El campeonato, que un principio había pasado a jugarse a puertas cerradas por el coronavirus, ahora se encuentra suspendido, a la par del resto de las competencias deportivas en el país y gran parte del mundo. Al menos hasta el 3 de abril no habrá partidos en la península, con lo que si el torneo se reanuda en esa fecha habrá que reprogramar tres fechas y las semifinales de la Copa Italia.