5.8 C
Bariloche
InicioInternacionalUn obispo italiano les da una dura noticia a los chicos: Papá...

Un obispo italiano les da una dura noticia a los chicos: Papá Noel no existe

Les han mentido, escucharon los niños de un obispo que busca acabar con Papá Noel y el consumismo. A muchos italianos no les gustó.

ROMA – Todo lo que separaba a los vertiginosos escolares sicilianos de conocer al viejo San Nicolás -que llegaba a caballo con su larga barba blanca, su túnica roja y su bolsa llena de regalos- era un mensaje navideño del obispo de Noto.

“Papá Noel”, tronó el obispo Antonio Staglianò, “es un personaje imaginario“.

Los niños se quedaron boquiabiertos y la lana de las fiestas se les cayó de los ojos cuando, durante largos minutos en la Basílica del Santísimo Salvador, el obispo continuó criticando a Papá Noel, del que dijo que no tenía ningún interés en las familias con escasez de dinero.

La gente hace compras navideñas en Milán, Italia, el 13 de diciembre de 2021. Foto  Alessandro Grassani/The New York Times).La gente hace compras navideñas en Milán, Italia, el 13 de diciembre de 2021. Foto Alessandro Grassani/The New York Times).

“El color rojo de su abrigo fue elegido por Coca-Cola con fines publicitarios”, dijo el obispo.

El gran refresco, añadió, “utiliza la imagen para presentarse como emblema de valores saludables”.

La arremetida del obispo contra el Babbo Natale, como se llama aquí a Papá Noel, no es más que la última entrega de lo que se ha convertido en una nueva tradición navideña italiana.

Casi todos los años, los clérigos católicos romanos insisten en que para que los italianos mantengan a Cristo en la Navidad, Papá Noel debe quedar fuera de ella.

En 2019, un sacerdote de la ciudad norteña de Magliano Alpi dijo a los niños que no había ningún hombre vestido de rojo que entregara “mágicamente” los regalos.

En 2018, en la ciudad sarda de Quartu Sant’Elena, otro cura sacó lágrimas al revelar que Papá Noel no era en realidad otro que sus mamás y papás.

El episodio de este año, el 6 de diciembre, fiesta de San Nicolás, fue especialmente descarado, dijo Giuliana Scarnato, una de las profesoras que acompañaba a los niños, ninguno mayor de 9 años, en una excursión escolar a la iglesia de Noto.

Dijo que el obispo “podría haber dejado de lado a Papá Noel”, pero se empeñó en decir que Papá Noel era “fantasioso, que nunca existió”.

Dijo que cuando uno de los niños protestó, diciéndole al obispo que sus padres le habían asegurado que Papá Noel era real, el clérigo respondió que la niña debía decirle a sus padres “que decían mentiras”.

Staglianò dijo que recordaba haberlo expresado con más tacto e insistió en que se limitó a explicar que las raíces de Papá Noel -al que describió como un producto nocivo del complejo industrial-bebida-consumista- se encontraban en el personaje histórico de San Nicolás, un obispo caritativo del siglo IV de Myra, en la actual Turquía, que, según la tradición, cuidaba de los pobres.

Tenía fuertes sentimientos al respecto.

“¿Papá Noel es el padre de todos, o sólo de algunos?”, dijo, echando pestes al caso de Papá Noel.

“En el encierro, Papá Noel no visitó a las familias que solía hacerlo. ¿Por qué? Definitivamente no es por miedo al coronavirus”.

El obispo recordó con cariño los días en que los niños italianos dirigían sus listas de deseos al niño Jesús, “no a Papá Noel y los renos y vamos al cine y al bowling y toda esta basura americana.”

Este año, los nacionalistas abrieron un nuevo frente en la lucha de Italia por la forma de la Navidad.

Desesperados por encontrar un tema con atractivo popular en un período de estabilidad política, han recogido el reclamo de la derecha estadounidense de oponerse a una guerra contra la Navidad.

Para ellos, el principal objetivo no ha sido Papá Noel, sino la Unión Europea.

En noviembre, un diario conservador italiano descubrió que la oficina de un comisario de la UE había redactado unas directrices para la correspondencia interna en las que se pedía un lenguaje más inclusivo, neutro en cuanto al género y menos específico de las fiestas.

“No todo el mundo celebra las fiestas cristianas, y no todos los cristianos las celebran en las mismas fechas”, rezaba el documento, que aconsejaba al personal evitar frases como “La época navideña puede ser estresante”.

Mejor, sugería, sería “Las fiestas pueden ser estresantes”.

El estrés llegó de inmediato, con los líderes de la extrema derecha yendo a por todas.

Matteo Salvini, líder nacionalista y ex viceprimer ministro, publicó en las redes sociales una foto de una estatua decapitada de la Virgen María en una zanja.

Salvini, que no es especialmente religioso pero suele presentarse como un defensor del cristianismo, escribió en Facebook:

“La Comisión Europea nos invita a no celebrar la Santa Navidad para no ofender a los demás, y algún imbécil hace estas burradas.”

Otra política nacionalista de derechas, Giorgia Meloni, declaró al periódico conservador Libero que la orientación de la UE era “vergonzosa”.

“Nadie puede sentirse ofendido por un niño que nace en un pesebre”, añadió.

Incluso el Papa Francisco -que ha sugerido que los líderes nacionalistas son poco cristianos por su oposición a los inmigrantes- se ha hecho eco de ellos cuando se trata de cancelar la Navidad.

Preguntado por el documento de la UE a principios de este mes, Francisco dijo:

“Esto es un anacronismo”, y acusó al bloque de seguir los pasos de los totalitarios.

“En la historia muchas, muchas dictaduras han tratado” de socavar la iglesia, dijo.

“Piensen en Napoleón. A partir de ahí, piensa en la dictadura nazi, en la comunista”.

Pero Francisco no se ha movilizado para defender a Santa de los comentarios de su propio obispo, y el Vaticano no ha devuelto una solicitud de comentarios.

Staglianò argumentó que estaba totalmente en línea con Francisco.

“Con todo el respeto”, dijo, “Santa Claus sólo trae regalos a los que tienen dinero”, tanto si los niños son traviesos como si son buenos.

Las familias pobres y los migrantes que visita cada Navidad, dijo, “nunca han visto a Santa Claus”.

Por eso, instó a los niños de la iglesia a pedirle a Papá Noel más regalos y, si aparecía, explicarle que ahora podían dar a los niños pobres, “¡ya que nunca los visitás!”.

Dijo que ninguna de las madres de la iglesia se atrevió a contradecirlo, y algunos niños, envalentonados por su predicación, hablaron con el poder de la revelación.

“Siempre lo supe, que mi padre era Papá Noel”, dijo que anunció un niño.

Romper este “hechizo” navideño fue un progreso, dijo el obispo, recordando que de pequeño escribía cartas pidiendo dinero a Papá Noel y las ponía debajo del plato de la cena de su padre.

Encontró un sobre con unos cuantos miles de liras italianas antiguas bajo su almohada.

Pero a los 4 años ya sabía que era su padre, dijo, y argumentó que los niños de 7 años de los bancos también lo sabían perfectamente.

El obispo, de 62 años, dijo que no había roto ninguna ilusión de los ciruelos.

“Si nosotros lo sabíamos”, dijo, refiriéndose a su generación, “imagínense estos niños con sus smartphones“.

La tradición sostiene que San Nicolás fue bondadoso con los niños y dio monedas frías a tres hermanas pobres que, de otro modo, se habrían dedicado a la prostitución.

Con el paso de los siglos se convirtió en el patrón de, entre otras cosas, los niños, los prestamistas y Rusia.

Todavía hoy, muchos rusos viajan a la ciudad de Bari, en el sur de Italia, donde sus reliquias, robadas por los marineros hace siglos, se conservan en la basílica de San Nicolás.

La tradición de San Nicolás acabó extendiéndose hacia el norte, donde los holandeses lo llamaron Sinterklaas, una variante de San Nicolás.

Los holandeses se instalaron en Nueva Ámsterdam, y más tarde en Nueva York, donde los angloparlantes de las colonias americanas anglicizaron el nombre del santo a Santa Claus.

Los renos, el trineo, los repartos de Nochebuena y la gran barriga se añadieron en el siglo XIX, al igual que el abrigo rojo, que era la vestimenta habitual de Papá Noel mucho antes de que la Coca-Cola entrara en juego.

Pero una vez que Santa Claus empezó a vender gaseosas, todo fue cuesta abajo, dijo Staglianò a los niños de la iglesia.

Intentando contener las consecuencias, un portavoz de la diócesis, Don Alessandro Paolino, escribió en la página diocesana de Facebook:

“en nombre del obispo, expreso mi dolor por esta declaración que ha creado decepción en los más pequeños, y quiero precisar que las intenciones de Monseñor Staglianò eran muy diferentes”.

A continuación, retomó el tema donde lo había dejado el obispo, denunciando a “Santa Claus alias consumismo, el deseo de poseer, comprar, comprar y volver a comprar”.

Staglianò dijo que no estaba en contra de todo tipo de regalos, pero que tenían que ser regalos considerados, bien seleccionados -cuando no en las tiendas, entonces “entregados por Amazon”- y entregados a mano.

A pesar del fervor de su salva anti-Santa, al final no fue rival para la visión del viejo San Nicolás a caballo fuera de la iglesia.

Los niños se agolparon a su alrededor cuando se desmontó, se sentó en un trono rojo y repartió lápices, caramelos y otros regalos, dijo Scarnato, la maestra.

“Una vez fuera de la iglesia se les pasó el discurso porque estaban enamorados de San Nicolás”, dijo. “Estaban felices”.

NOTICIAS RELACIONADAS