El “informe sobre la situación de la firma Vicentin”, del director del Banco Nación Claudio Lozano, señala que el balance a octubre de 2018 de la empresa exhibe Activos por 64.272 millones de pesos, el 60% del cual es Activo corriente. Y un Pasivo de 43.976 millones. “Los pasivos corrientes (con vencimiento a un año o menos) son el 54%, 23.733 millones, de los cuales los préstamos equivalen a 19.528 millones y las deudas comerciales, $3195 millones”. “Hasta aquí, la información contable disponible de la firma no justifica una coyuntura difícil por efecto de su endeudamiento”, explica el informe.

Vicentin afirmó que “el directorio está abocado las 24 horas, los siete días a la semana, a explorar distintos caminos de salida de su situación, priorizando la puesta en funcionamiento nuevamente de sus activos, lo que permitirá mantener las fuentes de trabajo y refinanciar los pasivos de manera razonable”. Pero se justifica señalando que “la época del año y las incertidumbres propias de todo cambio de Gobierno ralentizan los procesos”. “Estamos encaminados a una solución que contemple las necesidades inmediatas de nuestros acreedores comerciales, la puesta en marcha de los activos y la renegociación de la deuda financiera, otorgando a las Entidades, especialmente al Banco Nación, todas las garantías que necesiten para consolidar el proceso”, agrega luego.

“En Santa Fe son muy conocidos, tanto (Alberto) Padoán como (Gustavo) Nardelli (su socio) son conocidos integrantes de la mesa chica de Cambiemos en la provincia, hasta coquetearon para ser candidatos a gobernador”, señala Pedro Peretti, ex dirigente de Federación Agraria y hoy referente del Movimiento Agrario, fuerza gremial que busca pelearle la representación de los chacareros a las entidades de la Mesa de Enlace. “Esto del Banco Nación no es la primera joda de Vicentin; ya hicieron otra igual allá por 1987, cuando con plata del Banco de Santa Fe, a instancias del gobernador Vanrell, construyeron el puerto de San Lorenzo. Jamás pagaron ese crédito”, recordó. Un antecedente que convendría tener presente, ahora que varios empiezan a conocer a Vicentin.