728 x 90

“Un día el viento volvió a correr por tu rostro – Malen Noel

“Un día el viento volvió a correr por tu rostro – Malen Noel

“Un día el viento volvió a correr por tu rostro, pero esta vez lo sentiste, pudiste tomar cada parte de él y respirarlo como si fuese la primera vez que lo hacías. Un día todas aquellas cosas que simplemente hacías, como saludar a alguien, abrazar, compartir un rato, mirarnos a los ojos, caminar, correr; subir

“Un día el viento volvió a correr por tu rostro, pero esta vez lo sentiste, pudiste tomar cada parte de él y respirarlo como si fuese la primera vez que lo hacías. Un día todas aquellas cosas que simplemente hacías, como saludar a alguien, abrazar, compartir un rato, mirarnos a los ojos, caminar, correr; subir a la montaña o simplemente contemplar el lago hoy las anhelamos porque antes simplemente las hacíamos. Hoy miramos por la ventana, contemplamos como los árboles se mueven y danzan adaptándose al ambiente, al cambio de forma constante y descubres que tú también eres parte del entorno cambiante en el que vives y manifiestas tu realidad pero no has cambiado e incluso tal vez sigues sosteniendo las mismas creencias, las mismas ideas y estructuras que hace 10 mil años porque aún tienes miedo de salir de la construcción social en la que vives, porque aún te importa demasiado tu imagen y el personaje que hoy llevas. Hoy miras por la ventana y te das cuenta que todo se está transformando, que lo más pequeño, como un virus, cambia y se modifica de forma tan rápida que en cuestión de días se adapta a un nuevo ambiente, a un nuevo huésped y allí, donde el ser humano no cambia, se avecina la batalla más grande y este ejército invisible no toca la puerta de tu mundo, no toca la puerta de tu hogar simplemente entra, entra y modifica todo lo que tú pensabas que eras. En su marcha tú temes, temes porque nunca antes has buscado conocimiento sobre ti mismo más que lo que vives, respiras y haces y crees. Hoy tú no te has cuestionado nada de lo que eres porque sigues señalando al resto, porque sigues poniéndote en posición de víctima y porque nunca has salido a experimentar el amor fuera de tu ego y tu personalidad… Hasta ahora simplemente vivías, tus rutinas, lo mismo de siempre día tras día hasta que este guerrero pequeño te hace ver más pequeño que él y se alimenta de tus recuerdos porque vives en el pasado; se alimenta de tu miedo porque vives en el futuro y se alimenta de tu negación porque te resistes al cambio.
Hoy miras por la ventana y entiendes que si el entorno cambia y con él todo lo que lo constituye, tú también necesitas cambiar para fluir con el entorno, porque descubres que también eres parte de él y que para ganar la guerra contra lo invisible, para transformarte y adaptarte como la naturaleza misma que, con su sencillez, tiene tanto para enseñarnos debes cambiar, necesitas cambiar porque tu espíritu ya está aburrido de que te sientes y siempre hagas lo mismo, que vivas reciclando tus emociones del pasado una y otra vez porque no te atreves a salir del círculo que te hace repetir las mismas experiencias, te hace creer que cometes los mismos errores simplemente por el hecho de que no estás viendo ni adquiriendo la sabiduría de todo ello, no te permites pasar de página e ir hacia nuevas experiencias que reconforten tu espíritu, te conformas con lo mismo, con las mismas personas, con las mismas creencias; te cierras a los mismos pensamientos y aún crees que tu vida depende de otro o de alguien más; aún crees que tu no creas tu realidad y fragmentas tu poder al punto que le temes a todo, incluso a ti mismo y le temes a la muerte porque, en realidad, le temes a la vida y lo que implica vivir/ evolucionar y parte de ello implica cambiar. Temes cambiar porque no sabes a qué cambiaras, porque pones tantas excusas que tú mismo creas, que cuando es el momento de transformarte prefieres seguir en lo mismo, prefieres seguir mal, angustiado, triste porque crees que esa es tu vida, que eso es lo que te mereces y en, definitiva, porque así también estás cómodo. Si quieres cambiar, hazlo si quieres ganar en esta batalla contra lo invisible deberás conocerte, deberás transformarte y cambiar con el ambiente, como lo hace la naturaleza en las situaciones más adversas; en cada estación del año. Deberás quedarte sin hojas como los árboles en otoño y florecer con la nueva primavera. Deberás despojarte del pasado y aprender a vivir en el presente, entonces y solo entonces entenderás que las experiencias viejas solo viven en tu mente y te estás perdiendo la posibilidad de vivir nuevas cosas, adquirir nueva sabiduría que llene y abrace tu espíritu de tal forma que ya lo invisible, estos pequeños guerreros, no tendrán poder sobre ti, no podrán hacerte daño porque sabes lo que eres, porque tienes el conocimiento y porque tu consciencia está limpia de ti mismo, finalmente has sacado la basura. Entonces hoy miras por la ventana y te sientes parte del todo, vibras con el todo y expandes tu consciencia hacia algo mucho más ilimitado, hacia un amor fuera del poder, el sexo y la enfermedad/necesidad. El cambio empieza por ti. ”

Autora: Malen Noel Bariloche.

Mauro
GESTOR
PROFILE

Posts Carousel

Dejar un Comentario

Su dirección de correo no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Latest Posts

Top Authors

Most Commented

Featured Videos

El Clima en San Carlos de Bariloche

Seguinos en Facebook