programa de misiles balísticos intercontinentales del Norte, ya que los misiles de combustible sólido son más rápidos de lanzar y más difíciles de interceptar.

Ese mismo mes, Corea del Norte lanzó cohetes que el Sur calificó de pruebas de misiles, pero que el Norte dijo que eran ensayos de tecnologías de lanzamiento de satélites.

En abril, Corea del Norte realizó la primera prueba de vuelo del Hwasong-18, su primer ICBM de combustible sólido.

NOTICIAS RELACIONADAS