-1.1 C
Bariloche
InicioCoronavirusCuarta dosis contra el Covid: la decisión que tomará Argentina tras la...

Cuarta dosis contra el Covid: la decisión que tomará Argentina tras la aprobación en EE.UU.

Esta semana se autorizó el segundo refuerzo en Estados Unidos para todos los mayores de 50 años. Cuál es el nuevo plan que analizala ministra Vizzotti.

El debate se tomó su tiempo en Estados Unidos. Y hubo muchas dudas de que fuese a ocurrir lo que finalmente ocurrió. Este martes ese país anunció que aplicará una cuarta dosis contra el Covid a todas las personas mayores de 50 años.

La nación más afectada por el coronavirus desde el inicio de la pandemia subió un escalón hacia el objetivo de máxima: que la mayor parte de la población más suceptible reciba, según cada caso, un second booster (segundo refuerzo) o una cuarta dosis.

Se hará con vacunas de Pfizer y Moderna, dos marcas que Argentina está comprando particularmente, en detrimento ya de Sputnik -que no está autorizada por la OMS- e incluso de AstraZeneca, con la que por ahora no hubo nuevos contratos.

El eco del anuncio replica fuerte por estas horas entre el comité de expertos que asesora al presidente Alberto Fernández. También dentro del círculo más selecto de la toma de decisiones vacunales. Evalúan pegar un volantazo en una decisión que antes parecía inamovible: ya se habla de “abrir” la cuarta dosis para mayores de 65 años.

Hoy acá sólo la reciben mayores de 50 que recibieron Sinopharm, inmunosuprimidos o en tratamiento oncológico. También si se presenta un pasaje para viajar donde no se admita la vacuna rusa o la de Cansino.

La cuarta dosis hoy está habilitada para los mayores de 50 que recibieron Sinopharm y los inmunosuprimidos. Foto: EFELa cuarta dosis hoy está habilitada para los mayores de 50 que recibieron Sinopharm y los inmunosuprimidos. Foto: EFE

El Gobierno respondía con un “no” a la cuarta dosis para todos porque no había “evidencia científica de que proporcione mayor inmunidad”. Hasta la ministra de Salud, Carla Vizzotti, mencionó el riesgo de “hiporespuesta” por un eventual “sobreestímulo”.

No se espera un eventual anuncio local inmediato, sobre todo con tan pocos casos actuales de Covid y el importante brote de influenza “precoz”, en el medio de la recién iniciada campaña de vacunación antigripal. Pero la cuarta dosis para el grupo de riesgo por edad está más cerca.

Daniela Hozbor, investigadora principal del Conicet, explica a Clarín que así como “todavía no se trató si habrá una vacuna Covid anual que se agregue al calendario oficial” y “no se sabe si el tema entrará en la próxima agenda de reuniones”, en la Comisión Nacional de Inmunizaciones (CoNaIn) sí se activó la discusión de qué hacer con los mayores de 65 cuando cumplan cuatro meses desde el primer refuerzo.

La “disposición” a darse una cuarta dosis o segundo refuerzo en Estados Unidos no es un tema menor si se compara con Argentina. Allá nunca faltaron vacunas pero tampoco la influencia de grupos antivacunas. La situación es diametralmente inversa a la que se vivió acá durante los primeros dos años de pandemia. Hoy no faltan vacunas en el país y no hay grupos de peso contra la inmunización.

“En el comité de expertos aún no estamos planteando si la vacuna Covid va a ser anual. Eso va a depender mucho de la evolución del virus y de la cantidad de contagios. Pero la cuarta dosis para adultos mayores ya debería ir teniendo una definición“, dice a Clarín Eduardo López, infectólogo y miembro de esa “mesa chica”.

Los mayores de 65 años sería la próxima población habilitada para recibir la cuarta dosis. Foto: EFELos mayores de 65 años sería la próxima población habilitada para recibir la cuarta dosis. Foto: EFE

Hay tres opciones para la evolución del coronavirus. La primera es que disminuya drásticamente la transmisibilidad y que la última variante sea Ómicron, “por lo que se requieran sólo tres dosis para la población general y cuatro para el grupo de riesgo”; la segunda, “que disminuya el virus pero se necesite una vacuna de forma periódica” y la tercera, “que haya una dosis anual, por la aparición de nuevas variantes que directamente se conviertan en nuevas cepas”.

Cualquiera sea el camino que tome el Covid, López está en línea con la decisión que acaba de tomar la FDA y propuso al Gobierno que se aplique la cuarta dosis a adultos mayores.

“Ante Ómicron, al cabo de 6 meses se requiere una cuarta vacuna, como ya se está aplicando en Israel, Alemania y el Reino Unido a mayores de 60, inmunosuprimidos y personal de salud. Lo que pasa en Argentina es que aún falta que más del 40% de la población reciba la tercera dosis”, aclara.

Según el último parte del Ministerio de Salud de la Nación, 3.027.543 recibieron dosis adicionales y 16.021.516 dosis de refuerzo.

Ahora, ¿qué dijo la FDA, que es como nuestra Anmat, para autorizar la cuartas dosis desde los 50 años? La medida se anunció justo después de que Biden decidiera que había que reforzar la inmunidad “menguante” en los estadounidenses mayores, para evitar la enfermedad grave “en caso de que el virus vuelva a arrasar la nación en los próximos meses”.

La ministra Vizzotti analiza con sus asesores la posibilidad de ampliar la cuarta dosis.La ministra Vizzotti analiza con sus asesores la posibilidad de ampliar la cuarta dosis.

El hemisferio norte quiere anticiparse al otoño, la época en la que, junto al invierno, el virus tiene más transmisión, por permanecer más tiempo en espacios cerrados. Nosotros ya estamos en otoño.

La agencia también autorizó un segundo refuerzo para mayores de 12 años con ciertas deficiencias inmunológicas después del mismo intervalo interdosis.

Tal como eventualmente pasaría en Argentina si se produce el cambio de opinión, las autoridades sanitarias estadounidenses inicialmente consideraron limitar los segundos refuerzos a personas de 60 o 65 años. Pero Peter Marks, que supervisa la división de vacunas de la FDA, dijo que un límite de edad más bajo tenía más sentido, porque muchos mayores de 50 años tienen comorbilidades.

La FDA tomó esta decisión con datos aún muy limitados y aclararon que puede tratarse de una medida provisoria. Pero tampoco descartaron que en el otoño estadounidense, todos, incluidos aquellos que reciben un segundo refuerzo ahora, pueden necesitar otra inyección más, tal vez con una vacuna modificada (o mejorada) para protegerse mejor contra las variantes.

Para el 3% de los estadounidenses con deficiencias inmunológicas, la decisión autoriza lo que esencialmente sería una quinta inyección, no una cuarta, como en el caso de Argentina. Los mayores de 12 años pueden recibir la inyección de Pfizer, mientras que los adultos pueden elegir entre Pfizer y Moderna.

La evidencia

Los datos más sólidos que respaldan una cuarta dosis son de un estudio israelí publicado el 24 de marzo y aún no revisado por pares. Durante un lapso de 40 días a principios de este año, los investigadores estudiaron las tasas de mortalidad por Covid en más de medio millón de adultos de entre 60 y 100 años que habían recibido al menos un refuerzo.

“Fue significativamente más baja entre los que habían recibido un refuerzo adicional”, dijeron los investigadores. Israel fue pionero en aplicar cuartas dosis. El estudio se hizo con Pfizer y según los resultados del Instituto Clalit la reducción de la mortalidad fue del 80 por ciento.

Nadie sabe cuánto durará la protección de un segundo refuerzo. Pfizer dijo que la potencia de un primer refuerzo disminuye en 3 a 6 meses, tanto contra la infección sintomática como contra la enfermedad grave. Los datos de Israel sugieren que un segundo refuerzo restaura la protección, pero el período de seguimiento es breve.

La discusión en Estados Unidos no era por si una cuarta inyección fuera perjudicial, sino si era necesaria una “nueva” inyección, una mejor que las existentes, contra las nuevas variantes.

NOTICIAS RELACIONADAS